San Juan de Dios ha recibido ya 120 casos del HUBU para operar

Comparte este artículo:

Con el estreno del año en curso el hospital San Juan de Dios iniciaba además del ejercicio, a sus cincuenta y pico, una nueva etapa. Y es que el 1 de enero, al compás de las campanadas, entraba en vigor su ansiada inclusión en la red asistencial pública. El acuerdo con Sacyl que contemplaba esta posibilidad se rubricó en diciembre y ampliaba al área quirúrgica la colaboración entre el centro del paseo de la Isla y el Hospital Universitario de Burgos.

En concreto, el convenio establece que el complejo deberá asumir al año 1.900 intervenciones, todas sin ingreso, «salvo que las circunstancias lo requieran», precisa su director, Juan Francisco Seco. Hacía ellas caminan «poco a poco», añade. En apenas dos meses han recibido 120 casos para operar en su quirófano, que les abría sus puertas a finales de febrero tras dedicar el comienzo del año al diseño de protocolos y la integración de sistemas informáticos que permita al San Juan de Dios y al HUBU compartir datos de los pacientes en común.

Ya roto el ‘hielo’ en cirugía general, en marzo la actividad quirúrgica se extenderá a traumatología, vascular y otorrinolaringología. Con la incorporación en abril de los procesos de oftalmología culminará la puesta en marcha progresiva de esta línea de cooperación con Sacyl, que alcanzará entonces la «velocidad de crucero».

El único quirófano que el complejo tiene en activo, «de momento», apunta Seco, dará respuesta a las nuevas demandas. Se operará en él un tipo de patología por jornada en horario de mañana y tarde, lo que facilitará, según subraya el director del hospital, acatar los exigentes protocolos de calidad y garantizar el cumplimiento de las medidas de seguridad e higiene.

El mencionado acuerdo con Sacyl tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2020 y podrá prorrogarse otros dos años si lo aprueba el Gobierno regional y si se mantienen las condiciones objetivas que motivaban su aprobación.

Para ejecutar su parte del ‘contrato’ San Juan de Dios ha tenido que invertir en equipamientos, «principalmente de electromedicina e informáticos», por un importe superior a 500.000 euros. También ha aumentado la plantilla, «en particular la de profesionales cualificados, médicos y enfermeras, vinculados con la actividad quirúrgica», apunta Seco, que estima que serán «entre 8 y 10» los fichajes, algunos compartidos con el complejo que la orden religiosa gestiona en León, con el que la Junta suscribía un acuerdo idéntico, que, en este sentido, determina que los especialistas que asuman estas labores no deben trabajar en la red pública.

En suma, el San Juan de Dios ronda los 120 empleados, a los que cabe añadir los de las empresas que prestan servicios «externos», como el de limpieza. Y subiendo: «Más allá de las obligaciones derivadas del convenio con Sacyl estamos reforzando la estructura del hospital y eso implica generar nuevos puestos», tales como los de nutricionista o responsable de mantenimiento. Además, en calidad de colaboradores se incorporaban a su cuadro médico especialistas en microbiología, cirugía maxilofacial y anatomía patológica, entre otras áreas, aumentando así el catálogo de servicios.

Y es que el centro que también mira al paseo de los Cubos tiene ‘vida’ más allá de los pacientes que llegan de la sanidad pública. De hecho, en total, aspira a alcanzar en 2019 las 2.200 intervenciones, sumando a las ‘obligadas’ las 300 que tradicionalmente realiza con carácter privado. El año pasado recibía también más de un centenar de pacientes lesionados en accidentes de tráfico, casos que se han incrementado de forma notable en los últimos años.

Las hospitalizaciones son el otro gran foco de actividad asistencial del San Juan de Dios. También en este caso la gran mayoría llegan del HUBU. Hasta el 1 de enero las derivaciones ‘apalabradas’ rondaban las 700, aunque las reales se aproximaban al millar. El mencionado convenio formaliza esta realidad y contempla el ingreso de 950 pacientes, 650 geriátricos y 300 paliativos. Ya llevan 200 en lo que va de año.

SOSTENIBILIDAD
Este aumento junto con las implantación de las intervenciones elevaban la cuantía económica a percibir de la Junta de 4,2 millones -aportados mediante conciertos de carácter limitado- a 5,3 millones. Está por ver, eso sí, que esta fórmula sea la que otorgue al San Juan de Dios la sostenibilidad que persigue con ahínco. Aunque queda lejos la «situación crítica» que estuvo a punto de acarrear el cierre en 2015, el déficit continua. «Buscamos un equilibrio. No queremos beneficio porque, de hecho, somos una institución sin ánimo de lucro y los acuerdos así lo imponen, pero necesitamos mantenernos e invertir en mejorar. Confiamos en que el convenio en vigor nos lo permita. Podremos saberlo al término de este año y en función de los resultados incluso aspiramos a ampliar las instalaciones», apostilla Seco.

Comparte este artículo: