Intervenciones en el “Mítin internacional por la libertad de los presos republicanos catalanes”

Comparte este artículo:

 

Intervención de Luis Ocampo, portavoz de Izquierda Castellana (texto leído por Aitor Pazos, miembro de la C25-S)

Buenos días,

No puedo estar presente físicamente en ese acto tan importante porque esta mañana tenemos en Valladolid una manifestación de toda Castilla y León en defensa del Sistema Sanitario Público, en defensa de la tierra, que será auténticamente histórica, pero quiero aportar a través de esta carta mi total apoyo a las presas y presos catalanes, así como al derecho a decidir de ese pueblo.

Es una curiosa cuestión que el inicio del juicio a los presos políticos catalanes coincida con el golpe de Estado auspiciado por la administración Trump en Venezuela.

La posición de la derecha española, pero también del Gobierno español -y muy especialmente la de su Ministro de Exteriores Josep Borrell Fontellas- es de una hipocresía o de una paranoia, quizás ambas cosas, superlativa.

Los que acusan a l@s máxim@s responsables de las instituciones políticas y de las organizaciones civiles catalanas de golpistas por intentar materializar el deseo reiteradamente expresado de la mayoría de la sociedad catalana a ejercer su derecho a decidir, son los mismos que reconocen como legítimo presidente de Venezuela al autoproclamado como tal en una concentración en la calle. Eso sí, con la bendición de los yanquis.

Los que exigen nuevas elecciones en Venezuela, se entiende que para conocer una vez más el posicionamiento político en aquel país, son los que se niegan a convocar una consulta al pueblo catalán para que pueda dar su opinión sobre las relaciones que desean mantener con el Estado español.

Los que cuestionan la legitimidad democrática como Jefe de Estado de Venezuela a Nicolás Maduro, que en las elecciones fue reelegido por una amplísima mayoría, aunque hubiera una alta abstención, obvian una cuestión tan clara y evidente como que el actual Jefe del Estado español no fue elegido en votación popular alguna, y que el anterior, su padre, fue nombrado directamente por Franco para ejercer tal función. De ahí le viene la “legitimidad” a la Monarquía borbónica. Consideran que la Jefatura del Estado es propiedad de la Familia por derecho natural, y ello a pesar de que las encuestas de opinión señalan que más de un 50% de la ciudadanía del Estado se declara republicana.

Pero estos “pequeños detalles” para nada impiden exigir a los países que luchan coherentemente por su soberanía, como Venezuela, lo que aquí no hacen ni de lejos. Aquí el señor Juan Guaidó y sus acompañantes de la Asamblea Nacional estarían presos por orden del Gobierno, con el apoyo del Tribunal Supremo, la Audiencia Nacional y el Tribunal Constitucional. Además tendrían la cobertura mediática de todos los que jalearon la aplicación del 155 y la represión sobre el Pueblo de Cataluña y sus representantes. Estarían además procesados bajo la acusación de rebelión.

Acabar con el Régimen del 78, llevar adelante procesos constituyentes, es ya una auténtica y urgente necesidad democrática.

¡Viva la lucha de los pueblos por la libertad y la justicia social!
¡Visca Catalunya!
¡Viva la solidaridad entre los pueblos!
¡Libertad presas y presos políticos!

Intervención de Elena Martínez, Coordinadora 25-S

El movimiento soberanista republicano catalán ha planteado la primera gran batalla entre democracia y neofranquismo, lo que ha supuesto la principal crisis del Régimen en un momento clave.

Pero si para el Régimen monárquico suponía una crisis, que agravaba la económica, la política, la institucional, etc., las personas republicanas que defendemos la democracia lo vimos como una oportunidad. Desde el principio hemos dicho que no iba solo de “independencia sí” o “independencia no”, sino fundamentalmente de “democracia sí” o “democracia no”.

Hemos reiterado también que si no hay democracia para Cataluña no la habrá para ningún pueblo, para nadie, porque o hay democracia o no la hay. Y quizás el mejor ejemplo es que esta misma jornada, este mítin por la libertad y contra las mordazas ha sido censurado, ha habido presiones contra un lugar como el Ateneo de Madrid para impedir que ocurriera. Ya lo vimos con el acto de apoyo al referéndum del 1 de octubre y por el derecho a decidir, que finalmente se celebró en el Teatro del Barrio, que también sufrió prohibición y denuncia en juzgado. También quiero recordar a varios compañeros de aquí, de Madrid, que por salir a la concentración en Sol el 1 de octubre se enfrentan ahora a peticiones de cárcel; a su vez hay represaliad@s aquí por ejercer el derecho de reunión, manifestación y expresión el 1 octubre. Y hay mil ejemplos más.

Seguimos reivindicando la derogación de la Ley Mordaza, recordando que ya había mordaza antes de esta; así como la derogación del artículo 513 del Código Penal contra el derecho a huelga. Queremos señalar que muchos partidos habían defendido estos puntos y prometido acabar con ello mientras estaba el PP en el Gobierno, y ahora que hay números para hacerlo vemos que no se derogan.

Si bien es importante dar estas luchas, como otras sectoriales, lo fundamental es la confrontación mayor y cada día más evidente entre Régimen y democracia, entre Régimen y Justicia.

Porque no hay salida digna para mujeres, trabajadores y pueblos dentro del Régimen monárquico. No hay democracia con mordaza; no hay democracia sin derecho a huelga y no la hay con Alfon preso, con el No Caso en Logroño contra Jorge y Pablo, con cientos de sindicalistas multados; no hay democracia con presos y presas políticos, con exiliados y exiliadas… porque no hay democracia sin derecho a decidir.
No hay efectivamente ni democracia, ni justicia, sino que son carencias estructurales de este régimen de postfranquismo. Y por si en algún momento se nos olvida, cada día se encargan de recordárnoslo, bien con la vergonzosa sentencia de los violadores de la Manada, con el “afinado” en el Supremo a favor de la banca frente a las familias con el asunto de las hipotecas, con la corrupción de la monarquía, con Villarejo que evidencia que no hay cloacas del Estado, sino que este Estado es una gran cloaca.

Decía que esto es más evidente, cada día más obvio para una mayoría social. Es momento por tanto de plantear propuestas, de construir alternativa, porque las hay, y en ello estamos.

Hay quien está queriendo construir un relato falso de “ventanas de oportunidad” que se cierran, de que el Régimen está más fortalecido que nunca, de que solo nos resta quedarnos a la defensiva y agarrarnos a lo que sea en un “virgencita, virgencita, que me quede como estoy”. Pero esto es falso. Vencer al Régimen no es solo totalmente necesario, es además posible.

El Régimen no está fortalecido, está embruteciéndose, con una salida a la crisis por la derecha. Pero solo tiene represión para su supervivencia. Ningún régimen puede mantener su miseria solo a base de brutalidad. La represión va a aumentar, a la vista está, y nos lo hará mas difícil, endureciendo la lucha popular; pero en ningún caso, como dijo Allende, se detienen los procesos sociales con la fuerza y la violencia del Régimen.

Hay alternativa, hay otra salida, una opción por la izquierda, desde las mujeres, los pueblos, las clases populares.

Desde el inicio de la Coordinadora 25-S la propuesta ha sido la ruptura, el proceso constituyente que desde hace unos años concretamos apellidándolo como un proceso republicano.

Toda experiencia acumulada evidencia que es desde la lucha en la calle como y donde se consiguen las cosas. Hace poco presentaba una campaña la ANC (Asamblea Nacional Catalana) para exponer distintas iniciativas antes del inicio del juicio contra el derecho a decidir, entre las que habrá una movilización en Madrid reivindicando que el derecho a decidir no es un delito, es un derecho, es democracia. En esa campaña se preguntaban qué derecho o libertad se ha ganado sin luchar.
Son los movimientos populares el motor y la garantía de los cambios. Y aquí hay movimiento popular, que además va madurando.

Un movimiento fundamental que estamos impulsando es el republicano; el mejor ejemplo son las consultas populares republicanas que está habiendo en barrios y universidades, con unos datos de auto-organización y participación más que buenos. A la vista está que otro puntal clave de la lucha y la movilización es el feminismo.
República, feminismo y por supuesto internacionalismo, solidaridad entre pueblos. Y aquí Madrid juega un papel clave, y digo esto como una responsabilidad de la que hay que ser consciente.

Dentro de esa solidaridad entre pueblos, el próximo sábado 2 de febrero hacemos un acto contra la represión con varios casos, entre el que estará Fran Molero, un compañero del SAT en prisión por el Rodea el Congreso.

Por supuesto el Madrid comunero, el Madrid del “no pasarán” seguirá en solidaridad con el movimiento soberanista republicano catalán.

Queremos anunciar ya que ante el inicio del juicio contra los pres@s polític@s catalanes y la democracia, decenas de organizaciones y colectivos de Madrid, coordinados con las entidades de Cataluña, no solo llamaremos a una concentración en el Supremo sino a una gran movilización en Madrid, de la que en breve daremos más detalles.

Y hablando de internacionalismo, no puedo evitar nombrar hoy a Venezuela, que ha sufrido un intento de golpe de estado orquestado, como no, de nuevo, desde los Estados Unidos. Quienes desde el Estado español han visto golpistas en poner urnas, en el derecho a decidir, han visto demócratas en quienes dan golpes de estado. Guaidó tiene los mismos votos que la monarquía española, impuesta también tras golpes y franquismo. También se transmite un mensaje claro por parte de la unión Europea, alardeando vergonzosamente de lo rápido que se ha posicionado contra la República bolivariana y su soberanía, mientras que mantiene el conflicto catalán como un asunto de carácter interno. También necesitamos República para defender relaciones de hermandad entre pueblos, para defender los valores de la paz frente al golpismo y la injerencia.

Los procesos constituyentes republicanos no serán una varita mágica, pero si un buen punto de partida. Romper con este Régimen significará no solo la libertad de los presos y presas políticas, sino de los pueblos, las mujeres y las clases populares.

Todo nuestro cariño y fuerza para quienes sufren la represión.

Por la libertad de l@s pres@s politic@s.

No a la ley mordaza, no al artículo 315 del Código Penal.

Frente al Régimen monárquico, República.

Comparte este artículo: