La Gigantilla feminista apoya la Huelga 8M

Comparte este artículo:

El viernes 2 de marzo, la Asamblea Huelga 8M, salió a la calle con una compañera muy especial: la Gigantilla Feminista. Junto a la estatua de la castañera, se organizó un taller de  delantales para visibilizar la importancia  que tienen los cuidado en la sociedad. A menos de una semana para la gran cita, las calles de toda los territorios se tiñen de rebeldía y feminismo.

A lo largo de esta semana y de los días que preceden al 8 de marzo, los distintos colectivos que preparan la huelga feminista, han organizado una gran variedad de actos en la ciudad burgalesa: documental sobre cuidados, caceroladas por distintas zonas de la ciudad, charla sobre permisos de paternidad y maternidad, mesa redonda sobre pensiones, sanidad y educación, pasacalles feminista, difusión de información, taller de pancartas…y mucha presencia en la calle, con el objetivo de que este 8 marzo sea el inicio de un proceso de transformación social mucho más amplio y constante en el tiempo.

Son muchos los esfuerzos, las asambleas realizadas, la energía colectiva puesta, la indignación común que nos mueve para no volver a pararnos; el entusiasmo para mantener vivo el espíritu del año pasado, la creatividad para reinventarse y la ilusión de formar parte de un cambio de paradigma vital nos da fuerzas para seguir explicando los motivos de esta huelga feminista. Y es que es bastante curioso, que aún siga esta pregunta rodando por la mente de muchas personas cuando es demasiada obvia la respuesta; y no solo, dentro del movimiento feminista. Cualquier persona que se encuentre frustrada, agobiada por no llegar a fin de mes, vulnerable ante un sistema que lo aísla, sin las necesidades más básicas cubiertas, con el horizonte de un futuro incierto en cuanto a la sanidad, vivienda, empleo, pensiones, vínculos afectivos y habitando un entorno cada vez más destrozado por las ansias desarrollistas del capital, encuentra miles de motivos para salir a decir BASTA YA. Cada quien tendrá los suyos y todos valen para demostrar que unidas en las calles, somos una fuerza arrolladora capaz de desmantelar este sistema patriarcal que nos oprime y nos violenta.

 

La Gigantilla feminista en apoyo de la Huelga del 8 de Marzo

Salgamos ese día a la calle masivamente a imaginarnos cómo nos podríamos organizar  socialmente de otra manera, donde hagamos realidad las palabras de apoyo mutuo, solidaridad, cuidados, comunidad, vida sostenible; todo ello, pasa por dejar de relacionarnos desde las bases capitalistas que  hacen de la competición, el individualismo, el consumismo y el culto al dinero los ejes que atraviesan todas nuestras esferas vitales.

Siguiendo las palabra de la gran pensadora anarquista Emma Goldman, “si no puedo bailar, tu revolución no me interesa”, la canción de Arte Muhé sobre la huelga de este año transmite toda la emoción que encierra el 8M; así que, moviendo las caderas, el cerebro y el corazón, ese día se fraguará la revolución.

“La calle es nuestra otra vez, el silencio ahora es coraje, hoy paramos porque hay mucho que tejer, que esta huelga es imparable. LA CALLE ES NUESTRA OTRA VEZ”.

 

Deja un comentario

Comparte este artículo: