La investigación de los bebés robados es otra de las asignaturas pendientes de España. Víctimas y asociaciones llevan años reclamando ante instituciones nacionales e internacionales investigaciones sobre ello. Este miércoles, la Comisión de Peticiones de Parlamento Europeo (PE) ha reconocido esta necesidad al pedir al Gobierno medidas urgentes para resolver todos los casos de bebés robados y de adopciones ilegales. Entre las peticiones, destaca la creación de un banco de ADN a nivel nacional que permita cruzar los datos de las víctimas.

Las recomendaciones que lanza Europa al Gobierno derivan del informe realizado por la comisión que visitó España el pasado mes de mayo con el objetivo del investigar el robo de bebés desde el franquismo hasta la década de los 90. De esta visita surgieron las 15 recomendaciones que han sido votadas por la Comisión de Peticiones del Europarlamento y que, finalmente, han sido aprobadas.

"Es lamentable que hayamos llegado hasta aquí. Que el Parlamento Europeo tenga que lanzar una recomendación y mandar una comisión de investigación pone de manifiesto que en el Estado Español llevamos sufriendo 40 años de impunidad con los crímenes franquistas. También pone de manifiesto la complicidad del Estado durante todos estos años porque no se ha dado la investigación de estos delitos de lesa humanidad", destaca la eurodiputada Marina Albiol a Público.


Un grupo de víctimas de bebés robados y adoptados ilegales durante una concentración ante el Congreso de los Diputados / EFE

El informe evidencia la permisividad del Estado con el robo sistemático de bebés y adopciones ilegales

El informe evidencia la permisividad del Estado con el robo sistemático de bebés y adopciones ilegales. De hecho, se señala que reconocer esto es el primer paso para garantizar el derecho de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación como garantías para la no repetición de estos delitos. 

En el plano político, la Comisión de Peticiones también destaca la creación de una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados para esclarecer si los robos de bebés fueron casos aislados o si tras ellos hubo una trama organizada. 

Asimismo, el texto hace hincapié en "la necesidad" de que las autoridades españolas "refuercen" los cauces directos de diálogo con los afectados y sus asociaciones, de forma que se demuestre el compromiso del Estado con el esclarecimiento de los casos. Y, recomienda, que el Consejo General de la Magistratura examine la posible unificación de criterios para evitar que los crímenes prescriban en virtud de los plazos de prescripción.

Un banco de ADN gratuito 

La medida más destacada del informe es la creación de un banco nacional de ADN dedicado específicamente para los casos de bebés robados. La Eurocámara pide también que ese banco sea gratuito y gestionado a través del Instituto Nacional de Toxicología, de forma que se garantice la accesibilidad y transparencia en las investigaciones para ayudar que las víctimas encuentren a sus familias biológicas.

Que sea accesible implica, tal y como indica el informe, que se proporcionen pruebas de ADN de forma gratuita, en todos los casos denunciados de supuestos bebés robados, sin necesidad de una orden de un tribunal o fiscalía y con la participación o supervisión de representantes de las asociaciones de víctimas legalmente constituidas.

Europa pide que la Iglesia reconozca su implicación

El informe pide que el Gobierno y la Iglesia faciliten el acceso a los documentos del registro civil, los registros de nacimiento de los hospitales y de las parroquias y congregaciones religiosas. Sobre todo, desde los espacios religiosos ya que también destaca que es necesario reconocer la implicación de las autoridades eclesiásticas en los casos de bebés robados y de adopciones ilegales. 

Por esto mismo, piden que sea la propia Iglesia la que reconozca su implicación, pida perdón a las víctimas, colabore con el Ministerio de Justicia y ponga a disposición de las víctimas tanto los archivos parroquiales.