Franco vuelve al Pardo y los/as presos/as, al menos de momento, seguirán en las cárceles.

Fotografía: Javier Blasco - COPE
Comparte este artículo:

Franco vuelve al Pardo y los/as presos/as, al menos de momento, seguirán en las cárceles.

Según publican medios habitualmente bien informados sobre estas cuestiones, el lunes 14 de octubre se publicará la sentencia sobre el Procés. Por otra parte, el Gobierno tiene el camino expedito -el Tribunal Supremo le ha dado la razón desde el punto de vista jurídico- para el traslado de los restos de Franco al Pardo, su lugar de residencia habitual como Generalísimo. Pudiera parecer un sarcasmo sin más, pero no; es toda una expresión de la situación política en la que vivimos.

Nos parece muy bien que Franco sea exhumado del cementerio del Valle de los Caídos, pero parece grotesco que vuelva a su residencia habitual. Las personas mayores de sesenta años (unos 11,5 millones) recordarán perfectamente las crónicas radiofónicas, de televisión o NO-DO sobre el dictador-genocida, su familia o su entorno así como de los Consejos de Ministros en los que se dictaron numerosas penas de muerte, la últimas ejecutadas el 27 de septiembre de 1975, que se realizaban desde el Pardo; lo que a la gente de bien le provocaba vómitos, escalofríos o ambas cosas a la vez. Es obvio que la reubicación de los restos de Franco después de casi 45 años de su fallecimiento es un problema, incluso lo es aunque en menor medida su exhumación, pero ello no es más que la expresión de la vitalidad que el franquismo mantiene en una buena parte de las instituciones, así como en algunos sectores de la sociedad, minoritarios pero poderosos. Un indicador de tal cuestión han sido las intervenciones explícitamente políticas y profascistas el 9 de octubre en Barcelona de Félix Vicente Azón, Director General de la Guardia Civil y del General Pedro Garrido Jefe la Guardia Civil en Cataluña (La cúpula de los Mossos abandona el acto de la Guardia Civil).

Ello se lo debemos a un modelo de “Transición democrática” que nos vuelve a llevar a un punto con ciertas similitudes al de partida, en un recorrido aparentemente circular pero que realmente es en espiral: pres@s polític@s; agotamiento del Régimen; bunkerización de una parte de este y configuración, con muchas dificultades pero configuración al fin y al cabo, de un proyecto de remozamiento del Régimen, aunque en este caso sea simplemente con la finalidad de mantenerlo, encabezado por Pedro Sánchez y el PSOE, pero con apoyos diversos entre la izquierda y la derecha institucional entre los que se encuadra Podemos, que a pesar de todas las evidencias de por dónde van las cosas reitera su voluntad de incorporarse a un gobierno de coalición que pueda aplicar, incluso de nuevo, el 155 en Cataluña u otros recursos jurídicos-políticos similares, tendentes a recortar aún más los derechos y libertades del Pueblo de Cataluña.

El Gobierno de Pedro Sánchez pretende perfilarse como el finiquitador del franquismo “venciendo la resistencia del sector más fanatizado de ese mundo”, Prior del Valle de los Caídos incluido, cuando lo esencial de aquel Régimen sigue perviviendo en el actual, tal como se demuestra cada día en su actitud con los movimientos democráticos realmente existentes y como se verá de nuevo en la sentencia del Procés, así como en su respuesta a la movilización popular ante esta. La exhumación del cadáver de Franco y las “impagables resistencias” de los sectores más ultras les será de una gran ayuda mediática ante sectores significativos de la opinión pública, encubriendo la naturaleza liberticida del actual Gobierno y su Régimen, naturaleza que ejercerán sin complejos en la respuesta a las movilizaciones populares previstas, eso sí, intentando aparentar una equidistancia de lo que haría en su caso un gobierno formalmente de la derecha, buscando con ello el mayor rendimiento electoral.

El Pueblo no fallará y saldrá masivamente a la calle en Cataluña y de forma significativa en Madrid-Castilla y en otros Pueblos del Estado, pero ¿estarán a la altura de las circunstancias las organizaciones políticas? Por los antecedentes tenemos serias dudas: por ignorancia, por falta de voluntad o simplemente por cobardía. Nos preocupa la falta de coherencia de una buena parte de las organizaciones que se dicen están por el cambio de Régimen. No ha habido un momento histórico más favorable para derrotar al Régimen del 78 que el actual. Su deslegitimación es casi absoluta, y sus dificultades para cohesionar una línea de acción conjunta institucional o política enormes. Actualmente son conscientes de esas debilidades y bajo el liderazgo de Pedro Sánchez-PSOE están consiguiendo construir una estrategia con ciertas expectativas, muy especialmente porque en frente no existe entre las teóricas fuerzas democráticas rupturistas una estrategia de unidad, de acumulación de fuerzas democráticas alrededor de un proyecto de ruptura con la Segunda Restauración borbónica. Un plan de esas características podría conseguir resultados en muy pocos años, pero al menos de momento, esperamos que la cosa cambie lo antes posible, pocas organizaciones parecen dispuestas a construir ese camino.

Afirmamos, no por postureo sino por convicción, que ningún movimiento popular de cualquier nación bajo jurisdicción del Estado, por potente que sea, conseguirá aisladamente sus objetivos; para ello un paso previo imprescindible es derrotar al Régimen del 78 y esto solo se conseguirá con la confluencia coordinada de todas las fuerzas democráticas de los Pueblos y con la participación también de las fuerzas rupturistas de ámbito estatal que estén dispuestas de verdad a avanzar en ese camino.

Ahora toca organizar las movilizaciones de respuesta a la sentencia del Procés. Desde IzCa y especialmente en Madrid estamos en ello, pero eso a medio plazo es totalmente insuficiente. Si no somos capaces de articular una línea de acción política que sirva para derrotar al Régimen del 78, este una vez más se saldrá con la suya, y ello precisamente cuando las condiciones para su derrota son objetivamente las más favorables.

Izquierda Castellana, 10 de octubre de 2019

Comparte este artículo: