Detenidos dos hombres en Guardo que recluyeron como esclavas a dos mujeres extranjeras

Comparte este artículo:

Detenidos dos hombres en Guardo que recluyeron como esclavas a dos mujeres extranjeras

La Brigada de Extranjería de la Comisaría de Policía de Palencia, en colaboración con la UCRIF de Córdoba, ha investigado los hechos

La Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de la Comisaría de Policía Nacional de Palencia, en colaboración con la Sección de Trata de Seres Humanos de la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (UCRIF) y la UCRIF de Córdoba, procedió en días pasados a la detención de dos hombres en la localidad de Guardo por un supuesto delito de trata de seres humanos.
La investigación comenzó cuando los agentes tuvieron conocimiento a través de una denuncia presentada por una mujer de nacionalidad venezolana en las dependencias policiales de Córdoba contra dos personas de la provincia de Palencia. La mujer denunció cómo una de ellas, un hombre de mediana edad, a través de las redes sociales le convenció para venir a España, ya que le había conseguido un trabajo para cuidar a una persona mayor y, a partir de ahí, poder iniciar una relación de pareja.

El hombre le facilitó el dinero para adquirir el pasaporte, comprar los billetes de avión y acreditar la estancia como turista. Cuando llegó a España, fue recibida por los dos hombres detenidos para llevarla a la localidad de Guardo, donde, sin dinero y controlada en todo momento, fue recluida en el domicilio del autor principal como si fuese una esclava.

La mujer, tras varios días en esta situación y conociendo que había tenido una anterior relación donde utilizaba la violencia extrema, consiguió salir de ese entorno con la ayuda de varias personas para, una vez sentirse segura, denunciar al hombre.

Fruto de la investigación, se localizó a otra mujer de nacionalidad paraguaya, quien, en las dependencias de la Sección de Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería, narró la violencia y las continuas humillaciones a las que fue sometida, hasta que, también con la ayuda de terceras personas, consiguió huir de esa situación a otra localidad.

Ambas mujeres fueron declaradas testigos protegidos, residiendo fuera del municipio. Uno de los autores fue puesto en libertad en dependencias policiales, mientras que el otro, una vez pasado a disposición judicial, fue puesto en libertad con medidas cautelares, pasando a prisión provisional en caso de incumplirlas.

Comparte este artículo: