Un hombre mata a su pareja, hiere a su hijo y se suicida en un pueblo de Burgos

Comparte este artículo:

Un hombre mata a su pareja, hiere a su hijo y se suicida en un pueblo de Burgos

Rafael Velázquez cogió una escopeta y disparó a su mujer, Josefa Santos. La mató. Disparó a su hijo, al que hirió de gravedad. Y después se suicidó. Ocurrió este miércoles en Villagonzalo Pedernales, una localidad de 1.785 habitantes a pocos kilómetros de Burgos. El hijo, de 29 años, está en la UCI del Hospital Universitario de Burgos, “estable dentro de la gravedad”, según el último parte médico, de este jueves, después de la operación a la que fue sometido tras ser ingresado de urgencia. La bala que le alcanzó lo hizo en el cuello y afectó a la médula espinal.

A su madre, Josefa Santos, la conocían por Pepi en el pueblo, tenía 55 años y trabajaba en el comedor del colegio público del municipio. Ella es la víctima mortal 37 por violencia machista en lo que va de año, la 1.012 desde que hay datos oficiales, en 2003. Su marido, su asesino, tenía 56 y este miércoles iba a ser su último día de trabajo en una oficina bancaria de la capital burgalesa antes de comenzar su prejubilación.

Fue la otra hija de ambos, R. V. S, de 34 años, quien avisó a emergencias cuando llegó a la casa, donde vivían los cuatro. Sobre las 13.43, después de haber pasado la mañana haciendo diligencias, encontró a su padre, muerto y con la escopeta en las manos. A su madre en otro lugar. Y a su hermano, en otro espacio de la casa, en medio de un gran charco de sangre y, según el subdelegado, “más o menos consciente, aunque sin poder moverse”. Tanto los servicios de emergencia como la Guardia Civil llegaron poco después al domicilio familiar, en la calle Tresparral. Confirmaron las muertes del matrimonio y trasladaron al hijo al hospital de la capital burgalesa.

El subdelegado del Gobierno explicó que Rafael Velázquez era cazador y tenía permisos en regla tanto de escopeta como de rifle. También confirmó que no constaban denuncias previas y aseguró que la otra hija del matrimonio “no pudo contar ninguna situación problemática en casa”. Sin embargo, en el 79% de los asesinatos machistas las mujeres no habían denunciado o no constaba que lo hubiesen hecho, según datos de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género. El miedo al agresor, a no ser creídas y el efecto sobre sus hijos frenan a las víctimas.

La alcaldesa del municipio, la socialista Purificación Ortega, explicó que estaban consternados: “No puedo ni creérmelo”. Según Ortega, la mujer era muy conocida en el pueblo. El Consistorio ha decretado tres días de luto oficial y ha convocado una concentración para este jueves a las 12.00 en la Plaza Mayor. Los vecinos, además, se concentraron pocas horas después de conocer el asesinato en memoria de la víctima. La segunda por violencia machista en la provincia de Burgos en el mes de julio, tras el asesinato de una mujer de 28 años el pasado día 8, Monika Asenova, en Salas de los Infantes.

El teléfono de atención a las víctimas es el 016 y atiende las 24 horas en 51 idiomas. No deja rastro en la factura, aunque es preciso borrarlo del registro de llamadas.

Comparte este artículo: