En defensa de Castilla. Tod@s a Madrid el día 31

Comparte este artículo:

El domingo 31 de marzo una gran movilización popular volverá a llenar las calles del centro de Madrid. En esta ocasión se trata de dar visibilidad a un gravísimo problema que afecta muy especialmente a Castilla, también a Aragón, cual es la despoblación.  De las 17 provincias que conforman las comunidades castellanas, 11 tienen a mas del 80% de sus municipios en proceso de extinción: Soria; Zamora; Bugos; Ávila; Salamanca; Palencia; Guadalajara; Segovia; Cuenca; La Rioja y Valladolid. León por su parte pierde miles de habitantes cada año.

El conjunto de esas 11 provincias referidas, con una dramática involución demográfica, está “liderado” por Soria, con un 94% de sus municipios en proceso de desaparición, seguida por Zamora en dónde el porcentaje alcanza el 93%.

La despoblación no es un proceso inevitable ni casual y desde luego se puede revertir si se adaptan las políticas adecuadas para ello en todos los frentes que condicionan tal proceso. Como es obvio la despoblación es un fenómeno complejo, pero como decimos perfectamente abordable.

Lo primero que hay que señalar es que sin una política muy activa en todos los ámbitos, el fenómeno de la despoblación, que no es si no una una expresión del proceso global de involución social y económica de la mayoría de la provincias castellanas, avanzará inexorablemente .

Hay un contexto institucional al que podríamos llamar el nivel estructural, sin cuyo cambio es imposible una reversión real del proceso de despoblación, del proceso de involución demográfica y social. Nos estamos refiriendo al nivel de la organización territorial del conjunto de Castilla, al sistema de las autonomías enmarcado en el Régimen del 78. Esta organización territorial, a Castilla no le trajo más que problemas. Dividió a sus territorios históricos en cinco comunidades autónomas, configuró dos autonomías pluriprovinciales: Castilla y León; y Castilla La Mancha que solamente, especialmente en el caso de la primera, han servido para reforzar los desequilibrios interprovinciales. Esa organización autonómica de Castilla ha dejado además a Madrid fuera de la autonomía de Castilla La Mancha (por cierto por imposición de Jordi Pujol), reforzando el carácter metropolitano de esta y potenciando su desvinculación del conjunto de Castilla. Impidiendo por tanto cualquier plantificación institucional que incorporará las potencialidades de Madrid al resto de territorios castellanos. Paralelamente hubo una posición radical de las fuerzas que apoyan al régimen monárquico para impedir que se llevara adelante cualquier proceso de comarcalización . Si a ello añadimos la intensificación del proceso de colonización interior sufrido por Castilla a partir de la entrada en la UE, el menú esta completo.

En nuestra opinión sólo con una organización institucional y territorial adecuada: República; disolución de la autonomías pluriprovinciales y transferencia a las Diputaciones provinciales de sus competencias, previa democratización de estas con la consiguiente elecciones por voto directo en base a toda la población mayor de 16 años; con la constitución oficial de las comarcas y de un organismo coordinador y director del conjunto de las cuestiones comunes a las 17 provincias castellanas, se garantizará estratégicamente, un futuro digno, próspero y pleno para nuestra tierra y nuestro Pueblo.

Como es obvio también tenemos y podemos hacer muchas cosas en lo concreto para evitar que el deterioro de nuestra realidad se intensifique, la movilización del próximo domingo 31 es un buen exponente de ello, pero hay muchas más cosas: la lucha contra la instalación de macro-granjas en el norte y sur de Castilla. La lucha contra la instalación de minas al servicio del capital transnacional. La lucha contra la nuclearización de nuestro territorio . La lucha en defensa del Sistema Sanitario Público y la Educación Pública. La lucha por el mantenimiento de estructuras de seguridad en el mundo rural, objeto de robos sistemáticos de bienes habitualmente relacionados con la producción agrícola y ganadera. La defensa de los recursos culturales y patrimoniales de Castilla y muy especialmente de su medio rural…

Las mujeres y l@s jóvenes tienen una especial importancia en el desarrollo de esta lucha. Una buena parte de las iniciativas en defensa de la tierra y de los servicios públicos están protagonizados por mujeres y jóvenes, este es un dato para la esperanza. Sin la lucha de las mujeres, sin la lucha de l@s jóvenes no hay futuro para Castilla

El día 16 de marzo, el movimiento comunero, estuvo presente en una gran movilización en Madrid en apoyo al derecho a decidir, por las repúblicas y contra la represión. El día 31 estaremos para denunciar las políticas que destruyen nuestros pueblos. Los responsables últimos de ambas cuestiones son los mismos: el bloque dominante español, absolutamente abúlico, ignorante, antipatriota… que sólo aspira a seguir viviendo parasitariamente del Pueblo trabajador. Son esos que se escandalizan del más que razonable planteamiento del Presidente democrático de México, López Obrador, que simplemente demanda un proceso de reflexión sobre el proceso de la conquista de América, que sirva para construir un relato común,  desde un perspectiva progresista.

En Castilla la buena gente y con un mínimo de nivel cultural, siempre lo ha tenido claro y tenemos que volver a recordar los escritos de Fray Bartolomé de las Casas, la posición de los referentes mas importantes de la Escuela de Teología de Salamanca, que denunciaban las atrocidades cometidas en la colonización de América, lo que no significa que otras colonizaciones fueran aún mucho más brutales. O la llamada “controversia de Vallaldolid” (1550-1551), sobre los derechos de las poblaciones indígenas de América.

Tenemos también que recordar que mientras las tropas imperiales de Carlos V de Alemania estaban conquistando mesoamerica, lideradas por Hernán Cortés, estaban también realizando la conquista de Castilla, en este caso lideradas por Adriano de Utrech, que por ese “servicio” seria nombrado regente de Castilla en 1520 y posteriormente Papa en 1522,  contra la resistencia Comunera a ese proyecto imperial. Resistencia comunera que condicionó una brutal represión sobre nuestro Pueblo, además de la desarticulación de su soberanía económica y política.

Visto desde la Castilla Republicana y Comunera, sería del mayor interés hacer esa reflexión que demanda el Presidente de México.

Luchar por la república, luchar por la recuperación del movimiento comunero, es la linea estratégica para luchar contra la despoblación de Castilla y su involución económica.

 

Izquierda Castellana a 29 de marzo de 2019

 

 

 

 

 

Comparte este artículo: