Decenas de repartidores protestan frente a la sede de Glovo en Barcelona por la muerte de un mensajero

Varias mochilas de Glovo frente a su sede en Barcelona, en la protesta de repartidores por la muerte de un mensajero. Imagen cedida por Élite Taxi a eldiario.es
Comparte este artículo:

Bicicletas tiradas en el suelo y algunas mochilas de reparto de Glovo envueltas en llamas. Varias decenas de personas, muchas repartidores de plataformas digitales, se han congregado esta tarde frente a la sede de la empresa de repartos a domicilio Glovo en Barcelona para protestar por la muerte de un mensajero este sábado por la noche. El joven, de 22 años y procedente de Nepal, según explican a eldiario.es repartidores que habían coincidido con él, falleció en un accidente de tráfico con un camión de la basura en el centro de la ciudad condal.

“La gente estaba muy indignada, porque es que nos sentimos un poco como la carne que se echa a los leones. Somos sustituibles, si no te gusta este trabajo, te dicen que te puedes marchar, ya tienen a un montón de gente que lo quiere hacer”, explica a eldiario.es Badr Eddine Hilali (conocido como Naruto), repartidor en Barcelona y presidente de la Asociación Autónoma Riders.

La concentración de protesta había sido convocada para las 16 horas de este domingo por el colectivo RidersxDerechos, que denuncia las precarias condiciones de trabajo en estas plataformas y reclama que los mensajeros sean considerados trabajadores laborales y no autónomos. Además, había sido difundida varios numerosos sindicatos y colectivos sociales, en recuerdo del repartidor fallecido, que portaba una mochila de reparto de Glovo en el momento del accidente.

Mañana, RidersxDerechos ha vuelto a convocar una nueva concentración frente a la sede de la empresa en Barcelona, a las 12 de la mañana.

Protesta de repartidores de plataformas frente a la sede de Glovo en Barcelona por la muerte de un mensajero.
Protesta de repartidores de plataformas frente a la sede de Glovo en Barcelona por la muerte de un mensajero. Imagen cedida por Élite Taxi a eldiario.es

Varias repartidores (o riders, como también se conoce a estos mensajeros de plataformas digitales) han dejado sus bicicletas en el suelo y depositado velas en recuerdo del joven. Uno de los manifestantes ha introducido una vela dentro de una de las mochilas, que ha empezado a arder junto con las demás. Los bomberos han acudido al lugar, pero al final no han tenido que intervenir y han dejado que el fuego se extinguiera solo en presencia de varias dotaciones de los Mossos d’Esquadra.

La empresa catalana ha difundido un comunicado en el que “lamenta profundamente la muerte de un repartidor en Barcelona por un accidente de tráfico” y asegura que está “colaborando estrechamente con las autoridades para determinar las causas de este lamentable suceso”.

También ha criticado “el ataque a su sede en Barcelona” y condenado “la violencia y manifestar su profundo rechazo a la misma”. En general, la concentración se ha desarrollado sin incidentes, con algunos momentos de tensión cuando algunos de los presentes han intentado entrar en el edificio de Glovo. “La compañía ha necesitado protección de las fuerzas de seguridad”, recoge el comunicado de la empresa.

Badr Eddine Hilali explica a este medio la “gran indignación” que compartían muchos de los congregados en la protesta por la respuesta de Glovo. “Al principio no habían dicho nada, luego nos han mandado un comunicado”.

Repartidores contactados por este medio denuncian la peligrosidad de la actividad y alertan de que el algoritmo de estas plataformas digitales, que premia entre otros factores la rapidez en las entregas, supone un riesgo para la salud de los mensajeros.

Repartidores de plataformas digitales dejan sus bicicletas en el suelo en la protesta por el fallecimiento de un mensajero.
Repartidores de plataformas digitales dejan sus bicicletas en el suelo en la protesta por el fallecimiento de un mensajero. Imagen de Naruto cedida a eldiario.es

En la manifestación, los presentes han gritado proclamas como “nativa o extranjera, la misma clase obrera”. Badr Eddine Hilali explica que había coincidido “dos veces o así con el chico fallecido, llevaba muy poquito tiempo aquí, no hablaba muy bien español”.

Gran parte de los repartidores que reparten en estas plataformas digitales, como autónomos porque las empresas consideran que no existe una relación laboral (pese a los dictámenes de Inspección de Trabajo que así lo apuntan), son de nacionalidad extranjera, debido sobre todo a las facilidades para comenzar a trabajar para ellas.

Comparte este artículo: