El Cementerio Civil de León guarda los restos de más de setenta represaliados sin identificar

Comparte este artículo:

Los trabajos para la exhumación de Genara durante el primer fin de semana de junio confirman lo registrado en los mapas de enterramientos, que defienden que en esta zona del camposanto leonés descansan los restos sin identificar de un gran número de víctimas del franquismo

La crueldad de un régimen se mide por su dureza a la hora de aplicar la ley, por el castigo que ejerce en caso de no cumplir con el ordenamiento jurídico establecido y por la capacidad de despojar al ciudadano de cualquier atisbo de libertad.

En la escala de la crueldad, el diablo está en los detalles. Y en el gran ramillete que ofrece el Franquismo, hay uno que estremece.

En el mapa de enterramientos del Cementerio Civil de León llama la atención cómo un buen número de fallecidos dejaron este mundo por una ‘parada cardiaca’. Nada extraño si no fueran personas de entre 20 y 40 años que murieron, según apuntan todas las pesquisas, tras los disparos de un fusilamiento que desencadenaron la mencionada parada cardiaca.

Un hallazgo novedoso

Con los trabajos desarrollados en el camposanto leonés para exhumar a Genara, la maestra de Cirujales asesinada por el régimen en 1941, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha dado con un hallazgo notable.

Durante las labores de exhumación, la Asociación excavó a la izquierda de la tumba de la maestra leonesa encontrando los restos de un hombre de unos 32 años gracias al que pudieron cerciorarse de que estaban en el lugar correcto. El libro de enterramientos no se equivocaba.

«Estamos investigando si este hombre fue un represaliado que pasó por la cárcel o fue una muerte normal», explica Marco González, vicepresidente de la ARMH.

Este hallazgo confirma que, en el Cementerio Civil de León podría haber «entre setenta y ochenta cuerpos de represaliados del Franquismo», según asegura Marco.

Salvo un grupo de protestantes, la zona cuenta con enterramientos de fusilados o prisioneros muertos en la cárcel. De hecho, en el Cementerio Civil se encuentra el guerrillero Marcelino de la Parra, fallecido en 1948.

Así te hemos contado la labor de la ARMH

Y aquí llegan las dudas. Desde la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica desconocen el criterio de las autoridades franquistas para enterrar en ese lugar a partir de 1940. La cuestión tiene relevancia, ya que «hubo cientos de represaliados, cuyos nombres y apellidos están en el monumento de la capilla laica, enterrados en la parte católica», como describe Marco González.

Por delante queda un trabajo interesante para poner nombre a las tumbas anónimas, aunque la ARMH solo actúa si la familia lo solicita.

¿Quién está allí?

Lo que parece claro es que bajo el suelo del camposanto civil podrían reposar los restos de Eduardo Álvarez, prisionero del Campo de Concentración de San Marcos, que figura como muerto por neumonía en 1939. Las duras condiciones del penal también habrían acabado con otros tantos en cuyas muertes se apunta a la tuberculosis, como es el caso de un prisionero de Sosas de Laciana fallecido a los 26 años.

El problema para cuantificar cuántos cuerpos están allí es, precisamente, la causa de la muerte. La crueldad del Franquismo a la hora de apuntar las razones podría llevar a errores, ya que en el registro de las muertes entre el 28 de diciembre de 1938 y el año 1983 figuran 49 fallecidos por ‘parada cardiaca’ y varios por ‘shock traumático desconocido’ del total de 133 cuerpos que reposan allí, de los que entre treinta y cuarenta personas fallecieron de causas ‘normales’.

Y no solo hay leoneses. Vecinos de Chillón y Torre de San Juan Abad (Ciudad Real), Asturias, Ribas del Penedés y Figueras (Cataluña), un granadino de Lújar y un toledano de Madridejos son algunos de los orígenes de aquellos que fueron juzgados y fusilados en un León que entraba en una de sus etapas más negras de la historia.

 

https://www.leonoticias.com/leon/cementerio-civil-leon-represaliados-guerra-franquismo-20190608174653-nt.html

 

Comparte este artículo: