“La gestación subrogada convierte al ser humano en una mercancía”

Comparte este artículo:

El reciente episodio de los padres atrapados en Ucrania ha vuelto a colocar la cuestión de la gestación subrogada sobre la mesa del debate público. Más de un millar de niños nacidos en vientres de alquiler cruzan la frontera de España cada año, en un controvertido asunto de evidente indeterminación jurídica que pone en la picota valores éticos de indudable calado.

El catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Córdoba Octavio Salazar acaba de publicar “La gestación para otros”, un exhaustivo estudio jurídico sobre un conflicto que, en su opinión, enfrenta deseos y derechos. Salazar no es un recién llegado en estos territorios. Es autor de media docena de libros y protagoniza una ya larga trayectoria, desde el derecho y el activismo ciudadano, en la defensa del feminismo y la igualdad de género.

¿Por qué “gestación para otros”

La gestación por sustitución no me convence. No se produce una sustitución. El proceso de gestación no se puede sustituir. La mujer embarazada es una y no una máquina. Es un concepto eufemístico. Y subrogar es sustituir en términos jurídicos.

Para otros y para otras.

Efectivamente. Tenemos que utilizar los dos términos.

En su libro, usted niega la mayor: “No existe el derecho a ser padres”.

Entiendo que jurídicamente en ningún ordenamiento que yo haya estudiado existe ese derecho como tal. Lo que existe es la protección de la familia, de la maternidad, de la autonomía sexual y reproductiva de las mujeres aunque con muchos límites. Pero no el derecho a la procreación. Eso es un proyecto personal, un deseo, pero no un derecho.

Y, según usted, en el reconocimiento de ese supuesto derecho se ampara la gestación subrogada.

Claro. Incluso la proposición de ley que presentó Ciudadanos parte de reconocer un derecho a la paternidad y a la gestación por subrogación. Y construir jurídicamente un derecho es exigir que el Estado tenga que garantizarlo.

¿Qué encrucijada ética nos plantea la gestación subrogada?

La instrumentalización del ser humano. Entender que puede convertirse en una mercancía. Que se puede comprar y vender todo lo que sirva para satisfacer nuestros deseos en una lógica economicista y del modelo neoliberal. El neoliberalismo se basa en la construcción permanente de deseos. Y hay suficiente consenso para dejar fuera del tráfico mercantil determinadas cuestiones. Todo lo que tiene que ver con el cuerpo humano y con la integridad física del individuo: la venta de órganos, de niños, de personas. Abrir la puerta a este tipo de prácticas es cuestionable. ¿Qué diferencia habría entre eso y vender un niño?

¿Por qué la mujer tiene derecho a decidir sobre su cuerpo en el aborto y no en el vientre de alquiler?

Lo que se pone en juego es el concepto de autonomía de la mujer para decidir sobre sus propias capacidades y no para que se conviertan en una herramienta para satisfacer los intereses de otros. Es una lógica perversa sobre el lugar de las mujeres en el mundo. A partir de ahí, podemos justificar cualquier práctica explotadora del cuerpo. Hay mucho paralelismo con la prostitución. Y al menor también lo estamos introduciendo en una dinámica muy del mercado: firmamos un contrato, los padres intencionales, la otra parte más vulnerable. Hay cláusulas tremendamente rigurosas hacia la gestante. Y las prácticas de los intermediarios son de intercambio mercantil, de catálogo.

Hay quién reprocha paternalismo en vuestra perspectiva.

Yo entiendo que el derecho siempre debe tener una función protectora de quienes están en condiciones de mayor vulnerabilidad. Lo que hay es que poner límites a prácticas que pueden resultar atentatorias contra la dignidad del ser humano. Ante esa tendencia invasora de la lógica del mercado, el derecho tiene que poner límites.

Hay feministas que entienden la gestación subrogada como una “práctica subversiva” porque rompe el corsé biologicista de la familia.

Sí. Dicen que es empoderador para la mujer porque pueden disponer de su cuerpo y lo que ha sido siempre una función social asignada lo convierten en una herramienta para la obtención de beneficio económico. A mí esa lectura me parece muy peligrosa porque justifica prácticas continuistas de una lógica patriarcal. La mujer debe empoderarse a través de otro tipo de prácticas. No es liberador que tenga trabajos precarios, ni trabajos que la exploten o que tenga que usar su cuerpo como un objeto.

Su posición sobre la gestación subrogada tiene enfrente también a una parte del colectivo LGTBI.

Hay un componente que no hay que olvidar aquí. El hecho de tener hijos con carga genética propia. Esa es una lectura muy patriarcal también de la paternidad. Y frente a la adopción, una diferencia clave es esta. Hay mucha parte del sector masculino que eso lo tiene muy adentro: tener un hijo que continúe tu estirpe.

La posición de cierta parte del colectivo LGTBI abre un conflicto con un grupo que ha sido cómplice en muchas batallas.

Lógicamente. Tampoco es todo el movimiento LGTBI. Eso también tiene que ver con cómo incorporamos en la sociedad una especie de ideal de felicidad y vida plena que pasa por el hecho de tener hijos. Parte del colectivo gay reproduce esquemas muy heteronormativos: matrimonio, familia, etc. Ahí hay una losa muy continuista de parámetros que me parecen muy conservadores. Normalmente los gays a favor son de determinado nivel económico y estatus. Hablan desde una posición social muy favorable. Mire lo que ha pasado con los niños de Bosé y la pareja. Están en una guerra como si tuvieran una casa a medias.

Esa clase de batallas ocurren en todo tipo de familias, sean por gestación subrogada o natural.

Claro. Pero mire: el otro día venía en una portada de la revista americana “Parents” dos chicos con dos mellizos por gestación subrogada. Contaban en el reportaje todo el proceso: no sé cuántos embarazos fallidos, no sé cuántos abortos, no sé cuántas donaciones. Es decir: para conseguir la felicidad de estos tipos ha habido varias mujeres invisibles con riesgos físicos. ¿Esto es justificable para conseguir que estos dos chicos sean una familia maravillosa? Eso plantea como mínimo un dilema.

Califica usted como “laberinto jurídico” la situación legislativa española. ¿Qué puerta de salida propone?

Nuestra ley dice que los contratos son nulos de pleno derecho pero no están prohibidos desde el punto de vista penal. Es decir: no hay legitimidad para sancionar a una empresa que se dedica a gestionar este tipo de prácticas en el extranjero.

Usted defiende no solo que España prohíba la gestación subrogada sino que impida que se traigan de fuera.

Claro. Es que si no, lo estás permitiendo por la puerta de atrás. Es lo que está pasando ahora. Es una especie de esquizofrenia jurídica. ¿Qué ha pasado con los españoles de Ucrania? Tienes una instrucción de la Dirección General de los Registros y del Notariado que te permite reconocer la filiación de los que vienen de fuera. Es como si aquí está prohibida la venta de órganos y tú te vas a otro
sitio y los compras. El ordenamiento jurídico español tendría que clarificar esto.

Solo Ciudadanos ha presentado una iniciativa legislativa de regulación.

El PSOE se ha posicionado en contra. Y yo he participado en la elaboración del documento.

Pero no hay ninguna iniciativa legislativa que prohíba la gestación subrogada.

No. No se han atrevido a meterle mano. Podemos se ha posicionado en contra también. Y el PP se posiciona desde una órbita más conservadora y religiosa.

Por cierto, la gestación subrogada afronta el rechazo desde posiciones feministas y también religiosas. Extraños compañeros de cama.

Eso no invalida la crítica que se le pueda hacer a la maternidad subrogada. También la Iglesia católica está oficialmente en contra de la pena de muerte. Son diferentes conceptos de la dignidad del ser humano, aunque en este punto convergen en ese acuerdo. No creo que eso le quite ni le sume.

Usted sostiene que en la gestación subrogada hay una alianza entre el patriarcado y el capitalismo.

Las mujeres son las que con más frecuencia son víctimas de trata, se prestan a contratos de gestación subrogada o son objeto de contratos laborales más abusivos. Eso en una dinámica depredadora del sistema capitalista y donde el cuerpo de la mujer sigue en entredicho.

¿Vox es también signo de una nueva contrarrevolución feminista?

Como algunas compañeras feministas dicen, es una especie de contrarreforma. Es algo que va cuajando desde hace tiempo. Hace años un estudioso de masculinidades americanas, Michael Kimmel, publicó un libro que se llama Hombres blancos enfadados. Detectó que un sector de hombres estaban ya cabreados con la igualdad de género. Y eso está detrás de Trump, de Bolsonaro y también de Vox. Está recogiendo el enfado de muchos hombres a quienes se les acaba el privilegio mientras las mujeres avanzan. En lugar de reaccionar de manera inteligente, revisando su propia masculinidad, se acogen a la trinchera.

Hace un año asistimos a un tsunami feminista del 8-M y ahora parece que nos encontramos ante el avance de Vox.

En EEUU la primera manifestación de reacción ante la elección de Trump fue de las mujeres. Estamos en ese momento ambivalente. El feminismo nunca ha estado tan presente y, al mismo tiempo, tenemos una reacción peligrosa. Las redes sociales son un termómetro muy evidente. Los mensajes son brutales.

En su penúltimo libro nos alertaba de ‘El hombre que no deberíamos ser’. ¿Cuál es la revolución masculina pendiente?

Esa revolución que nos reconcilie con la parte de humanidad que los hombres nos hemos negado siempre. Hemos estado tan obsesionados con ser hombres de verdad, con responder a las expectativas de género, que nos ha llevado a ser tremendamente competitivos, ambiciosos, volcados en lo público. Hemos rechazado nuestra parte emocional más privada. Nos hemos perdido una parte riquísima de la vida y, al mismo tiempo, hemos imposibilitado que ellas participen en instancias donde también deberían estar. Debemos reconocer que somos vulnerables. Que no somos omnipotentes. Al hombre se le educa para la omnipotencia. Y eso es una carga terrible: se nos ha educado para no flaquear nunca. Si descubriéramos que es una carga enorme y tenemos mucho que ganar si aprendemos del feminismo seríamos más felices.

Comparte este artículo: