Página principalDocumentos PolíticosFormaciónConoce CastillaContactaCalendarioBuscarArchivo



[+] Más Noticias


Trump anuncia la creación de una oficina para los estadounidenses víctimas de inmigrantes PDF Imprimir E-mail
Escrito por El Mundo   
Miércoles, 01 de Marzo de 2017 09:17

Donald Trump se dirigió en la madrugada de hoy de España (noche de Washington) al Congreso de EEUU, reunido en sesión conjunta. Fue un discurso que giró alrededor del principal eje del discurso político del presidente: el nacionalismo. Acaso la mejor muestra de ello fuera el anuncio, hecho por Trump, de que ha ordenado "la creación de una oficina para las víctimas estadounidenses".

"La oficina se llama VOICE ['Voz', en inglés]: Apoyo a las Víctimas de Crimen por Inmigración [Victims of Immigration Crime Engagement]. Estamos dando una voz a aquéllos que han sido ignorados por los medios de comunicación, y silenciados por los grupos de presión". Trump no mencionó que la tasa de delincuencia entre los inmigrantes es menor que entre los estadounidenses.

El presidente tiene planeado firmar hoy una versión revisada de su veto migratorio, en el que introducirá cambios respecto al anterior para evitar conflictos legales. De acuerdo con medios como The Wall Street Journal, Politico o The Washington Post, que citan fuentes gubernamentales bajo condición de anonimato, el nuevo veto excluirá, a diferencia del primero, a los ciudadanos de los países afectados que tengan residencia permanente en Estados Unidos o a los que ya estén en posesión de un visado.

Además, el nuevo veto no entrará de inmediato en vigor, como pasó con el aprobado a finales de enero, para evitar la situación de caos que su puesta en marcha provocó entonces.

El anuncio del presidente de EEUU de crear la oficina VOICE fue acogido con aplausos por los representantes y senadores republicanos, y en silencio - y con algunos abucheos - por los demócratas. Ésa fue la norma de la sesión. En general, Trump contó con el apoyo de los republicanos, a pesar de que su programa político constituye exactamente lo contrario de lo que esa formación política ha defendido en las últimas décadas: gasto público en infraestructuras, proteccionismo comercial, y mantenimiento de los programas del Estado de Bienestar.

Un socialista de la vieja escuela no habría logrado los aplausos que Trump obtuvo del presidente de la Cámara de Representantes, el presuntamente liberal Paul Ryan, cuya principal meta política ha sido privatizar el sistema de pensiones de EEUU hasta ahora.

Al margen de las soflamas nacionalistas, Trump fue parco en detalles. No dijo cómo va a pagar las infraestructuras que quiere construir. Prometió que va a construir el "gran, gran muro" con México. Declaró, como es habitual en él, que la culpa de todo lo que pasa en Estados Unidos la tienen los demás, o sea, otros países. Y describió un país que parece una zona de guerra con crímenes, asesinatos, mafias, y terrorismo. Eso sí, dio su respaldo a la OTAN, un gesto agradecido con aplausos por ambos partidos.

Al margen de eso, hubo pocas novedades. Trump prometió bajar el Impuesto de Sociedades, y también el IRPF para la clase media, pero no dijo cómo ni cuándo. Habló de eliminar regulaciones. Y hasta concedió una breve mención al medio ambiente, cuando dijo que "mi Gobierno quiere promover el aire y el agua limpios". Toda una fantástica declaración, hecha apenas 6 horas después de que el presidente firmara una Orden Ejecutiva que desmonta parte del legado de Barack Obama en materia de lucha contra la contaminación fluvial.

La ambigüedad del inquilino de la Casa Blanca no va a gustar a Wall Street, que quiere medidas concretas que permitan aumentar los dividendos de las empresas y la libertad de los operadores financieros. Igualmente, Trump flirteó públicamente por primera vez con la creación de un arancel -aunque disfrazado de impuesto- que gravaría a las importaciones en EEUU.

La medida abriría una guerra comercial a nivel mundial, y también provocaría una inmediata apreciación del dólar que probablemente sumirían a la economía estadounidense - y a la del resto del mundo - en una recesión.

El presidente se mostró un poco más suave de lo habitual en él, al declarar su solidaridad con la comunidad judía de EEUU, que ha recibido cientos de amenazas de ataques desde que él fue elegido, y con la minoría negra. También ofreció una rama de olivo a la oposición demócrata, a la que necesita para pasar su agenda legislativa. La glacial respuesta de los miembros de este partido, sumada a la agresividad verbal de Trump en el pasado, sugiere que ése es un objetivo inalcanzable.

Y poco más. Trump sonó más presidencial de lo habitual, lo que, en su caso, tampoco es mucho decir. Prometió reformar Obamacare, o sea, la reforma sanitaria de Obama, con una serie de medidas que, en la práctica, constituyen una 'barra libre' para todos. Y también dijo que toda reforma de Obamacare deberá incluir una bajada del precio de los medicamentos. El único problema es que el propio Trump, tras su primera reunión con los directivos de las farmacéuticas, hace tres semanas, abandonó públicamente ese objetivo.

Al margen de eso, el presidente de EEUU repitió alguna de las mentiras que son habituales en él. Repitió que EEUU se ha gastado 6 billones de dólares (5,6 billones de euros) en guerras en Oriente Medio, aunque la cifra real es un 20% inferior, incluso cuando se toma en consideración la asistencia sanitaria a los veteranos. Dijo que la tasa de asesinatos experimentó en 2015 su mayor aumento "en medio siglo", lo que constituye un progreso sobre la cifra que solía dar, que era de 47 años.

El problema es que ambas son falsas, ya que la delincuencia en EEUU se sitúa en sus menores niveles desde, precisamente, hace medio siglo. Y culpó a los "terroristas extranjeros" del atentados de San Bernardino, en California (uno de los autores era de Chicago). Más surrealista fue cuando se atribuyó "ahorros de cientos de millones de dólares" en el programa del caza F-35, algo que no sólo no es verdad, sin, encima, irrelevante, en un programa que ya pasa del medio billón de dólares.

 
 

Redes Sociales

 

CONSULTAR CÓDIGO HTML ANTES O NO EDITAR ESTA SECCIÓN (imágenes ocultas, sustituidas con sprites css)



 

izquierda castellana logo

Convocatorias destacadas

Salvemos ÚltimoCero campaña Valladolid

20D votación Castilla - Unidad Popular - Doris Benegas



20D votación Castilla - Unidad Popular - Izquierda Castellana

Destacados

Puedes encontrar los artículos anteriores en la sección 'Archivo' y a través de 'Buscar'.

Conoce Castilla: Vídeos y artículos sobre la historia, parajes, gastronomía...

Manda las convocatorias que quieras difundir desde la sección de contacto

Libro primavera comunera

Varios

yesca logotipo



Villalar 2012 vídeo resumen