España es el país con más esclavas sexuales de toda Europa. “Las mujeres invisibles”

Comparte este artículo:

España es el país con más esclavas sexuales de toda Europa. “Las mujeres invisibles”

El 90% de las mujeres que ejercen la prostitución en España “son esclavas sexuales del siglo XXI”, fruto de de la trata de mujeres de redes y de proxenetas, según datos de las Naciones Unidas.

España es el primer país europeo de tránsito y destino de mujeres con fines de explotación sexual.

España ocupa el primer lugar en Europa en cuanto a consumo de prostitución (39%).

La trata de mujeres en Expaña ya en 2015 movía más de 5 millones de Euros al día, parece que en el 2017 puede que alcance los 10 millones.

El cliente de hoy en día en España “es veinteañero” se mueve entre los 19 y 22 años.

El 27% de las víctimas de trata de personas son menores de 15 años.

España se encuentra entre los 10 países más populares para el turismo sexual, junto a destinos como Tailandia, Brasil, Indonesia, Colombia, Camboya, Kenia, Filipinas, República Dominicana u Holanda.

Sí, este problema de “trata de mujeres” ocurre aquí, en España, y en pleno siglo XXI. Estamos hablando de “Las mujeres invisibles“.

Quienes pagan por sexo financian la esclavitud de mujeres y niñas.

Hoy en día es lo mismo prostitución y trata de mujeres.

Hoy 25 de noviembre es el “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer” recordamos a todas esas mujeres que la sufren en sus casas, en sus lugares de trabajo… y además:

Desde La Política queremos recordar que consumir sexo de mujeres y niñas víctimas de trata, también es una forma de “violencia de género”, que rara vez nos muestran los medios de comunicación, porque “el poder de don dinero trata de ocultar la trata de niñas y mujeres como esclavas sexuales” que son obligadas en España a ejercer la prostitución en pleno 2017.

Las esclavas sexuales son un resultado de la “violencia machista” que persiste en nuestra sociedad.

España es uno de los países más involucrados en este problema, pues es tanto lugar de paso de las víctimas hacia Europa como destino en el que rumanas, brasileñas o chinas son obligadas a ejercer la prostitución.

España figura entre los principales países de destino de personas víctimas de explotación sexual.

En España la industria del sexo está extendida y normalizada.

El beneficiario de la explotación sexual suelen ser hombres blancos, occidentales y cada vez más jóvenes.

En Europa se calcula que hay 140.000 mujeres atrapadas y coaccionadas por las mafias, y en España la situación es alarmante, sobre todo en el caso de las menores.

“Todos los países invierten sumas millonarias en el combate al narcotráfico, al tráfico de armas; sin embargo, en el combate a la trata no se invierte“

La directora de la ONG APRAMP, Rocío Mora desvela algo realmente deplorable:

Están captando a niñas en sus países de origen y las están trasladando a España porque nuestro país está demandando carne humana que se pone sobre la mesa“.

El inspector jefe de la Policía Nacional del la UCRIF (Unidad Contra las Redes de Inmigración y Falsedades Documentales), José Nieto, explica que:

Existen menores víctimas de trata, pero porque la gente demanda menores de edad“.

La trata existe porque existe la prostitución y la prostitución existe porque la demanda no cesa, al contrario, va en aumento, el 39 % de hombres en nuestro país ha consumido o consume cuerpos de mujeres y niñas a la carta.

En el mundo, 1,8 millones de personas sufren la lacra de un delito cuya magnitud y rentabilidad solo es equiparable al tráfico de drogas y de armas.

La mayoría de las víctimas de trata en España proceden de la Unión Europea (65%), principalmente Bulgaria, Rumania, Holanda, Polonia y Hungría, y el resto de otros países como Nigeria, Brasil, China, Vietnam y Rusia.

La alta demanda de sexo de pago en España es una de las causas directas de la trata de seres humanos con fines de explotación sexual y estas “necesidades del mercado de sexo de pago” sólo pueden ser cubiertas con mujeres víctimas de explotación sexual.

Unas 45.000 mujeres y niñas son víctimas de trata en España, un negocio que mueve unos cinco millones de euros cada día.

Muchas de estas mujeres son amenazadas con que si no cumplen las órdenes, sus familias en sus países sufrirán las consecuencias.

Hablamos de la tercera fuente ilegal de ingresos en el mundo después del tráfico de armas y de drogas.

Aproximadamente un 90% de las víctimas de trata con fines de explotación sexual son mujeres y niñas, y hasta un 50% son menores de edad.

Ya en el 2004 Save The Children denunció que los españoles se encuentran entre los ciudadanos de países del Mundo que más turismo sexual practican con menores. Y denunciaban que más de 5.000 niños y niñas españoles estaban atrapados en redes de prostitución.

Una realidad que no queremos ver: Cada vez más chicos jóvenes pagan por sexo

Todos tenemos en mente el perfil clásico del cliente de este tipo de lugares: señores de una edad a veces encorbatados.

Según informa la policía el perfil ha cambiado. Hoy en día las pandillas de chicos han incorporado acudir a un club como parte de su ocio. Y también hay chicos que van solos. Cada vez más.

En el libro de Mabel Lozano “El Proxeneta” un ex proxeneta cuyo sobrenombre es “El Músico” y que ahora ayuda a la policía, explica por qué cada vez más jóvenes pagan por sexo.

“Vosotros, los que os dedicáis a luchar contra la trata, lleváis trabajando con los jóvenes muy poco tiempo. Yo he empezado a dar charlas en institutos hace dos años. Ellos llevan agasajando a los chavales jóvenes décadas. Los jueves se les vaciaban los puticlubs: los hombres pasaban el fin de semana con sus familias. Así que los tratantes se lo curraban para convertirlos en discotecas. Llevan 30 años trabajando en hacer cantera. Se han anunciado en radios de provincia hasta la saciedad, han patrocinado equipos de fútbol, han hecho verdaderos esfuerzos para captar a clientes más jóvenes.”

De la prostitución al tráfico de drogas y a la servidumbre

La falta de oportunidades, la insuficiente formación e información, la falta de empleo y recursos económicos por parte de muchas de las mujeres y niñas en el mundo, unido al hecho de que cada vez con más frecuencia es la mujer la que debe sostener económicamente a un grupo familiar, las empuja a abandonar su entorno buscando una vida mejor, lo que las sitúa en situación de riesgo para la explotación sexual.

Algunas mujeres que han sido víctimas de trata y forzadas a prostituirse, terminan siendo obligadas a traficar con drogas cuando ya enfermas no sirven para conseguir dinero en la prostitución y al final terminan en la cárcel.

“Las mafias de la trata de blancas muchas veces llevan paralelamente el negocio del narcotráfico y las mujeres, sin quererlo, terminan siendo mulas”.

En muchas ocasiones las mujeres acaban siendo también víctimas de servidumbre doméstica y explotación laboral.

¿Por qué crece? ¿Por qué a las mafias les resulta rentable?

Cuando trafican con droga o armas, una vez que lo venden se acaba, hay que buscar más, mientras que una esclava sexual es vendida muchas veces a lo largo de un día. Se invierte muy poco dinero en el “producto” en relación al beneficio que se obtiene.

Comprar una persona en el siglo XXI puede costar menos de 150 euros mientras que explotarla durante un mes puede generar como mínimo 6.000 euros.

Prueba de ello es que últimamente el Estado Islámico ha pasado a incrementar los secuestros de mujeres, siendo más rentable que el tráfico de armas o el petróleo.

Gran parte de la sociedad y de las autoridades de los países se alarman menos por el tráfico de esclavas sexuales, que por el de armas o drogas.

¡La dificultad para la venta del producto es mínima!

La “alegalidad” de la prostitución en España favorece su crecimiento

La prostitución en España se encuentra en una situación de “alegalidad”, es decir no es legal ni ilegal y su ejercicio libre, es decir, cuando una persona decide ejercerlo y quedarse con el beneficio no está penado en todo el territorio español.

Esta situación de “alegalidad” parece que hace de nuestro país un “paraíso” para los tratantes de “esclavas sexuales.

Llama poderosamente la atención como algunos medios hablan de los “tratantes de esclavas sexuales” como “empresarios“. Así podemos leer por ejemplo en un medio de comunicación:

“Empresarios del sector de la prostitución de Madrid y de Barcelona se quejan de la llegada de un gran número de “escorts rusas” desde el inicio de verano.” (enlace)

¿Por qué los medios hablan de los tratantes de esclavas como “empresarios”?

¿Por qué medios de comunicación como el ABC o El Mundo continúan publicando anuncios de venta de sexo?

Vamos a hablar claro, las personas y organizaciones que utilizan “la trata de mujeres” no son “empresarios” son “delincuentes” y los medios que colaboran publicando e incitando y las personas que silencian esta lacra, conociéndola, son “cómplices”.

La buena noticia es que en España se ha dado un “paso de gigante” en la lucha contra el tráfico de mujeres y la importancia de la Red Española contra la Trata de Personas (RECTP), compuesta por más de 32 organizaciones “que trabajan con estas mujeres”.

Como dice Mabel Lozano:

“La trata no es un problema de las mujeres, es una cuestión de justicia social y derechos humanos que nos involucra a todos”.

 

Comparte este artículo: