HONDURAS. Tres años sin aclarar el asesinato de Berta Cáceres (¿Y los artistas “de” Cúcuta?)

Comparte este artículo:

Este fin de semana se cumplieron tres años del asesinato de la líder ambientalista hondureña y defensora de los derechos humanos, Berta Cáceres, su familia continúa exigiendo justicia por su crimen.

Grupos defensores de los recursos naturales y familiares de Berta, asesinada el 2 de marzo de 2016, exigieron el pasado sábado que se capture y castigue a los autores intelectuales del crimen.

Berta Zúñiga, hija de Berta Cáceres, afirmó que no quiere una “justicia de apariencia” sino que también se castigue a los autores intelectuales por el crimen de su madre.

“Nosotras hemos pedido siempre que haya una justicia integral y una justicia verdadera, no queremos una cortina de humo ni una justicia que solo sea apariencia”, dijo y recordó que hasta ahora solamente se ha condenado a los autores materiales del asesinato.

“Hay información suficiente, contundente, de la autoría intelectual y realmente el Estado de Honduras no tiene la voluntad política de llegar a sus máximos responsables porque son personas del poder económico”, aseguró.

El Ministerio Público de Honduras afirmó que la ambientalista fue atacada por su trabajo en pro de la naturaleza, ya que se oponía a la construcción de una represa hidroeléctrica que habría impedido el acceso de las comunidades locales al río. Según ella, el proyecto dañaría por siempre el territorio sagrado del pueblo indígena Lenca.

Denuncias del Copinh

Berta era coordinadora general del Copinh (Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras) cuando fue asesinada en su casa ubicada en la ciudad de La Esperanza, departamento occidental de Intibucá, en Honduras y contaba con medidas cautelares para su protección.

Según el Copinh, los ataques sistemáticos contra Berta Cáceres en Honduras se pudieron llevar a cabo gracias a la financiación y respaldo de bancos y empresas que apoyaron el proyecto al que ella se oponía

Comparte este artículo: