Dos médicos de familia de Aranda causan baja por «agotamiento total»

El ambulatorio Sur de Aranda está sufriendo un importante déficit de profesionales en los últimos tiempos. - L.V.
Comparte este artículo:

La medida que puso en marcha la Gerencia de Atención Primaria el pasado mes de diciembre para paliar el déficit de médicos en el Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) de Aranda de Duero no ha tenido el resultado esperado. «Dos médicos han cogido ya la baja por agotamiento total. Han petado como dicen los chavales», explica la coordinadora del área en el ambulatorio Sur, Eva Asensio, a sabiendas de que de 10 médicos tan solo quedan cinco. «Hay otro de baja que llevaba un año y medio y que había sido sustituido, pero se lo llevaron el pasado día 4 de enero a Roa», lamenta convencida de que si no hay mejoras habrá más casos.

«Aquí, en una mañana, puedes ver a 80 personas. Y ahora que nos han metido las guardias a los de equipo, porque no hay gente en el SUAP -tienen que hacer 21 horas de guardias al mes-, llegamos a estar de 8 a 15 horas en consulta y luego de 15 a 10 sin parar», denuncia mientras aporta un dato: «En esos días, en 14 horas podemos ver a más de 120 pacientes», denuncia indignada porque «en Atención Primaria ofrecemos un servicio integral de calidad y eso no se logra viendo a 100 personas diarias». El problema es que «quieren volver al sistema de ambulatorio antiguo y no estamos dispuestos».

En su opinión, para salvar al SUAP, la Administración ha puesto un parche tirando de un servicio que ya estaba saturado. «Lo mismo está ocurriendo en el ambulatorio Norte, donde cuatro de los médicos tienen que hacer guardias en el SUAP», señala al recordar que esta iniciativa no afecta a los facultativos mayores de 55 años.

Pediatría

La preocupación se extiende al área de Pediatría, donde a pesar de que el Sacyl ha contratado especialistas para ayudar a cubrir las plazas vacantes, la incertidumbre continúa. «Aquí, en el ambulatorio Sur, el 28 de diciembre no hubo nadie; la semana pasada solo una, y tenemos que ir preguntando para cuadrar agendas porque nunca tenemos la seguridad de que vayan a venir», lamenta.

A día de hoy, a excepción del viernes, que no va nadie, hay un médico de refuerzo que llega desde Burgos cada día: uno el lunes, otro el martes, otro el miércoles y el del jueves solo está a media jornada porque se comparte con el ambulatorio Norte. «Tenemos que ir preguntando de un día para otro y cuando tiene alguno guardias no viene», detalla preocupada por la pediatra titular, de la que a día de hoy dependen 2.200 menores. «Tiene que haber una mayor coordinación», apremia Asensio.

Consciente del problema que está ocasionando la escasez de médicos en Aranda, la comarca y Burgos, 50 alcaldes y concejales del Partido Popular en la Ribera celebraron ayer un encuentro con el fin de analizar la situación y encontrar soluciones «lejos de la demagogia y maniobras de intoxicación que se están planteando desde la izquierda». Según explicó el portavoz de Sanidad del PP en las Cortes de Castilla y León, Alejandro Vázquez, hay que entender el problema desde el ámbito nacional al afectar a todas las Comunidades Autónomas. Las bolsas de empleo, destacó, están casi vacías y la nacional tiene unos 2.000 médicos que no han obtenido plaza de formación MIR y que no pueden ejercer en el sistema público por carecer del título de especialista.

Según apuntó, el problema de la cobertura de Medicina Familiar y de Pediatría se agudiza en la provincia de Burgos, donde se encuentran 37 centros de Salud (21 de ellos rurales), 591 consultorios locales y 30 puntos de Atención Continuada. «Hay muchos profesionales y se generan muchas incidencias, muchas vacaciones y descansos cuyo disfrute es necesario cubrir», subrayó convencido de que la actual falta de médicos «no es responsabilidad exclusiva de la Junta de Castilla y León, ya que la Junta no decide ni cuántos alumnos ingresan en las facultades de Medicina ni cuántos puestos de formación MIR se asignan a la Comunidad». Además, afirmó que «en el momento actual, la Junta tiene cubierta la totalidad de plazas docentes MIR en Medicina Familiar y Comunitaria y en Pediatría».

Para el portavoz de Sanidad del PP, ¡es fundamental que el Ministerio acceda a la reacreditación de cuatro plazas de formación MIR de Medicina Familiar y Comunitaria por año para Aranda y cuatro para Miranda; una petición que fue trasladada desde la Junta hace ya dos años. «Es necesario tener en cuenta que para poner a un médico en el mercado laboral se necesitan un mínimo de 10 años, seis de carrera y cuatro de especialidad. Y hay que recordar que quienes gobernaban este país hace 10 años son los mismos que ahora claman con hipocresía por la falta de médicos», zanjó.

¿Cuáles son las soluciones? Según el Partido Popular de la comarca, la clave está en la organización y en un consenso a nivel nacional para planificar las necesidades a largo plazo, así como en las nuevas plazas de formación MIR de Medicina Familiar y Comunitaria y de Pediatría). «Es preciso que se aumenten en la próxima convocatoria para permitir la absorción progresiva de los alrededor de 2000 médicos que por no tener título de especialista no se pueden contratar», remarcó.

De cara a la conferencia de decanos de Medicina, el PP ribereño propone que se adecue el número de alumnos que ingresan en las facultades de Medicina mientras pide al Gobierno regional un acuerdo en mesa sectorial para incentivar las plazas de difícil cobertura; realizar contratos eventuales atractivos para poder competir con otras comunidades y que exista un compromiso firme de no amortizar ninguna plaza de médico de Atención Primaria vacante tras una jubilación. Además, los populares abogan por mejorar el transporte a la demanda en «aquellas zonas en las que se produce disminución en los efectivos médicos» y por el desarrollo inmediato, por parte de la Gerencia, de un plan de cuidados y atención al paciente crónico en el que la Enfermería adquiera un papel protagonista, en colaboración con los médicos del Equipo de Atención Primaria (EAP). Por último, solicitan constituir una comisión de seguimiento formada por alcaldes, una Delegación de la Junta y la Gerencia.

Comparte este artículo: