¡NOS QUEREMOS LIBRES, NOS QUEREMOS VIVAS, FEMINISTAS, COMBATIVAS Y REBELDES!

Comparte este artículo:

¡NOS QUEREMOS LIBRES, NOS QUEREMOS VIVAS, FEMINISTAS, COMBATIVAS Y REBELDES!

Al grito de “ni una menos, vivas nos queremos” que lanzaron las feministas argentinas se llevó a cabo la primera huelga global de mujeres de trabajo productivo y reproductivo el 8 de marzo de 2017. El 8 de marzo de 2018 millones de mujeres en todo el mundo nos sumamos a la huelga feminista. De nuevo el 2019 nos sumamos a la huelga de mujeres en un contexto social agravado por el avance del neofascismo, no solo en el Estado español.

El movimiento feminista había conseguido en los últimos años que determinadas actitudes tuviesen un elevado coste social para quien las defendiera y la lucha contra las agresiones sexuales y la violencia de género tenía ganada la batalla de la opinión pública. Esta cuestión está cambiando poco a poco y voces que antes no se atrevían a criticar la lucha contra la violencia de género y la existencia de una ley contra la violencia de género están adquiriendo cada vez más fuerza. Asistimos a una respuesta reaccionaria y perversa de la extrema derecha, que se atreve a negar la realidad evidente de la desigualdad de género y de la violencia machista.

Bolsonaro en Brasil, Matteo Salvini (Italia) o Donald Trump, el que se vanagloria de “agarrar a las mujeres por el coño”, y Vox en el Estado español, todos ellos representan el autoritarismo, el desprecio a la libertad, el retroceso de los derechos y, por encima de todo, el machismo más descarnado, centrado en la violencia contra las mujeres y el odio hacia todo discurso que cuestione la visión más tradicional y castrante de la identidad de género y la orientación sexual.

La derogación de la Ley de la Violencia de Género, el rechazo al aborto libre y gratuito y el discurso anti-inmigración son sus señas de identidad. El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, afirmó que “la amenaza más grande que en este momento tiene la humanidad” es la ley de género, la enseñanza de género y la “ideología de género” .

“Ideología de género” es un concepto impulsado por la derecha y por la Iglesia católica que pretende “organizar una contraofensiva sobre la fuerza y la potencia del feminismo”. No es una novedad que la derecha y la Iglesia unan sus fuerzas para sabotear los avances de las mujeres en la conquista de sus derechos; la dictadura franquista es buena muestra de ello.

Con las estructuras del Estado al servicio de las élites corporativas, el sistema neoliberal en el que vivimos tiene una necesidad cada vez mayor de cuerpos de mujeres para su explotación (mano de obra más barata, vasijas para los vientres de alquiler y cuerpos para el tráfico de personas, prostitución y demás negocios relacionados con el sexo) y utiliza la violencia para asegurarse la dominación sobre el conjunto de mujeres como grupo.

Hoy vivimos una nueva caza de brujas, más aguda allá donde la lucha de clases es más acentuada. Las derechas han entendido la capacidad de desestabilización del mundo que tiene el movimiento feminista. Fue siempre así: las mujeres desobedientes, antes llamadas brujas, hoy feminazis, tuvieron y tienen la capacidad de desestabilizar el sistema.

La potencia del movimiento feminista está abriendo una brecha más en el muro del Régimen del 78. Las victorias históricas de las luchas de las mujeres por la obtención de derechos son arrancadas a los privilegiados. Poder votar, estudiar, gozar de los mismos derechos que el hombre, el aborto… Nada ha sido regalado, se han tenido que conquistar a un estado y una ideología patriarcal y burguesa que ha utilizado a la mujer como un mercancía más de la que obtener beneficios; esas conquistas han sido fruto de la organización y lucha de las mujeres.

Es el momento de no dar un paso atrás.

Hacemos un llamamiento a todas las mujeres para que secunden un paro de cuidados, laboral, de consumo y estudiantil y para que acudan a las manifestaciones convocadas.

No podemos dar ni un paso atrás en la conquista de los derechos sociales que las mujeres hemos conquistado y que ahora están siendo amenazados. Hoy reivindicamos una sociedad libre de opresiones, de explotación y violencias machistas. Llamamos a la rebeldía y a la lucha ante la alianza entre el patriarcado y el capitalismo que nos quiere dóciles, sumisas y calladas.

¡NOS QUEREMOS LIBRES, NOS QUEREMOS VIVAS, FEMINISTAS, COMBATIVAS Y REBELDES!

Izquierda Castellana, 5 de marzo de 2019

Comparte este artículo: