El ingeniero de telecomunicaciones y funcionario de la Agencia de Informática de Comunicaciones de la Comunidad de Madrid (ICM), Silvano Corujo, declaró ante el juez Eloy Velasco en el marco de la Operación Lezo como Ignacio González pidió al responsable de la empresa pública madrileña e imputado en Púnica, José Martínez Nicolás, que consiguiera dinero para la caja del Partido Popular, como se puede escuchar en los audios a os que ha tenido acceso Público

Corujo, que llegó a la Comunidad de Madrid junto a Martínez Nicolás de la mano del anterior consejero delegado de ICM, Cándido Cerón, ocupaba en ese momento de la subdirección general. El viernes 8 de junio de 2012 su jefe, Martínez Nicolás le narró la reunión que había tenido la tarde anterior con el presidente de la Comunidad de Madrid y secretario general del PP madrileño, Ignacio González, responsables del Canal de Isabel II y el miembro del partido Borja Sarasola.

González les reunía allí para explicarles las deudas que se había encontrado en la caja del PP al ocupar el cargo de secretario general tras la salida de Francisco Granados. Era el jueves 7, a las cuatro de la tarde, en el despacho de César Palacios, jefe de relaciones con la Asamblea, cuando el presidente les pidió que buscasen más de un millón de euros para el PP que se obtendría desde empresas públicas de la Comunidad. 

Silvano Corujo: Parece ser que el presidente González los reúne en la asamblea, exactamente en la habitación del señor Palacios, director general de relaciones con la Asamblea.
Eloy Velasco: ¿Cómo se llamaba Palacios?
S.C: El presidente González los reúne en la asamblea, exactamente en la habitación del señor César Palacios, que era el presidente de la Asamblea. [...] Reúne a gente que yo conocía también, a Borja Sarasola, [...] y alguno más por allí del partido y del Canal. Me lo cuenta para que yo lo supiera y para que yo colaborase. Ignacio González les había pedido que buscasen dinero para el Partido Popular.
E.V: Habló de dinero o de cantidades completas?
S.C: Habló de más de un millón y ahí empezaron las cosas mal. Porque yo le dije una frase que recordamos nosotros que es “para puta y no ganar nada es mejor ser honrada". 

El contrato cautivo de Indra para las elecciones de 2015

El método con el que podían conseguir este dinero era a través de "contratos cautivos y negociados al alza", como el firmado por la Comunidad de Madrid con Indra para el recuento electoral de las autonómicas de 2015, según explica Corujo al juez Eloy Velasco. 

E.V: ¿Cómo tenía que conseguir el dinero? ¿Amañándolas?
S.C: Pues como luego se hizo, con contratos cautivos y negociados al alza. No es en la adjudicación, creo yo, es algo más sutil,se hace después, con un contrato que es cautivo.
E.V: Póngame un ejemplo de contrato cautivo.
S.C: Un contrato cautivo es por ejemplo el de las elecciones en la Comunidad de Madrid. Indra, siempre ha sido Indra, porque siempre se le adjudicaba a Indra porque no había nadie que pudiese competir. Eso estaba clarísimo que siempre era Indra.
E.V: ¿Entonces Indra tenía que dar siempre una cantidad por esa adjudicación?
S.C: No lo sé, porque nunca lo vi, pero la deducción es que si lo que le pidió fue tal y luego yo vi que habían inflado contratos contra mi voluntad.... 
E.V: ¿Qué contratos se inflaron? ¿Alguno?
S.C: Fehacientemente sé que se inflaron contratos a partir del 14. 

En concreto, según la declaración de quien fuera subdirector general de ICM, el contrato de Indra firmado en 2014 para las elecciones de 2015 ascendió de un millones de euros a más de cuatro millones de euros. 

S. C: Pasan dos meses y llegan las elecciones del 15 y eso fue ya despampanante. Yo eso lo veía desde fuera ya. Me enteré por la prensa que se adjudica un contrato por cuatro millones no sé cuánto a Indra, que se podía hacer con un millón. Era la gestión del recuento electoral. A nivel nacional constaba 13 millones, ¿cómo puede ser que sólo en la Comunidad de Madrid cueste 4 y más de 4?

Y 1. 500.000 de Price Waterhouse Cooper

Silvano Corujo antes de recalar en la Comunidad de Madrid había trabajado tanto en Telefónica como en Indra y conocía bien cuál era el valor de este tipo de servicios. Por eso, las cosas comenzaron a enturbiarse José Martínez Nicolás, con cuentas en paraísos fiscales según las Operaciones Púnica y Lezo, le pidió a través del jefe de compras y de la secretaria general de ICM, Mar González, que inflara un contrato con Price Waterhause Cooper en más de 600.000 euros en una partida que Corujo quería eliminar y que ya ascendía a 900.000 euros. 

E.V: ¿Qué contratos pudieron ser cautivos?
S.C: Uno de ellos el de Price que estaba pensado para grandes asesorías, de dos grandes áreas.
E.V: Price Waterhouse Cooper
S.C: En esas tareas… me enfrento a Pepe violentamente porque si eso se resuelve.. y fue tan grave que le mande una carta en febrero del 14 y como no me hizo ni caso me fui al notario y esa carta está legitimada en cuanto a fecha… 

Finalmente Silvano Corujo dimitió como subdirector general de ICM en febrero de 2014, por lo sucedido con el contrato de Price Waterhouse Cooper aunque continuó siendo funcionario dentro de la empresa de Informática.

S.C: Me enfrenté al jefe de compras que ponía los precios y me enfrenté también a la secretaria general que era la que decía que aquello era totalmente correcto. No tenía relación ni con mi jefe ni con el jefe de compras entonces dimito. Luego extra yo supe que no se había hecho lo que yo había dicho, que era resolver ese montante de 900.000 euros, y siguieren para delante y no sólo eso sino que ese concepto lo incremente en 600.000. Demencial.
Fiscal: ¿Pero sobre un objeto inexistente?
S.C: es que el el objeto se había extinguido, es inexistente claro.
E.V: Y cuál era el objeto extinguido
S.C: Resolver un contrato de recursos humanos que había que hacerlo con tecnología SAP y como la tecnología SAP no estaba muy perfeccionada en aquel momento yo decidí extinguirlo.