Se desmorona otro montaje: Absuelto Boro, periodista de La Haine y Kaosenlared en el juicio #JaqueALaMonarquia

Comparte este artículo:

La decisión del tribunal, si bien aún puede ser apelada, es de absolución. Según informaciones suministradas por el compañero, no se han encontrado pruebas que acrediten la veracidad de las imputaciones, y no se pueden tomar como suficiente y prueba acreditada las declaraciones de los policías. Es importante recordar que durante el juicio existieron manifiestas inconsistencias en las declaraciones del cuerpo policial que intervino en la manifestación, además de presentarse pruebas audiovisuales y testimonios que demostraban de forma incuestionable la inocencia absoluta de Boro.

Los agentes de Policía denunciaron que nuestro compañero les había propinado varios golpes al finalizar la protesta de la manifestación  convocada con el lema ‘Jaque al rey’ el 29 de marzo de 2014. Las imágenes, grabadas por otros fotoperiodistas que fueron golpeados por la Policía, nunca acreditaron la versión policial y ahora tampoco lo ha hecho la sentencia judicial. El redactado absolutorio de la sentencia del Juzgado número 6 de Lo Penal de Madrid destaca esas contradicciones de los agentes policiales en el relato de los hechos, señalando que “existen declaraciones poco precisas, no uniformes entre sí de, de los agentes en cuanto a la sucesión y alcance de los hechos, no corroboradas realmente por sus compañeros, presentando los agentes lesiones con diferentes mecanismos de producción. Lo expuesto hace que surjan dudas para estimar que la prueba de cargo sea suficiente para desvirtuar la presunción de inocencia, y dichas dudas se generan aún más con el visionado realizado en el plenario del vídeo”.

 

 

 

Y es que, como señaló nuestro compañero en su intervención ante el tribunal: “Lo que pasó al término de la manifestación Jaque al Rey de 2014 no fue un atentado a la autoridad, que es por lo que me están juzgando aquí, sino que fue un atentado a la prensa y a la libertad de información por parte de la Policía”. Por eso la sentencia absolutoria, que todavía no es firme puesto que la fiscalía tiene 10 días para recurrir, marca un hito en la defensa de las libertades mínimas que no solo deben acompañar y garantizar el libre ejercicio de nuestra profesión de comunicadores y comunicadoras, sino la posibilidad de cualquier persona de hacer uso de su derecho a la libertad de expresión y poder defenderse ante la llamada justicia de acusaciones infundadas de las fuerzas policiales.

Además es oportuno señalar que este hecho permitió la visibilización de los y las periodistas de los medios de comunicación no hegemónicos, sistemáticamente ninguneados y ocultados por los medios masivos.

La denuncia y apoyo de los medios populares, sociales y comunitarios, fueron también protagonistas de este proceso, así como la fuerza emergente de los movimientos sociales que respondieron a toda convocatoria para denunciar este montaje,  la criminalización de Boro y pedir su absolución.

Una gran noticia. Salud, compañero!!

 


 

Estos son los tuits que nuestro compañero Boro ha publicado esta mañana:

 

 

 

Comparte este artículo: