El ex consejero de Presidencia de la Generalitat y actual diputado Frances Homs ha llegado este lunes a la sede del Tribunal Supremo arropado por un centenar de personas, entre ellos el ex 'president' Artur Mas y miembros del actual Gobierno, que portaban una urna de cartón gigante.

Homs será juzgado por la organización de la consulta independentista del 9N, por presuntos delitos de prevaricación y desobediencia después de que el Tribunal Constitucional afirmase que la consulta no podía celebrarse. Su condición actual de diputado obliga a que sea el Supremo quien le juzgue.

Manifestantes ante el Tribunal Supremo en apoyo a Frances Homs / EFE

El diputado ha llegado al Supremo sobre las 9.40 horas acompañado por una comitiva que coreaba "habrá independencia" y ha recibido un aplauso y abrazos de sus compañeros de partido, entre ellos Artur Mas, la portavoz del Govern, Neus Munté; el portavoz parlamentario de Junts pel Sí, Jordi Turull y otros como el diputado de ERC Gabriel Rufián.

Homs y la comitiva se habían dado cita poco antes en la Plaza del Rey, a unos 700 metros de la sede del tribunal, donde se han hecho una foto de familia y han cantado el himno de Catalunya.

Los concentrados han hecho el recorrido con una urna de cartón gigante que han traído desde Barcelona y que prevén pasear este lunes por las calles de Madrid. Muchos de ellos llevaban carteles con consignas en inglés, como "Love democracy", "votar es democracia", "somos una nación, seremos un Estado" y urnas de cartón con la leyenda "I want to be free".

Juzgar a Homs crea "grietas profundas" en la democracia

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha asegurado este lunes que juicios "políticos" como el que celebrada el Tribunal Supremo contra el actual diputado del PDeCAT, Francesc Homs, provocan grietas profundas en la democracia. "Se remueve la Fiscalía de tal forma para que al final no se creen problemas en determinados sitios", ha acusado poco después de la entrada de su exconsejero en el alto tribunal.

Artur Mas acompañando a Frances Homs antes de declarar ante el Tribunal Supremo / EFE

Mas, que ha acompañado a Homs en un recorrido en el que un centenar de personas han mostrado su apoyo al diputado, ha descrito los motivos que provocan estas grietas. Además de vistas orales como la de este lunes -"promovida simplemente por escuchar a la gente y poner la urnas", ha dicho- se hace una 'operación Cataluña' para perseguir "a la gente por sus ideas. "Hoy somos nosotros, otro día puede ser otros por otros motivos", ha destacado.

En opinión de Mas, este juicio no debería haber existido. "Por eso no se debería juzgar a nadie y menos por la vía penal", ha defendido y ha confiado en que los jueces apliquen estrictamente "lo que es el cuerpo jurídico" ya que desde el punto de vista técnico no hay motivos para una condena.

"Hicimos lo que teníamos que hacer que era hacer caso de los mandatos del Parlamento de Catalunya del voto de la gente y escuchar a la gente que querían manifestarse sobre el futuro político de Catalunya", ha defendido.

También ha destacado respecto a su actuación en la consulta soberanista del 9N que volvería a hacer "exactamente lo mismo" porque no fue malo". "Lo hicimos con la cara bien alta y lo volveríamos a hacer", ha agregado.