‘Existir es resistir’ inaugura las quintas jornadas con Palestina de Valladolid

Comparte este artículo:

En un repleto auditorio del Centro Cívico Bailarín Vicente Escudero, el documental ‘Existir es resistir’ del periodista malagueño Javier Díaz Muriana ha inaugurado las quintas Jornadas de Valladolid con Palestina y contra el apartheid israelí. Además de esta proyección, su primera actividad, la programación la Plataforma Solidaria con Palestina de Valladolid se completará con tres charlas los próximos miércoles hasta culminar con una fiesta en el bar La Bici el 5 de abril.

En palabras de su director, es una “road movie que fue grabada en diciembre de 2017 durante las movilizaciones que llevaron a miles de palestinos a las calles para protestar contra la decisión de Donald Trump de mover la embajada de los Estados Unidos a Jerusalén”. “Existir es Resistir no solo es un grito de resignación, sino que define a la perfección una filosofía de resistencia y lucha ante los envites del sionismo”, continúa Javier Díaz Muriana en el texto leído por las representantes de la Plataforma, ante la justificada ausencia del autor, argumentando que “permanecer en las tierras en las que durante más de 70 años intentan expulsar a la población palestina es de una heroicidad estoica. Por eso seguir existiendo como palestinas en una región que sufre la limpieza étnica continua es la mejor forma de resistencia”.

Nacido con la idea de visibilizar a los pocos israelíes que luchaban contra la ocupación desde un enfoque antisionista, ‘Existir es resistir’ es un proyecto de la Asociación Al-Quds realizado con el Centro de Información Alternativa (AIC) y la productora audiovisual EntreFronteras. Diaz Muriana anuncia que, con el material de este docuweb, han realizado un largometraje que se estrenará el próximo viernes 15 dentro del Festival de Cine de Málaga para el que ha sido elegido para participar en la sección oficial de la categoría de documentales.

Pilar Cea y Henar Redondo, de la Plataforma, junto a Carmen Duce, de la Oficina de Cooperación Internacional de la Uva. FOTO: Jorge Ovelleiro
Pilar Cea y Henar Redondo, de la Plataforma, junto a Carmen Duce, de la Oficina de Cooperación Internacional de la Uva. FOTO: Jorge Ovelleiro

Dividido en varios capítulos, muestra distintas realidades de la palestina ocupada, como la de un campesino cuyos olivos y frutales fueron arrancados para construir un muro que le separa de sus tierras o incluso de la tumba de sus padres. Trata también la necesidad de la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) a Israel como “obligación moral” ya que “una persona honrada no colabora con un régimen de opresión”, argumentaba uno de los protagonistas del filme.

Analiza igualmente la falta libertad y las limitaciones que las fronteras impuestas en su propia tierra generan a la hora de acceder a la educación o recibir atención sanitaria, recogiendo el testimonio de una mujer palestina cuyo marido murió al no poder llegar la ambulancia. En otro de los pasajes se narra la historia de un activista que sufrió un disparado en la pierna durante una manifestación que se encontró camino de Ramala para hacer unas compras, tras lo que fue encarcelado.

Uno de los capítulos más emotivos es el que se desplaza a Nabi Saleh, la comunidad en la que vive la familia Tamimi “el apellido de la resistencia”. Meses atrás Ahed Tamimi, la jovencísima activista palestina mundialmente conocida por su enconada defensa de su pueblo y su familia frente al ejército israelí, visitó Valladolid tras salir de la cárcel para compartir en primera persona su lucha en el mismo auditorio en el que se celebró la proyección. Recogiendo el testimonio de varias mujeres, el documental explica cómo casi la totalidad de esta población ha sido herida por armas de guerra israelíes, siendo objeto de sus ataques todas las personas involucradas en la resistencia.

“Cuando terminéis de ver el documental, por favor, identificar y denunciar todos y cada uno de los actos comerciales y culturales en los que se legitime a Israel como un país normal. Veréis en la proyección que no lo es. Sumaos a la campaña BDS y decirle a Israel que así, no”, concluye el texto para la apertura de estas Jornadas del director de ‘Resistir es resistir’.

Antes de mostrar el documental, salvando una serie de fallos técnicos que retrasaron su inicio, la Plataforma Solidaria con Palestina de Valladolid presentó esta quinta edición de sus jornadas que llevan como subtítulo “La cultura no es neutral”, en referencia a la “desafortunada celebración del Festival de Eurovisión en Tel Aviv, y es que Israel utiliza la cultura como herramienta de normalización y lavado de cara ante el mundo, argumentando lo contrario, que la cultura no tiene fronteras”.

“Apoyamos el BDS cultural como medio pacífico para poner fin al apartheid israelí, la cultura sí es política”, argumentan subrayando que el mundo del arte tiene un papel clave en la lucha por la libertad y la justicia. “Damos las gracias a todas las personas que año tras año asistís y os solidarizáis con Palestina, estas Jornadas que nacieron hace cinco años sin vosotras no hubieran llegado hasta aquí”, agradecieron al comienzo del acto, destacando el apoyo de la Oficina de Cooperación internacional de la Uva.

Comparte este artículo: