Malva se pone en marcha en Valladolid contra los vientres alquiler, la prostitución y la pornografía

Comparte este artículo:

La abolición de los vientres de alquiler, la prostitución y la pornografía son los tres objetivos con los que da sus primeros pasos la plataforma Mujeres Abolicionistas Libres de Valladolid (Malva), un colectivo feminista que comenzó a gestarse a primeros de año y que esta mañana se presentó en sociedad.

La coordinadora de la plataforma, Ana Bataller, destacó que Malva representa a un feminismo “popular”que combate todos los ataques a la dignidad de las mujeres.“El feminismo no es un movimiento para acabar con los hombres, es un movimiento para luchar por los derechos humanos. No somos bichos raros, somos parte de la sociedad y tenemos claro que cuanto más feminista sea la sociedad, más feliz y más igualitaria será”, aseveró.

En este sentido, Rocío Mielgo, una de las portavoces del colectivo, reconoció que aunque el movimiento feminista en España y en Castilla y León nunca ha sido tan fuerte como ahora, en los últimos meses se está produciendo una “contrarreforma” encabezada por los partidos de derechas, con Vox a la cabeza, por la Iglesia y por asociaciones afines como ‘Hazte oír’ o Abogados Cristianos, informa Ical.

Mielgo calificó de “caza de brujas” la política de Vox en la Junta de Andalucía contra los trabajadores y asociaciones que trabajan en la asistencia a la víctimas de violencia machista, y también denunció los intentos de algunos partidos, como Ciudadanos, que pretende regular por ley la prostitución y gestación subrogada. No obstante, las críticas más duras fueron para el partido de Santiago Abascal, al que acusó de querer “arrasar” con todo el movimiento feminista.

Además, según argumentó, uno de los gérmenes de Malva fue combatir los postulados de los partidos políticos que intenta legalizar actividades que convierten los cuerpos de la mujeres en mercancías con las que se puede comercializar. “Consideramos vital que Valladolid cuente con un colectivo que luche contra todas las formas de violencia de género, incluidas la pornografía, la prostitución y los vientes de alquiler”.

Mielgo también recalcó que Malva es un colectivo abolicionista que defiende los derechos humanos y que lucha por la igualdad. “Las mujeres ni somos objetos de comercio ni existimos para el servicio sexual o reproductivo de quien puede pagarlo. Tanto la prostitución como los vientres de alquiler prácticas incompatibles con igualdad”, afirmó.

Gafas Moradas

Malva, que su acto de presentación fue apadrinada por la exmagistrada y jurista Elena Rábade, y por Zuriñe Ojeda, cofundadora de la asociación feminista Gafas Moradas de Bilbao, también anunció que ya tiene muy avanzada la organización para el próximo otoño de un ciclo de conferencias de escritoras feministas que contará con la colaboración de la Universidad de Valladolid.

En su intervención, Elena Rábade repasó las conquistas sociales realizadas por las mujeres en España en las últimas décadas, pero denunció que aunque la igualdad existe en el “papel, está muy lejos de ser una realidad objetiva”. La exmagistrada argumentó que la sociedad actual, en todos sus ámbitos y órganos de poder, sigue estando impregnada de una ideología que considera a las mujeres seres “frágiles y menores de edad”, lo que motiva que cuando se denuncian delitos como violaciones, acoso o violencia de género siempre se ponen duda las afirmaciones de las víctimas.

http://www.diariodevalladolid.es/noticias/valladolid/malva-pone-marcha-valladolid-reclamar-abolicion-vientres-alquiler-prostitucion-pornografia_154179.html


 

INTERVENCIÓN MALVA

Gracias

En enero un grupo de mujeres que queriamos manifestarnos el 8 de de marzo nos encontramos con que la agenda del 8 de marzo no incluia varíos aspectos de la lucha contra la violencia de género, que son el abolicionismo de la prostitución, pornografía y vientres de alquiler y nos propusimos llegar al 8 de marzo con ese mensaje, sacamos una pancarta y una hoja explicando porque que nos consideramos abolicionistas.

Estamos viviendo un momento histórico de avance de la lucha por la igualdad, donde la lucha feminista no solo en el estado Español, sino tambien a nivel internacional ( el movimiento “nosotras paramos” del reino unido, “Ni una menos, vivas nos queremos” en Argentina, etc…) esta en auge y saca a la calle a millones de personas, tan solo en Castilla el último 8 de Marzo se movilizaron más de un millon de personas, con una gran presencia de mujeres jóvenes, pero como una ola, la reacción del patriarcado no se ha hecho esperar y nos encontramos con 2 fenómenos que están haciendo retrocer los avances antes mencionados.

Por un lado la contraofensiva de la derecha fascista con vox a la cabeza en unión con la iglesia católica y colectivos afines. El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, el 5 de Febrero afirmó que “la amenaza más grande que en este momento tiene la humanidad” es la ley de género, la enseñanza de género y la “ideología de género”, sin olvidar la persecución del colectivo de abogados cristinos a los colectivos que defienden el derecho al aborto o los reiterados autobuses de Hazte oir,

Como una nueva caza de brujas la derecha ha iniciado una persecución contra la ley de violencia de género, las organizaciones de asistencia a víctimas y contra los trabajadores de los distintos servicios. No es una novedad que la derecha y la Iglesia unan sus fuerzas para sabotear los avances de las mujeres en la conquista de sus derechos; la dictadura franquista es buena muestra de ello.

2º fenomeno es el intento de legalizar/normalizar la prostitución, pornografia y vientres de alquiler: Vivimos en un mundo globalizado, con total libertad de movimiento de capitales y de mercancias, sin ningún tipo de restricción, que ha creado grandes bolsas de pobreza, que afecta especialmente a las mujeres. Un mercado que ha entendido que los cuerpos de las mujeres son una mercancía para su explotación (mano de obra más barata, vasijas para los vientres de alquiler y cuerpos para el tráfico de personas, prostitución y demás negocios relacionados con el sexo), empujando a muchas mujeres a situaciones de migración, a que los vientres de alquiler, la prostitución y resto de negocios relacionados con el sexo, se conviertan en opciones de supervivencia.

Son Inversores en busca de beneficios, nuevos mercados de los que sacar rentabilidad a costa de la explotación de las mujeres.

El Estado Español se encuentra entre los tres primeros países de Europa en demanda de prostitución, es uno de los principales destinos de turismo sexual en Europa, hay más de 1.500 clubes de prostitución, un negocio que mueve cinco millones de euros diarios y genera más beneficios que el narcotráfico. Naciones Unidas calcula que en España son prostituidas cerca de 350.000 mujeres, de las cuales el 80% son extranjeras en situación de migración irregular provenientes de Brasil, Colombia, Nigeria, Rumanía, Rusia y Ucrania. Sin embargo, existe una impunidad absoluta porque esta explotación es disfrazada por los proxenetas como prostitución consentida. España ha pasado de ser país de tránsito de mujeres en prostitución a ser el tercer país en turismo sexual después de Tailandia y Brasil. Es la puerta de entrada de las redes de trata a Europa. Prostitución y trata de personas son realidades indisociables; sin la trata de mujeres sería imposible atender la demanda existente. Dar cobertura a la demanda de prostitución y de vientres de alquiler que hoy existe es imposible si no hablamos de trata de mujeres, de secuestros, de engaños, amenazas y otros tipos de violencia y sobre todo de mucha pobreza.

El alquiler de vientres es una forma de violencia contra las mujeres. Constituye explotación reproductiva de mujeres en situación de vulnerabilidad y tráfico de menores. Convierte a los menores en objeto de comercio.
Se estima que el comercio del alquiler de vientres genera, a nivel global, 6.000 millones de euros anuales. Millones que enriquecen a quienes venden menores y explotan mujeres, pues ellas perciben menos del 1% del total de este negocio.
La vida de las mujeres prostituidas y vientres de alquiler es una historia de expulsión. Las expulsan de sus entornos familiares y sociales, las privan de sus propias vidas, las despojan de su humanidad. Consideramos que la prostitución, la pornografia y los vientres de alquiler son una forma de violencia de género que apuntalan y perpetúan la opresión sexual de las mujeres..

SOMOS ABOLICIONISTAS por que nos mueve el respeto a los derechos humanos, la creencia que de las mujeres no somos objeto de comercio y, de que no existimos para el servicio sexual ni reproductivo de quien pueda pagarlo y porque creemos que la prostitución y alquiler de vientres son prácticas incompatibles con la igualdad, que vulneran los derechos humanos y reproducen la jerarquía sexual patriarcal.
La causa primera y última del abolicionismo es la liberación de las mujeres. Acabar con la demanda. La educación afectivo-sexual es una herramienta imprescindible para cambiar el modelo de relación entre mujeres y hombres. El abolicionismo tiene como prioridad la promoción de alternativas de salida, con una asistencia integral que incluya la protección efectiva, la regularización administrativa para las migrantes, una Renta Básica, atención psicosocial, asistencia sanitaria, formación y salidas laborales, para que las mujeres puedan abandonar la prostitución de forma segura.

Orgullosas de lo que defendemos y de llamarnos a nosotras mismas abolicionistas. Orgullosas porque luchamos por una vida digna y libre de explotación y sometimiento para todas las mujeres

 

 

 

Comparte este artículo: