La Plaza Mayor enmudece en recuerdo a las mujeres víctimas de violencia machista, en una performance de los alumnos de Bellas Artes

Comparte este artículo:

Un centenar de mujeres han ido cayendo una a una, como las piezas de un dominó, con camisetas ensangrentadas y arropadas por un gran círculo de personas que guardaron silencio durante todo el acto. Posteriormente, se leyó una carta escrita por una amiga de Laura Luelmo y los asistentes, ahora sí, gritaron en rechazo de todo tipo de violencia machista

Centenares de personas se han congregado este miércoles, 19 de diciembre, en la Plaza Mayor de Salamanca para rechazar la violencia machista y recordar a sus víctimas. Colocados en círculo a lo largo de toda el ágora salmantina, los asistentes han arropado a un centenar de mujeres que, vistiendo una camiseta ensangrentada, han ido cayendo una a una, como las piezas de un dominó, en homenaje a las 97 víctimas en lo que va de año. El silencio, pese a la cantidad de gente, ha reinado durante toda esta escenificación.

Esta performance ha sido organizada por los estudiantes de la Facultad de Bellas Artes. Laura Lanza, alumna de 4º curso, es una de ellos, quien ha recalcado que “no hablamos de género, hablamos de monstruos y ya está”. “No queremos culpar a nadie porque nadie de los que estamos aquí somos culpables”, ha asegurado y ha puesto en valor la implicación de los hombres y compañeros de la Facultad que han participado en el acto desde el principio.

“Hay que dejar claro que los hombres no son nuestros enemigos”, ha señalado Laura Lanza, y ha subrayado que son muchos los hombres que “piensan igual que nosotras y que luchan por lo mismo”. “Aunque seamos 100 mujeres las que hemos hecho la performance, han sido hombres también los que han estado ayudándonos”, ha remarcado y ha dado las gracias a todos los asistentes: “esto para nosotros es muy importante”.

“Estamos en un proceso de construcción increíble porque todos tenemos mucho que cambiar, pero se empieza por cosas pequeñas”, ha asegurado esta joven universitaria, que ha agradecido que “esto ha empezado como algo pequeño, pero ha sido enorme”. “Lo de hoy ha sido enorme. Estamos impactados por lo que ha pasado porque no nos esperábamos esta repercusión”, ha subrayado.

Lanza ha recordado a Laura, “que ha sido compañera de la facultad y por eso nos toca de lleno”. En el acto ha participado una amiga de Laura Luelmo, la joven zamorana de 26 años cuyo cuerpo apareció este lunes con un golpe en la cabeza y signos de violencia en el cuello y con parte de la ropa alejada del cuerpo.

Tras la performance, una alumna de Bellas Artes ha leído una carta escrita por una amiga de Laura, por ella y por todas las víctimas de violencia machista. Tras ello, han alzado la voz en protesta de la violencia machista, al grito de “No es un caso aislado, se llama patriarcado”, “Ni una menos, vivas nos queremos” y “Denuncia archivada, mujer asesinada”.

Carta en recuerdo a Laura Luelmo

SALAMANCA24HORAS les ofrece la carta que han leído públicamente:

“Paseamos por las mismas calles, estudiamos en las mismas universidades, hemos caminado por los mismos pasillos y hemos compartido miles de recuerdos. Y no hablo de ninguna, hablo de todas porque hoy somos nosotras, hoy soy yo la que lloro por la pérdida de una amiga, de una compañera. Pero antes que yo han llorado otros.

Laura ya no está porque alguien decidió cortar su hilo de la vida antes de tiempo. Pero antes que ella, han ido otras y no podemos olvidarnos de ninguna. Cuando nos hablan de cifras en las noticias, sólo es un número, pero ¿que sientes cuando ves estos 97 cuerpos inertes en un mismo espacio? ¿Deja de ser una cifra ya para empezar a ser una autentica masacre?

Hoy me he parado a pensar ¿qué hago yo, ahora que veo a mi amiga? Una amiga que alguien ha decidido arrebatarme, y es uno de esos números. Pero ¿qué puedo hacer para que nadie olvide el nombre de Laura? ¿Cómo explico que alguien decidió que ese cuerpo, que fue durante 26 años tuyo, le pertenecía? ¿Cómo hago ahora para que cientos de recuerdos que vienen como flashes no se pierdan? En el manual de ser amigos no te enseñan estas cosas. Y no te enseñan a clasificar recuerdos para que no se escape nada.

No sé cómo volver a recordar las aulas de dibujo artístico, la cocina de mi casa y ese olor a magdalenas, ese olor a barro de Laura, de volumen. ¿Cómo puedo volver atrás y decirme a mí misma “mírala otra vez y recuérdala así riéndose con esa maravillosa sonrisa”? Pero lo que sé que no olvidaré nunca es la forma en la que acariciabas el papel lleno de carboncillo. Es una descripción perfecta: hoy solo podemos ser tu símbolo, el tuyo y el de las 96 mujeres más que por desgracia también alguien decidió que su vida, su hermosa presencia y su figura esculpida en el material más delicado que existe, les pertenecía. Desde aquí, tus compañeros te mandan un saludo en este marco que un día fue tu casa.

Por último, sólo recordar que somos una sociedad. Una sociedad de personas, seres humanos. Sí, hemos sido nosotras las que hemos puesto presencia a estas mujeres, pero esta idea también surgió de un hombre, de un hombre que ha decidido respetarnos y coexistir con nosotras y lo ha organizado otro hombre que ha decidido respetar nuestra vida y hacer memoria de estas mujeres. Ojalá cada hombre nos mirase hoy sin pena, simplemente, con respeto, un respeto que merecemos por el simple hecho de ser personas. Personas en mayúsculas y subrayado”.

El acto de los alumnos de Bellas Artes es una de las manifestaciones que ha realizado la sociedad en contra de la violencia machista. También lo han hecho con movimientos a través de las redes sociales y con movilizaciones por parte de instituciones. Es el caso del Ayuntamiento de Salamanca, la Junta de Castilla y León y la USAL, cuyos representantes se concentraron este martes en un minuto de silencio en la Plaza Mayor acompañados de ciudadanos que también quisieron mostrar sus condolencias.

El Consistorio realiza el minuto de silencio con cada víctima de violencia machista. La Universidad de Salamanca pidió por su parte a la comunidad universitaria que participaran en cada uno de los lugares de estudio, trabajo e investigación en esta “manifestación de condena de toda agresión contra la mujer”. Y ya por la tarde, una cacerolada improvisada también protestó por el presunto asesinato de Laura Luelmo así como por el machismo en general.

Comparte este artículo: