Tercera muerte violenta de una mujer en Cantabria en 2019

Comparte este artículo:

Tercera muerte violenta de una mujer en Cantabria en 2019

Maruchi Rodríguez es la tercera mujer muerta de manera violenta en lo que va de año en Cantabria. De confirmarse que es víctima de violencia machista, sería la segunda tras el asesinato de Rebeca Cadete en enero, en Laredo. Rebeca tenía 26 años y murió desangrada tras una agresión de violencia extrema que pudo desencadenarse por los celos de su expareja, Tomás Maestre. Así lo consideraron las autoridades, que relataron que la joven recibió hasta veinte puñaladas, algunas de ellas en el cuello y en el tórax de carácter mortal.

Cuando llegaron al lugar los sanitarios del 061 ya no se pudo hacer nada por su vida. Todo ocurrió ante la presencia de dos compañeras de piso de la fallecida. Ambas narraron a los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil la cronología de los hechos.

Según la declaración, Maestre, de 29 años, llegó por la noche a la vivienda de su ex novia, llamó al timbre y las moradoras se negaron a abrir la puerta. Pero el homicida no se conformó. Insistió «dando golpes a la puerta y llamando al timbre» hasta que finalmente pasó al interior. Fue en ese momento cuando la emprendió a patadas y puñetazos contra la víctima y después empuñó el arma blanca con el que «la degolló», la apuñaló y provocó heridas de gravedad por todo el cuerpo.

Edificio de La Inmobiliaria donde se produjo el crimen.
Edificio de La Inmobiliaria donde se produjo el crimen. / Luis Palomeque

La otra muerta violenta ocurrió el pasado viernes en Torrelavega, concretamente en la calle Julio Ruiz Salazar del barrio Covadonga. El cadáver de la víctima fue localizado por los bomberos de la ciudad cuando acudieron al segundo piso del número 51 para abrir la puerta después de recibir el aviso de un sobrino de la víctima. Al entrar en la casa encontraron a la mujer ya sin vida con dos cortes -uno en el cuello y otro en el cuerpo-, y creen que podría llevar horas muerta. Las dos mujeres eran cuñadas y vivían juntas en el piso junto al marido de la víctima.

El bloque de viviendas en el que se produjeron los hechos se encuentra ubicado junto a los bares Jaime y Las Rejas, en el popular barrio Covadonga, entre cuyos vecinos produjo una gran conmoción el suceso.

Comparte este artículo: