"El consumo de la prostitución se ha normalizado de tal forma que ya a nadie le parece una violación de los derechos humanos". Laura Nuño, directora del Observatorio de Igualdad de Género de la URJC, denuncia que se ha legitimado la industria del sexo como algo inevitable, que no se puede cambiar, y que se percibe como un elemento de ocio. 

"Los políticos españoles no abordan el problema que presenta la prostitución porque los derechos de las mujeres siguen siendo derechos de segunda y porque probablemente muchos de ellos cierran sus campañas, programas y asuntos en burdeles", ha incidido. La prostitución continúa en España en el limbo de la alegalidad, mientras algunas instituciones municipales implantan ordenanzas para penalizar su ejercicio y su demanda, como hizo Barcelona en el año 2012.

"El papel de los hombres es indispensable en la lucha feminista", destaca Ana de Miguel

Nuño ha presentado este miércoles el libro Elementos para una teoría crítica del sistema prostitucional, que ha publicado junto a la socióloga Ana de Miguel. Se trata de una obra compuesta por artículos de 30 profesionales feministas, 26 de ellas mujeres, que reivindica el pensamiento crítico frente a "una institución patriarcal que erotiza el sometimiento".

"El papel de los hombres es indispensable en la lucha feminista", ha destacado Ana de Miguel, que asegura que los líderes políticos se refugian en que la prostitución es un tema muy complejo y no les concierne. "¿Y la política agraria de la UE no lo es?", ha cuestionado la socióloga. 

El 39% de los hombres ha pagado alguna vez por sexo

El 39% de la población masculina reconoce haber pagado alguna vez por mantener relaciones sexuales, según un estudio sobre prostitución y trata de personas de APROSERS en 2013. 

Ana de Miguel ha incidido en la importancia de la implicación de los hombres: "El negocio del sexo, que condiciona la vida de millones de personas, podría solucionarse con un gesto individual de cada hombre que dejara de acudir a la prostitución". La socióloga feminista reivindica que esta industria, muy influenciada por la pornografía, enseña a los más jóvenes que las mujeres son "un trozo de carne del que pueden obtener placer".

"El hombre busca sentirse superior a la mujer"

Miguel Lorente, delegado del Gobierno entre 2008 y 2011 y uno de los cuatro autores que participan en el libro, afirma que existe un machismo institucional que subordina a las mujeres y que los hombres acuden a la prostitución para ejercer el sometimiento sobre ellas.

"Nos enseñan que, si te alejas de los comportamientos que muestran las mujeres, reforzarás tu hombría"

"El hombre necesita que se le reconozca como tal y para ello nos enseñan que, cuanto más te alejes de los comportamientos que muestran las mujeres, más reforzarás tu hombría", recalca.

Lorente ha señalado dos formas de practicar el sometimiento de la mujer frente al hombre en la prostitución: "Por un lado, está el consumo humillante y violento de la prostitución, que le permite al hombre sentirse superior a ella; y, por otro, poder evadir la parte emocional de implicarse con una persona, vinculada al estereotipo femenino".

"En cualquier caso, se trata de destruir a la mujer prostituta como representante de todas las mujeres", ha apuntado.