“Profundo malestar” entre los médicos de Atención Primaria que repetirán movilizaciones el 27 de febrero

Comparte este artículo:

Salieron a la calle el 7 de febrero y volverán a hacerlo el día 27. Los médicos de Atención Primaria de Castilla-La Mancha han decidido repetir protesta a través de concentraciones a las puertas de los centros de salud de la región.

No estarán solos. Han pedido el apoyo de todos los profesionales de que trabajan en estos centros sanitarios para manifestar su “profundo malestar” ante la falta de respuesta  del Gobierno de Castilla-La Mancha a sus reivindicaciones que, aseveran, “forman parte de un movimiento profesional que para nada tiene que ver con intereses partidistas”.

Reclaman tanto mejoras laborales como salariales. En este último caso, en aquello que tiene que ver con el sueldo que perciben por las guardias. “Un médico puede cobrar unos 17 euros netos por una hora de guardia nocturna, con salidas a domicilio, en la que lo mismo atiende una cefalea, que un infarto o un accidente múltiple”, explica Jesús A. Simancas, portavoz de la Plataforma por la Dignidad de la Atención Primaria en Castilla-La Mancha.

Por otro lado, recuerda, Castilla-La Mancha es la única comunidad autónoma en la que no se ha actualizado (y ni siquiera se negocia hacerlo) el montante que reciben los médicos en concepto de carrera profesional, no solo por su experiencia sino por las publicaciones, cursos y otras actividades realizadas. En este sentido, hay que recordar que recientes sentencias permitirán que este derecho se extienda también a los médicos interinos.

Pero las demandas no se ciñen solo a lo económico. En la práctica médica habitual denuncian el escaso tiempo para atender a cada paciente que pasa por consulta. “Normalmente tenemos cinco minutos para cada uno y una lista entre 50 y 60 pacientes diarios. Es una bestialidad”.

Explica que la pirámide poblacional tiende al envejecimiento y eso tiene una repercusión directa en la Atención Primaria, en particular en el medio rural. “Tenemos pacientes con patologías crónicas, con alzheimer, encamados, con enfermedades terminales…” y por eso, rechaza, la “estadística” utilizada por los responsables políticos para “echar por tierra los argumentos que son fruto de nuestra experiencia diaria” porque “mezclan datos de cupos de grandes centros sanitarios con los de los pequeños”.

A eso se suma la “mala política”, dice, en lo que tiene que ver con las sustituciones que agrava la sobrecarga de trabajo en periodos vacacionales. “Pedimos que se complete el 100% de sustituciones. Nos dicen que no hay sustitutos pero…¿Cómo va a haberlos si a los médicos residentes en Primaria se les ofrecen contratos de un día aquí, tres allá, vete a 100 kilómetros. La gente se va a otras comunidades autónomas o al extranjero”.

Después está la falta de inversión tecnológica en la Atención Primaria.”Se hacen grandes anuncios porque lo que vende es que hemos comprado el último modelo de resonancia  en Houston. Eso queda muy bien, pero lo que influye en la salud es tener un médico de primaria resolutivo que evite derivaciones a hospital y listas de espera”.

“Hay que reconvertir las inversiones, la Atención Primaria lleva ya muchos años siendo la hermanita pobre del sistema. Los médicos de familia están hoy muy bien formados. Todo lo que se invierta al final será un ahorro para el conjunto de la sanidad”, sostiene, para lamentar que “los políticos no lo terminen de ver porque tienen una visión muy cortoplacista, que no se corresponde con la de los estudios serios que hay en el ámbito sanitario”.

El portavoz de la Plataforma por la Dignidad de la Atención Primaria en Castilla-La Mancha explica que las movilizaciones buscan “el compromiso de las máximas autoridades sanitarias de la región, bien del presidente o del consejero”.

Hasta ahora no ha sido posible un encuentro al máximo nivel. Han sido derivados a diferentes direcciones generales del departamento de Sanidad que, en su opinión, “no tienen el poder ejecutivo necesario para garantizar las inversiones necesarias. Queremos un compromiso real al más alto nivel y no solo palabras” porque al final, recalca, “esto tiene que ver con la salud de los castellano-manchegos”.

Comparte este artículo: