Página principalDocumentos PolíticosFormaciónConoce CastillaContactaCalendarioBuscarArchivo



[+] Más Noticias


Algunas lecciones de la lucha Comunera PDF Imprimir E-mail
Escrito por Izquierda Castellana   
Jueves, 01 de Abril de 2010 09:49

<!-- @page { margin: 2cm } -->

En unos días se celebrará la conmemoración de los acontecimientos de la quema de Medina durante la Revolución Comunera, en especial se homenajeará la solidaridad y el compromiso que aquellas/os castellanos practicaron, y pocos días después tendrá lugar Villalar de los Comuneros.

De aquella experiencia histórica, como de tantas otras de resistencia popular, de lucha común frente a opresiones y explotación, podemos extraer importantes lecciones para el presente, para el trabajo de futuro. Encontramos en la historia entrega, lucha, compromiso, esfuerzos, importantes gestas que generaciones y generaciones, antes que nosotras/os, emprendieron en defensa de la Justicia Social, de la Soberanía, de un proyecto al servicio de las necesidades del común…..elementos presentes en la historia de todos los pueblos, también en la del nuestro.

La historia puede ser un instrumento en el camino de la emancipación, en ella podemos hallar claves, sacar lecciones, para la lucha que debemos continuar las generaciones de hoy y mañana. Del conjunto de la Revolución Comunera y del hecho concreto de la defensa de Segovia, a raíz de lo cual “los imperiales” quemaron la ciudad de Medina, planteo a continuación algunas lecturas que pueden ser de utilidad para la actual tarea.



Ayer jueves que se contaron 23 del presente mes de Agosto, supimos lo que no quisiéramos saber y oímos lo que no quisiéramos oír; conviene a saber, que Antonio de Fonseca ha quemado toda esa muy leal villa de Medina, y también sabemos que no fue otra la ocasión de su quema, sino porque no quiso dar la artillería para destruir a Segovia.” Carta de Comuneros de Segovia al pueblo de Medina, en la que agradecen su solidaridad y lealtad

.

Adriano se consulta
en Consejo de Regencia,
por vencer los segovianos
no sabe lo que no diera.
Hacia Medina del Campo
vuelve sus ojos de presa,
que es Medina a la sazón
una ciudad artillera.
Los cañones de Medina
contra Segovia sirvieran.
Mas los vecinos reunidos
deciden negar las piezas.

El cardenal se propone
castigarles su insolencia
y envía contra Medina
al general de Fonseca.
Medina, cara, muy cara,
pagará tanta nobleza:
son peores que el tirano
los que al tirano sustentan.
Los soldados del Consejo
de la ciudad se apoderan
y derramando alquitrán,
prenden fuego con sus teas.
Las casas desaparecen,
las llamas ya se las llevan.

Poema de “Los Comuneros” Luís López Álvarez





  1. La solidaridad un requisito.

El apoyo mutuo entre castellan@s será indispensable en el camino de la Justicia Social y la Soberanía para Castilla. El futuro de los territorios castellanos pasa por su interrelación. En otro plano, la solidaridad internacionalista, también jugará ese importante papel, reforzando y amplificando las luchas populares que en cada marco nacional se desarrollan.

Ya puede quedar Ronquillo / a la orilla del Eresma
que Segovia no se rinde / Segovia no se doblega “

Se expresa la firmeza y valentía de la Segovia comunera frente al Poder Real, los Grandes y el Imperio. Sin embargo, sin la solidaridad del resto de comuneras y comuneros, sin un movimiento popular en el conjunto de Castilla, se hace muy difícil pensar en la victoria de Segovia e imposible imaginar el éxito de las aspiraciones comuneras.

Un día se ve en los montes
moverse una polvareda:
“Segovianos, segovianos,
somos gente comunera,
Juan Bravo había pedido
ayuda de nuestra fuerza.
Venimos desde Madrid,
Juan de Zapata en cabeza.”
Apenas si han acabado
de aclamar a los que llegan,
que otras tropas aparecen
bajando desde la sierra:
“Segovianos, segovianos,
abridnos todas las puertas,
somos hombres de Toledo
con Padilla a la cabeza,
sepa aquél que os atacare
que con nosotros se enfrenta.
Maldonado Pimentel
con sus salmantinos llega,
después de haber expulsado
a los nobles de sus haciendas.

Ronquillo levanta el sitio,
Segovia guardó entereza.”

¡Qué alborozo por las calles!
Los pendones se despliegan,
morados pendones viejos,
violados de tanta espera.



Segovia recibe así la solidaridad de Madrid, Toledo, Salamanca…..y muy especialmente de la ciudad de Medina, que como ya hemos contado, se niega a que los imperiales tomen la artillería que allí había, para acabar con Segovia y el levantamiento comunero. Y se negaron hasta sus últimas consecuencias, que fueron que varias casas de la Villa fuesen quemadas.

La otra cara de la solidaridad es la reciprocidad.

Las y los segovianos de ayer comunicaron a las y los vecino de Medina “que todos nosotros por cada uno de vosotros, ponemos las haciendas e aventuraremos las vidas, y lo que menos es de todos los vecinos de Medina libremente se aprovechen de los pinares de Segovia, cortando para hacer sus casas madera. Porque no puede ser cosa más justa que pues Medina fue ocasión que no se destruyese con la artillería Segovia, que Segovia de sus pinares con que se repare Medina” (Carta de Comuneros de Segovia al pueblo de Medina). Y las y los segovianos de hoy, conmemoran en un acto de agradecimiento, homenaje y hermanamiento, lo que Medina hizo.

El futuro digno de cada uno de los pueblos, ciudades y comarcas de Castilla pasa por la solidaridad entre ellas, por su relación constante y organizada.



2. Construyendo el movimiento popular castellano. “Lo local, lo nacional, lo global”

No solamente el apoyo mutuo será indispensable, en el camino de la justicia social y la soberanía para Castilla; el futuro digno, el éxito de la transformación social a una sociedad justa, pasa por tener un proyecto como pueblo castellano.

De las revueltas y motines, del amplio malestar social que había en la Castilla de principios de 1500, se logró un salto cualitativo hacia una revolución organizada , estructurada a nivel nacional y con un proyecto político, también económico y social, así comenzó a ser una auténtica amenaza, así comenzaron sus posibilidades de éxito.

De las diferentes protestas e insurrecciones locales, no conectadas entre si, y a las que les faltaba una visión mas amplia, un proyecto más global, se logró pasar a una toma de conciencia de cual era el problema común, y de que común debía ser la respuesta. Eran una Comunidad, que compartían una forma concreta de expolio y opresión. Los proyectos y el modelo que se tenía para el conjunto de territorios castellanos, no estaban al servicio de su mayoría social, de sus clases populares. Empezaron a visualizar y verbalizar las funestas consecuencias del proyecto imperial para el pueblo castellano, y la necesidad de articular una alternativa al servicio del Común desde la propia base de la comunidad castellana.

Construyamos Castilla, desde la solidaridad, pueblo a pueblo, barrio a barrio, comarca a comarca, desde un proyecto que contemple a todos como totalidad y atienda las especificidades y necesidades propias de cada localidad.

3. Construyendo una Castilla Comunera (solidaria y desde la base)

En la Revolución de las Comunidades, fue fundamental y una de sus aportaciones/reivindicaciones políticas claves, la importancia de la base, de una base organizada y participativa, implicada en el proyecto político para la Comunidad (el pueblo castellano)

Así, un elemento original y que caracteriza el proyecto político comunero es la participación, la democracia directa. Reclamar la soberanía para el pueblo, y éste como la unidad que debe ejercer el poder.

La comunidad es…la representación del común, de la masa y no de una pequeña minoría rectora, pero con especial referencia a los pobres, a los desamparados, a la masa del pueblo; comunero se opone así a caballero, en el vocabulario de la época.

La Comunidad, el pueblo intervenía, se le pedía su opinión, y el interés primordial radicaba en su participación, especialmente en el plano local. Las asambleas de barrio discutían tanto los problemas menores como las grandes cuestiones y ratificaban o rechazaban las decisiones tomadas por las jerarquías superiores.

Se fueron creando organismos de discusión, de gestión, de dirección originales, de estructura flexible, que podían variar de una a otra localidad…… Lo esencial es que el poder residiera en la base, en la comunidad

Joseph Pérez “Los Comuneros”

Pero la Comunidad es también y sobre todo, algo más inconcreto, informulado, pero no por eso menos alentador: el anhelo de sentirse unido con los demás, participar en los debates públicos , en la vida publica, de no verse excluido, ni arrinconado, despreciado o maltratado.”

Joseph Pérez “Los Comuneros”.

Este protagonismo, este requisito de participación y articulación desde la base, desde lo local, debe verse enriquecido y estructurado en el conjunto de la formación social en que se desarrolla. Cada barrio, cada comarca, son necesarias, pero no suficientes por separado. Es necesario que se integren en un proyecto más amplio, que a su vez, es lo que permitirá el desarrollo y mantenimiento de esos otros proyectos locales que lo componen.



4. Saber que hay que hacer en cada momento. Hacer lo que hay que hacer en cada momento.

Una habilidad y un requisito para la lucha revolucionaria es saber leer en la realidad, hacer un análisis correcto de ella, interpretar adecuadamente el momento en que nos hayamos, las fuerzas y recursos con que disponemos….

Por un lado, para plantear unos objetivos estratégicos correctos, a los que dirigirse firmemente, pero también para diseñar adecuadamente las distintas tácticas y luchas puntuales, que requerirán de esa hábil mirada y de flexibilidad en la táctica.

En la Revolución Comunera, se ve el paso de revuelta a revolución, como se priorizan unos objetivos, como comienza a definirse un proyecto político, como se entiende que había diferentes intereses y grupos en juego y que manejar estos elementos era necesario, porque la realidad es siempre compleja y hay múltiples contradicciones a resolver.

Pero, como bien dice el refranero popular castellano “Del dicho al hecho, hay un buen trecho”, y si es importante saber que es lo que hay hacer, indispensable es llevarlo a cabo. La lucha requiere de organización y compromiso.

La ciudad de Medina era consciente de lo que se jugaban. Requería valentía, coherencia.

El movimiento comunero dio voz, cuerpo de proyecto, de alternativa, puso en práctica las aspiraciones y quejas que había en el Común. La soberanía y la fuerza del pueblo volvió a este, y este comenzó a emplearla.

Decidieron no seguir aguantando. Decidieron construir poder popular. Delante suyo un ejercito imperial, guerra, muerte, exilio, cárcel… Junto a ellas/os, el conjunto de la Comunidad.



5. “Y en la razón de los otros, nuevas razones encuentran”

La sinceridad y la coherencia, “decir lo que se piensa, hacer lo que se dice”, si esto es acertado, si hay una correcta táctica y estrategia, son desencadenantes de la acumulación de fuerzas, del desarrollo del movimiento popular.

La solidaridad, valentía y entrega de Madrid, Toledo, Salamanca, Medina, junto con la torpe actuación del poder real, trajeron un cambio en la balanza que resultó muy favorable para los y las Comuneros. Un punto de inflexión que hizo, que al igual que ellas y ellos habían dado el paso, otros siguieran su ejemplo, y así mas ciudades se alzaron y entraron en Comunidad.

Actualmente, hay también un creciente malestar social, una extensión y agudización de las consecuencias del modelo neoliberal, de la violencia patriarcal y de las carencia democráticas que se viven bajo el Estado español. Desconfianza en las instituciones, rechazo a las medidas capitalistas…. La responsabilidad de las organizaciones revolucionarias implica dar los pasos adecuados en los momentos adecuados.

Esto trae consecuencias, el bloque dominante moverá ficha. Pero, también lo harán “las gentes del Común”.

Este “contagio” de razones procederá dentro de la Comunidad, en el movimiento popular.

Pero, como el Almirante de Castilla definió la situación en 1520 “en este reino hubo dos partes, la una fue de comunidad; la otra de grandes y caballeros”. Así, la acumulación de fuerzas que genere movimiento popular se topará con la otra parte: “los Grandes y caballeros” de ayer y hoy, donde las razones se cambian por los intereses contrapuestos que cada lado encarna y defiende.



6. Derecho y deber a la rebeldía:

todo lo que se toma contra justicia, lícitamente se puede tomar por fuerza”

Hemos sido informados que peleaste contra Fonseca, no como mercaderes, sino como capitanes; no como desapercibidos, sino como desafiados: no como hombres flacos, sino como leones fuertes

(La interpretación comunera era que) “Los traidores no eran los que se negaban a obedecer ciegamente al rey, sino quienes se plegaban a todos sus caprichos sin tener en cuenta los intereses del reino y del bien común” (….)

libertad otorgada no era libertad, la libertad tenia que ser declarada y mantenida por la propia Comunidad

Regir el reino teniendo en cuenta el bien común, los intereses de la comunidad….el rey que no cumpliera con estas obligaciones, que abusara de su poder, que sacrificara el bien común y el interés general, seria un tirano y no un soberano legitimo….los súbditos tendrían entonces derecho a rebelarse contra el….”

¿Y a quién le corresponde apreciar el interés general del reino en caso de conflicto entre rey y reino? Los comuneros lo tenían claro: el reino es el que debe tener la ultima palabra, el reino decide, esta por encima del rey, la soberanía le pertenece

Joseph Pérez “Los Comuneros”

7. ¿y qué lección sacar del comportamiento de los Grandes, del Poder Real, del Imperio?

“y si vuestras señorías quisieran ver lo que toca a esta hacienda, verán claro que los pueblos son los que al rey enriquecen y los Grandes los que empobrecen todo el reino

Carta de la Comunidad de Valladolid al cardenal Adriano, 1521

Frente al proyecto comunero se levantaron los Grandes, el poder real, la aristocracia, la burguesía mercantil, el Imperio. ¿Qué intereses sostenían éstos, qué proyecto pretendían para Castilla? Veamos algunas de sus características:

  • Incapacidad política para el pueblo castellano.

La reorganización que habían impuesto los Reyes Católicos, y que seguía defendiendo la aristocracia, consistía en que la política era cosa de la corona y los pueblos no tenían porque intervenir en ella.

Frente a esto ya hemos visto que las y los comuneros ponían el acento en la base, en la participación de la Comunidad, que era para ellas/os el autentico sujeto de la soberanía. Esto implicaba varios cambios de fondo como, por ejemplo, aparte de lo ya visto hasta ahora, limitar las prerrogativas de la corona, arrebatar al rey la realidad del poder para entregársela al reino...ya que el reino no es del rey sino de la comunidad. El Presidente de la Chancillería de Valladolid informa a Carlos V que los comuneros/as “ellos decían que eran sobre el rey y no el rey sobre ellos”. Asimismo, exigían que el rey estuviera sometido a la ley. En el programa elaborado por la Junta de Tordesillas encontramos: “las leyes de estos vuestros reinos,..que así obligan a los príncipes como a súbditos”. En cuanto a los procuradores, debían ser independientes respecto al soberano. Y por ejemplo, les quedaba prohibido recibir gratificaciones y mercedes del rey. Además estos, tenían obligación de dar cuenta de su mandato a sus electores en un plazo no superior a 40 días después de celebrada la sesión.



  • Castilla como sustento, lugar de extracción de recursos (humanos, económicos) para la política imperial, opuesta al interés de la Comunidad.

Si la defensa de la soberanía popular, es una de las características del Movimiento Comunero, el rechazo al Imperio es otra fundamental.

Castilla servía de soporte económico y humano para las ansias imperiales, pero a costa de sacrificarse a si misma y sus intereses y necesidades.

La Revolución Comunera exigía la soberanía sobre los propios recursos y el poner estos al servicio del Común, no del rey, ni del Imperio.

Al principio del movimiento se dió una fuerte revuelta antifiscal, se partía de una situación de crisis y malestar, contra los abusos, la corrupción, la mala administración… pero que llevaba en el fondo reflexiones sobre quien debía ejercer el poder político, quien debía decidir soberanamente sobre los recursos y el proyecto de Castilla para Castilla.

¿Qué tipo de política es la que tienen que sufragar los súbditos con los impuestos que pagan? ¿Por qué y para que se piden nuevos servicios y se suben las alcabalas?”

  • Ausencia de un proyecto social y económico justo, digno.

Por ejemplo, había materias primas que eran todas exportadas, y si los manufactureros, artesanos, industriales castellanos, querían acceder a ellas sólo podían a las de peor calidad o comprando las materias primas propias, que ya estaban en manos de extranjeros, especialmente de otros puntos del Imperio.

Así, no había posibilidad de un desarrollo productivo para Castilla, situándola en una situación de dependencia, de falta de trabajo, de formación profesional.....Al ausente proyecto económico de desarrollo, hay que sumarle la situación de ahogo en que se encontraba el campesinado. Quienes, cada vez más apretados por los Señores, llevaron a cabo revueltas antiseñoriales que habían precedido a la Revolución Comunera y que de nuevo se desencadenan al amparo de la crisis producida por las Comunidades.

Aunque hay que diferenciarlas, no podrán separarse, al auge comunero a mediados de 1520, se suma un fuerte movimiento de hostilidad contra el régimen señorial, que hace que nobles y comuneros terminen de posicionarse. Los nobles junto al poder real, las y los comuneros junto al campesinado insurgente. Al proyecto político comunero hay que sumarle su carácter social

  • Endeudamiento del común al servicio de unos pocos privilegiados.

Frente al uso para beneficio privado o al servicio del rey, aristocracia e Imperio, la Revolución Comunera exigía el control sobre lo colectivo.

A la soberanía política y sobre los recursos, había que sumar el control colectivo sobre el patrimonio común, del reino, que había en Castilla...ya que todo esto pertenece a la Comunidad: “Castilla se pertenece, a nadie ha de pertenecer

“Además el monarca no podría disponer a su antojo de los bienes de la Corona. (Las y los comuneros)...así pues defenderían el patrimonio real incluso contra el mismo soberano si fuese necesario” Joseph Pérez, “Los Comuneros”

“Común es el sol y el viento, común ha de ser la tierra, que común vuelva al pueblo, lo que del pueblo saliera” Poema de Los comuneros, Luís López Álvarez

  • Tratamiento de colonia.

El propio monarca no conocía Castilla, y pretendía gobernarla desde el extranjero. Sólo acudía a ella para recaudar, dinero y personas, para su política exterior imperial.

Así mismo, muchos cargos relevantes fueron concedidos a extranjeros que no conocían la realidad castellana, ni mostraban respeto por ella, algunos ni conocían el idioma.

«Tú, tierra de Castilla, muy desgraciada y maldita eres al sufrir que un tan noble reino como eres, sea gobernado por quienes no te tienen amor»

  • Política represiva, de muerte y castigo, para quienes se rebelasen.

Guerra, muerte, cárcel, exilio,….incluso llegar a quemar una Villa, como fue el caso de Medina, es el tratamiento que se daba desde la nobleza, burguesía mercantil y poder real, al pueblo castellano, a aquellas/os que exigían soberanía.

Este es el proyecto que se tenía, desde el Poder Real y la burguesia mercantil, para el pueblo castellano:

Un lugar donde ejercer la tiranía, el mal gobierno, la corrupción, el saqueo, la represión.

¿Y qué proyecto hay hoy para Castilla?

Seguimos viendo como se destina dinero público de todos y todas, para beneficio privado; seguimos asistiendo a corrupción, a unas graves carencias democráticas, donde Castilla sigue sin ser soberana, continua sin tener la voz propia que como sujeto político le corresponde; seguimos con un pobre tejido industrial que además se ve amenazado por eres, deslocalizaciones y despidos; seguimos con una agricultura y ganadería arruinada; seguimos con un Rey, no sometido a ley e impuesto sobre el reino, dilapidando bienes colectivos; seguimos con una política “imperial” dentro del marco del Estado que pretende que Castilla sea su sustento, sin más proyecto para ella que ese; seguimos con ayuntamientos y gobiernos con una alta deuda publica, que en qué han gastado? Seguimos sin ser soberanos sobre nuestros recursos; seguimos sufriendo la represión….no les tembló la mano para quemar a un pueblo, tampoco les tiembla para criminalizar o torturar

Seguimos…y así seguiremos? Qué otros proyectos hay para Castilla?

Las y los comuneros del sXXI seguimos reivindicando la Justicia Social y la Soberanía para Castilla.

Las y los comuneros del sXXI seguimos construyendo un proyecto político para Castilla

Izquierda Castellana.

 

 
 

Redes Sociales

 

CONSULTAR CÓDIGO HTML ANTES O NO EDITAR ESTA SECCIÓN (imágenes ocultas, sustituidas con sprites css)



 

izquierda castellana logo


Presentación libro Doris Benegas en Zaragoza


Convocatorias destacadas

Salvemos ÚltimoCero campaña Valladolid

20D votación Castilla - Unidad Popular - Doris Benegas

Destacados

Puedes encontrar los artículos anteriores en la sección 'Archivo' y a través de 'Buscar'.

Conoce Castilla: Vídeos y artículos sobre la historia, parajes, gastronomía...

Manda las convocatorias que quieras difundir desde la sección de contacto

Libro primavera comunera

Varios

yesca logotipo



Villalar 2012 vídeo resumen