Trabajo gratuito: las horas extra no pagadas se comen 74.000 empleos

Comparte este artículo:

¿Se trabaja gratis en España? Sí, y no poco. Tanto, que solo las horas extraordinarias que los empleados no cobran equivalen a más de 74.000 puestos de jornada completa, un volumen superior a la población ocupada en Zamora (65.300), Teruel (57.800), Soria (41.000), Segovia (66.500), Palencia (60.500) o Ávila (61.500), entre otras provincias y según los datos de la EPA (Encuesta de Población Activa) del INE (Instituto Nacional de Estadística).

La última edición de la EPA cifra en 2,96 millones las horas extraordinarias que cada semana los trabajadores efectúan sin cobrar por ellas ni recibir a cambio una compensación en forma de descanso. Y ese volumen equivale a 74.050 empleos de jornada competa, de 40 horas semanales.

El volumen de horas extraordinarias no pagadas que la EPA detecta en España es superior al que se daba en los primeros años de la crisis, entre 2008 y 2012, antes de que ese registro se disparara tras la desregulación del mercado laboral y el avance de la precariedad a partir de la reforma laboral de ese año hasta alcanzar su récord a mediados de 2015 con un total de 3,9 millones de horas semanales trabajadas gratis, lo que equivale a 97.600 empleos.

Sin embargo, al descenso del año y medio posterior, y pese a la mejora de los beneficios empresariales, le han seguido dos ejercicios consecutivos de incremento en los que su volumen ha crecido en casi 400.000 horas y más de 9.000 empleos equivalentes: un 14,62% que pulveriza tanto el 5,8% que en ese mismo periodo han aumentado las horas que ocupan al conjunto de los trabajadores (de 594 a 628 millones semanales) como el 6,8% de los asalariados.

“Un abuso patronal que incide en el empleo”

“Es un dato tremendo”, señala Antonio González, coordinador de la Secretaría de Empleo de UGT, para quien “la desregulación de las horas extraordinarias con la reforma, cuando pasaron a poder compensarse por un tiempo de descanso que en realidad no se disfruta y que genera una jornada irregular, ha derivado en una forma de sustitución de empleo que se suma al fraude de la prolongación de jornada en la contratación a tiempo parcial, que afecta a tres de cada cuatro trabajadores”.

El control de las jornadas reales y de las horas extraordinarias ha sido uno de los temas de debate en la Mesa de Diálogo Social. “Claro que cada empresa sabe a qué hora entran y a cuál salen sus trabajadores, lo que ocurre es que no quieren poner esa información a su disposición”, explica González, que apunta que “la combinación de la desregulación con la falta de control hace que las empresas puedan alargar la jornada irregularmente”.

Coincide con Héctor Illueca, profesor de Derecho Social en la Universidad de Valencia e inspector de Trabajo, que considera la situación de esos trabajadores “sangrante, porque conlleva un abuso patronal que, además, tiene una incidencia directa en el empleo”. “Si a esas 74.000 empleos equivalentes a tiempo completo les añadimos los más de 85.000 de las horas extra pagadas resultan 160.000”, anota.

Menos, en cualquier caso, que los “alrededor de 125.000 trabajadores” cuyo pase al desempleo pronosticó el Banco de España como consecuencia de la subida a 900 euros brutos mensuales del SMI (Salario Mínimo Interporfesional).

Un fraude laboral, tributario y social

La existencia de horas no pagadas a los trabajadores, que suelen suponer en torno a la mitad del total de las extraordinarias, siempre ha sido una de las principales bolsas de fraude laboral e, implícitamente, también tributario y social, ya que ese tiempo, que supone un imput productivo y que actúa como tal, no se traduce en salarios, impuestos y cotizaciones. Tiene semejanzas con las consecuencias de la infracotización de los contratados a tiempo parcial, que cubren jornadas completas con acuerdos de unas pocas horas.

Esa situación de trabajo parcialmente gratuito afecta, según la EPA, a algo más de 375.000 empleados, 338.100 que solo hacen horas extraordinarias que no cobran y 37.500 que perciben remuneración por una parte de ellas.

Los sectores en los que más habitual es este fraude

Los sectores en los que más habitual es este fraude son el comercio, con 46.100 asalariados que hacen horas gratis, y la industria manufacturera (41.000), a no mucha distancia de la enseñanza (36.000) y de las actividades profesionales, científicas y técnicas (35.100), donde esta situación es más frecuente que en otros como la hostelería (29.400), la banca y los seguros (28.600) y, también, la comunicación (26.000).

Esa clasificación no varía mucho cuando lo que se mide es el volumen de horas fraudulentas por cada sector: 450.700 semanales en el comercio (11.267 empleos equivalentes), 347.100 en la industria (8.677), 323.300 en la hostelería (8.082), 281.000 en los gabinetes y consultorías (7.025), 256.800 en la enseñanza (6.420) y 255.500 en el transporte (6.387).

La sustitución estructural del empleo

“Es algo generalizado en todos los sectores, no solo en los de bajo valor añadido como el comercio o la hostelería. De hecho, es algo que ahora mismo está extraordinariamente establecido en consultorías y despachos profesionales”, indica González, que califica de “enormes las cifras de sustitución estructural de empleo que se están dando. Por cada tres trabajadores que prolongan su jornada debería haber un nuevo empleo, pero estas condiciones de desregulación son un aliciente para el fraude”.

Illueca, por su parte, apunta a un problema previo: “¿Por qué se permite hacer horas extras en un país con más de tres millones de parados cuando el Estatuto de los Trabajadores prevé, precisamente, la posibilidad de eliminarlas para crear empleo en su artículo 35?”.

Sin embargo, ante el escaso interés que los gobiernos han mostrado por esa posibilidad desde el inicio de la crisis, reclama que se establezcan registros diarios de las horas trabajadas en las empresas. “Si no, el control efectivo por parte de la Inspección es imposible”, explica, mientras recuerda las facilidades que las nuevas tecnologías ofrecen para ese objetivo.

“El tiempo de trabajo se ha flexibilizado de una manera extrema tras la reforma laboral”, señala Illueca, mientras González recuerda que el límite de 80 horas anuales, antes de establecer la compensación con descanso, “estaba regulado así precisamente para evitar que se sustituyera empleo. Las horas extraordinarias son para situaciones extraordinarias”.

Comparte este artículo: