Berlín plantea un referéndum para expropiar miles de viviendas a las grandes inmobiliarias

Comparte este artículo:

Berlín es la ciudad del mundo donde más rápido aumenta el precio de la vivienda: sus habitantes se gastan, de media, un 46% de sus ingresos en esta partida. La situación ya ha adquirido niveles alarmantes para muchos berlineses, víctimas de una gentrificación brutal, tanto que las autoridades de la capital alemana hace ya meses que decidieron intervenir comprando cientos de pisos para que no caigan en manos de las grandes inmobiliarias que dominan el mercado y que en la capital alemana acumulan cientos de miles de viviendas.

Pero esa medida no es suficiente. Hace tiempo que la autoridades de la capital alemana sopesan celebrar un referéndum sobre la expropiación de los pisos de las grandes inmobiliarias y destinarla esa vivienda expropiada al alquiler social.

 

La ley que surgiera de este referéndum impediría que los propietarios con más de 3. 000 viviendas en su cartera pudieran operar en la ciudad, como es el caso de la inmobiliaria más grande de la ciudad, Deutsche Wohnen AG.

Para que el referéndum salga adelante debe contar con el aval de 20.000 firmas previas, algo que parece fácil de conseguir

Deutsche Wohnen AG se ha convertido en el blanco favorito de las críticas en la ciudad. Su negocio es un ejemplo claro del tipo de la especulación que provoca aumentos considerables del precio de los alquileres.

Las casas expropiadas, aproximadamente 200.000, se convertirían efectivamente en el equivalente alemán de las viviendas municipales, que se entregarán a las rentas sociales, en un intento por reducir el costo de la vida.

Berlín, que es su propio estado bajo el sistema federal de Alemania, tiene una constitución local que establece un sistema de iniciativas de boletas vinculantes o Volksentscheid, que permite un marco para la celebración de referéndums.

Comparte este artículo: