El magistrado Julio de Diego ha quedado apartado del tribunal que juzgará la financiación irregular del PP. De Diego y el magistrado progresista José Ricardo de Prada forzaron con sus votos favorables que Rajoy testificara en persona el pasado 26 de junio en el caso Gürtel. Ángel Hurtado, el presidente del mismo tribunal, queda también fuera del reparto. 

La Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional aprobó el pasado 20 de noviembre por unanimidad unas nuevas normas de reparto de los magistrados. Esta fórmula, acordada por la presidenta de la Sala de lo Penal de este tribunal, Concepción Espejel, con los presidentes de las cuatro secciones penales de la Audiencia Nacional supone además que el juez José Ricardo de Prada se quede fuera de la redacción de la sentencia en el juicio sobre los papeles de Bárcenas, una pieza separada del caso Gürtel, que quedó visto para sentencia el pasado 17 de noviembre.

Tras el nombramiento de una nueva presidenta de sección -Duplá sustituye a Concepción Espejel, que ascendió el pasado mes de mayo a la Presidencia de la Sala de lo Penal-, la ley le permite presidir los tribunales y, con ello, cambiar las normas de reparto. Por ello, Duplá presentó el 16 de octubre esas nuevas normas que le permitirán formar parte del tribunal que juzgará este caso de corrupción. Unas normas que ahora han sido aprobadas por la Audiencia Nacional.

Así, el tribunal que juzgará el próximo año la contabilidad paralela del PP estará formado por María José Rodríguez Dupla, Juan Pablo González, que llevará la ponencia, y José Ricardo de Prada, siendo los dos primeros de corte conservadora.

Tanto De Diego como De Prada presentaron sendos escritos ante la Sala de Gobierno en los que solicitaban el desestimiento de las nuevas normas y reclamaban otros criterios de composición "que garanticen la permanencia de los tribunales en procedimientos especialmente sensibles como el señalado".

Sin embargo, la Sala de Gobierno ha desechado las quejas de ambos magistrados al alegar que "no cabe establecer dos modelos de composición de tribunales", dependiendo de si son causas de especial sensibilidad o no, porque la ley no lo contempla y porque "no hay modo de establecer criterios objetivos que permitan distinguir entre causas sensibles y ordinarias".

A juicio de la Sala, no se puede "blindar la composición de tribunales cuando cambien los componentes de la sección debido a nuevas incorporaciones", en tanto que la composición de las secciones "varía necesariamente en el tiempo porque se producen ceses por diversas causas".

Y considera además "necesaria" la recomposición de los tribunales cuando se producen variaciones entre sus componentes", pues, de lo contrario "se petrificarían los tribunales y se haría imposible un reparto equilibrado y objetivo del trabajo".

El juicio por la caja B del PP en relación con el pago en negro de las obras de su sede nacional, en el que el partido figura como responsable civil directo y donde están acusados los extesoreros Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta y el exgerente Cristóbal Páez, está pendiente de fecha para su celebración.