Estados Unidos lanza gases lacrimógenos a un grupo de la caravana migrante que trató de saltar la valla en Tijuana

Un grupo de personas trata de cruzar la garita El Chaparral en Tijuana. EFE
Comparte este artículo:

Centenares de migrantes han roto un cerco de la Policía Federal mexicana para llegar a la garita de El Chaparral, en la frontera de la mexicana Tijuana con San Ysidro (Estados Unidos). Un grupo de estos miembros de la caravana migrante ha trepado la primera valla fronteriza que divide ambos países. La policía fronteriza estadounidense ha respondido lanzándoles gases lacrimógenos, lo que ha obligado a la mayoría de ellos a replegarse.

“Se pararon unos amigos que iban a tirarse (del muro). Y nos tiraron una bomba y un americano nos hacía señas de que nos iba a matar”, cuenta Alexis, un migrante hondureño integrante de la caravana. Hasta el momento no se ha constatado que ningún miembro de la caravana, conformada por hombres, mujeres y niños, haya logrado en ningún caso pisar terreno estadounidense.

México deportará a los migrantes que han intentado cruzar el muro. “El Instituto Nacional de Migración (INM) va a actuar y proceder a la deportación inmediata de (estas) personas”, ha dicho en una entrevista con Milenio TV el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alfonso Navarrete.

Las personas que se han dispersado en varios puntos del muro con el afán de cruzar pertenecían a un grupo inicial que este domingo, en una marcha en un principio pacífica, buscaba llegar a la garita. Estos migrantes han roto filas y han empezado a correr con rumbo al Canal del Río Tijuana, muy cercano a la garita de San Ysidro, tomando por sorpresa a los agentes federales.

En pocos minutos han llegado al área de El Chaparral, donde había poca presencia de las fuerzas de seguridad, por lo que después de correr algunos kilómetros han alcanzado la puerta fronteriza y las instalaciones mexicanas de Aduanas, donde normalmente hay efectivos. No obstante, muchos de ellos ya se habrían dispersado de este punto de entrada al territorio estadounidense, que ha quedado cerrado, y estarían buscando otros puntos por donde acceder al país vecino.

El Gobierno de Estados Unidos ha decidido cerrar el puesto fronterizo de San Ysidro, entre San Diego y Tijuana (México), han informado fuentes oficiales. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) ha recurrido a las redes sociales para informar del cierre de este puesto aduanero, considerado uno de los más transitados del mundo, ante la afluencia de personas.

El pasado lunes las autoridades fronterizas cerraron este mismo acceso debido a unas informaciones que apuntaban a que algunos de los miembros de la caravana llegada a Tijuana desde Honduras tenían intención de entrar a la carrera en Estados Unidos, según confirmaron fuentes de la CBP.

Comparte este artículo: