La OIT sitúa a España como líder en Europa de los contratos temporales más cortos

Comparte este artículo:

Líderes europeos en trabajo temporal, pero además del más precario. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala a España por el aumento del porcentaje de trabajadores temporales respecto al total en los últimos años en su informe anual sobre ‘Perspectivas sociales del empleo mundial’. El análisis regional de Europa, con datos de 18 países, sitúa a España como el país con un mayor peso de los contratos temporales de menor duración, los inferiores a los seis meses. El porcentaje de España se sitúa cerca del 60% del total de contratos temporales frente al 15% de Alemania, la tasa más reducida.

El informe global de la organización pone el foco en las malas condiciones de trabajo como “el gran problema del empleo en el mundo”. Pese a la reducción del número de desempleados se está reduciendo, con 172 millones de parados en el mundo en 2018 (una tasa de desempleo del 5%), esta caída “no va acompañada de mejoras de la calidad del trabajo”.

Entre las fórmulas de trabajo que pueden considerarse precarias, la organización señala la temporalidad y la parcialidad, especialmente las no deseadas. Es decir, los trabajadores empleados con contratos temporales y/o con jornadas reducidas porque no encuentran un puesto fijo y/o a tiempo completo. En estos casos el riesgo de que los trabajadores estén por debajo del umbral de la pobreza –con unos ingresos inferiores al 60% del ingreso mediano– se multiplica, apunta el organismo.

Líderes en los contratos de menos de 6 meses

La OIT apunta que, después de haberse estabilizado durante el período 2014-2016, la incidencia del empleo temporal está de nuevo en aumento en varios países europeos. En este punto, la organización internacional señala sobre todo uno: España. “La proporción de trabajadores temporales respecto al total del empleo está aumentando significativamente en España, donde alcanzó el 26,8% en 2017, el valor más alto desde 2008”. Aunque también presentan la misma evolución al alza en Francia (16,8% en 2017), Italia (15,5%) y los Países Bajos (21,7%).

En su análisis de 18 países europeos, con datos de 2017, España se sitúa como aquel con mayor número de contratos de duración inferior a los seis meses respecto al total de los contratos temporales. “Los contratos de trabajo temporales que duraron seis meses o menos representaron más de la mitad de todos los contratos temporales en Bélgica, Finlandia, Italia y España”, destaca el estudio. En España y Croacia, el porcentaje se acerca al 60%, según muestra el gráfico que incluye la publicación.

Porcentaje de la distribución de los contratos de trabajo temporal por su duración. Países del norte, sur y oeste de Europa, 2017
Porcentaje de la distribución de los contratos de trabajo temporal por su duración. Países del norte, sur y oeste de Europa, 2017 OIT, con datos de Eurostat

En el otro lado de la balanza se encuentra Alemania, el país con menor porcentaje de contratos cortos dentro de los temporales: un 15%. En Austria, Dinamarca y el Reino Unido el porcentaje se sitúa por debajo “del 30%”.

Por otro lado, los contratos con una duración de al menos dos años representaron “más de un tercio de todo el empleo temporal en Alemania, Austria y Dinamarca, en comparación con menos del 10% en Francia, España y Portugal”.

La OIT advierte de que la prevalencia de los contratos temporales de corta duración puede incrementar la sensación de inseguridad de los trabajadores, especialmente por aumentar la volatilidad de sus ingresos y frustrar el desarrollo de su carrera. Además, el organismo señala que hay evidencias de que cuanto más breve es la duración del contrato de trabajo, mayor es el riesgo de pobreza de los trabajadores.

En España, destaca el estudio, la gran mayoría de los trabajadores temporales (más del 85%) tienen esta modalidad de contrato porque no pudieron encontrar un empleo fijo, frente al 75% de Bélgica, Grecia e Italia, el 15% de Alemania y el 30% en los Países Bajos.

En el caso de la parcialidad involuntaria, España vuelve a abrir el ranking europeo junto a Grecia e Italia, con más del 60% de trabajadores a tiempo parcial no deseado. Entre los principales motivos para estar empleado en jornadas reducidas figuran la imposibilidad de encontrar un trabajo a tiempo completo, pero también debido a las necesidades familiares, como el cuidado de hijos o familiares dependientes. Más del 34% de las mujeres en Europa están empleadas a tiempo parcial por este último motivo, mientras que en el caso de los hombres el porcentaje cae al 16%.

Comparte este artículo: