Un corto retrata la cada vez mayor feminización de la vejez “en soledad no escogida”

Comparte este artículo:

Son las diez y media cuando unos pequeños golpes en la puerta de la habitación la despiertan. Hace horas que cientos de relojes han movilizado la ciudad, pero en el quinto piso del número 4 de la plaza Molina, la señora Vila a sus 82 años vive la vida con más calma.

Al levantarse, un pequeño mareo hace que vuelva a sentarse en la cama. Una vez recuperada, abre la ventana dejando que el aire estival y el murmullo de la ciudad entren en la habitación. 

Así arranca ‘La soledad de la señora Vila’, el cortometraje basado en el microrrelato de Sara María Laborda y que ganó el Concurso nacional ‘Historias de mujeres mayores que viven solas’ convocado por la ONG Accem.

El corto también refleja la realidad de cerca 75.000 personas mayores de 65 años que viven solas en Castilla-La Mancha. Unas 45.000 de ellas tienen sentimientos de soledad, según datos del estudio del CIS-IMSERSO.

Y es que, la mayor esperanza de vida de nuestra sociedad provoca que cada año aumente significativamente el número de mujeres muy mayores, de 85-90 o más años, que viven solas. De hecho, casi la mitad de las mujeres con más de 85 años vive sola (el 41,3%). En total son cerca de 800.000 mujeres mayores en España las que viven y se sienten solas.

Casi 300 relatos cortos se presentaron un relato al concurso de microrrelatos sobre la soledad en las mujeres mayores que lanzó la ONG, unos 40 mayores participaron en Guadalajara.

La desigualdad de género en las mujeres mayores

La campaña incide en la feminización de la vejez. No solo hay diferencias biológicas y emocionales entre hombres y mujeres en el proceso de envejecimiento. Interfieren otras desigualdades derivadas del tipo de vida que se ha llevado, teniendo en cuenta condicionantes económicos, culturales y sociales, explica Accem Castilla-La Mancha.

Las mujeres mayores se ven afectadas de forma más acentuada por factores como la clase social, etnia, una educación tradicional con un desigual reparto de tareas en función del sexo, la asignación de roles y estereotipos de género, la falta de acceso a trabajo remunerado, su mayor vulnerabilidad a la pobreza o las dificultades de acceso a la educación.

“Esto provoca que las mujeres mayores sean uno de los colectivos más afectados por la desigualdad de género en la etapa más tardía de la vida”, sostiene la ONG. Su acceso a una vida de envejecimiento activo es más complicado y por lo tanto, asevera, “es más necesario si cabe impulsar acciones de sensibilización y empoderamiento hacia estas mujeres con necesidades de atención integral sociosanitaria”.

Los factores del aumento de la soledad en mayores

Accem Castilla-La Mancha también detalla algunos de los elementos que influyen en el aumento de la soledad de los mayores. Por ejemplo, los cambios demográficos en la sociedad actual con bajas tasas de natalidad o el incremento de la esperanza de vida además del trasvase de población del ámbito rural al urbano.

Por otro lado, cambios sociales como el surgimiento de nuevos modelos familiares, la crisis en los sistemas de cuidados, la desprotección familiar y las dificultades para conciliar vida familiar y social. Y finalmente los avances tecnológicos que la interacción social se torne en más superficial, impersonal y en la que se invierte menos tiempo.

“No estamos hablando de personas que viven solas, sino de personas que se sienten solas”, de soledad no escogida. Un problema que, apunta la ONG, “cada vez será mayor” si nos atenemos a los datos que estiman que en 2064 el 38% de la población serán personas mayores.

En la web www.accem.es/mayoressolas se recogen los mejores relatos en audio, escritos y vídeo presentados al concurso organizado en colaboración con el Ministerio de Sanidad y Asuntos Sociales dentro de una campaña para sensibilizar a la población sobre la situación que viven en particular las mujeres mayores. 

Comparte este artículo: