Israel ha ordenado este viernes el cierre y la cancelación de los rezos en la Explanada de las Mezquitas tras un tiroteo que se ha saldado la muerte de tres palestinos y dos policías isarelíes. Según la versión oficial israelí, los palestinos atacaron a las fuerzas de seguridad con armas de fuego y cuchillos. 

"Cerca de la Puerta de los Leones, situada en los alrededores de la Explanada de las Mezquitas, [los atacantes] abrieron fuego contra la unidades policiales que respondieron en la escena. Los tres terroristas estaban armados, fueron tiroteados y murieron", explicó el portavoz israelí, Micky Rosenfeld.

Según esta versión, los agresores llevaban cuchillos, una pistola y dos ametralladoras Carl Gustav, un arma fácil de fabricar y sustituir sus piezas de recambio, precisó la nota policial.

El incidente se produjo en torno a las 07.20 de la mañana (06.20 horas en España) en el Jerusalén Este ocupado, tras lo que el área en la ciudad amurallada quedó clausurada, incluida la Explanada de las Mezquitas.

Un portavoz policial detalló que los atacantes salieron de la Explanada de las Mezquitas y se dirigieron hacia la Puerta de los Leones, abriendo fuego al ver a los agentes e intentando esconderse en el interior del recinto religioso. Tras los disparos contra los uniformados, uno de los asaltantes intentó escapar y entró en el patio de la Explanada de las Mezquitas donde fue tiroteado por agentes de la policía.

Los tres atacantes, árabes de entre 19 y 29 años con ciudadanía israelí y originarios de Umm al Fahm, de la provincia norteña de Haifa, murieron en el incidente por disparos de la policía israelí.

Los dos policías israelíes heridos por arma de fuego en el ataque de hoy, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, murieron horas después en el hospital, confirmó la Policía.

Los agentes de la Policía de Frontera, que habían sido evacuados con heridas de gravedad al hospital Hadassah, han sido identificados como Hail Satawi, de 30 años, y Kamil Shanan, de 22.

Un tercer agente de 39 años, herido leve, está siendo tratado en un el centro médico Shaare Zedek de Jerusalén.

La Policía calificó el ataque de "inusual y extremo", declaró que se habían traspasado las "líneas rojas" y decretó el cierre del recinto sagrado durante todo el día, algo que no ocurría un viernes de rezo musulmán desde 1990, según el diario Haaretz.

Estos sucesos se enmarcan en una ola de violencia que se inició en octubre de 2015, en la que han muerto 265 palestinos —más de dos tercios de ellos al perpetrar ataques o presuntos ataques— y 44 israelíes y otras cuatro personas de varias nacionalidades como víctimas de esas agresiones.

El suceso ha tenido lugar cuatro días después de que un palestino muriera tiroteado tras intentar atropellar y apuñalar a un grupo de soldados cerca del asentamiento de Tekoa, ubicado en Cisjordania. Un militar resultó herido en el ataque.

Las autoridades israelíes han ordenado el cierre de la Explanada de las Mezquitas, conocida como Monte del Templo por los judíos, tras el incidente, tal y como ha recogido el diario local 'Haaretz'.