La Fiscalía pide 4 años y 10 meses de cárcel para un hombre por robar un bocadillo

Comparte este artículo:

Es uno de los centenares de juicios que se celebrarán este martes en los juzgados de Barcelona, pero llama la atención por el castigo que solicita la Fiscalía. El ministerio público pide cuatro años y diez meses de cárcel para un hombre por robar un bocadillo en una panadería de Barcelona el pasado mes de marzo. La clave del caso y de la petición de pena tan elevada se encuentra en el uso o no de la violencia por parte del acusado, un hombre en riesgo de exclusión social y sin antecedentes, para cometer el robo.

En su escrito de acusación, la Fiscalía asegura que el hombre “esgrimió un objeto metálico cortante similar a una lata de bebida rota” e “hizo ademán de cortar” a una de las dependientas de la panadería para lograr su objetivo, que no era otro que hacerse con el bocadillo sin pagar. “Obtener un beneficio patrimonial ilícito”, en palabras del fiscal.

Por contra, el hombre, que fue detenido pocos minutos después del hurto por los Mossos d’Esquadra, manifestó a la policía catalana que rompió la lata para hacerse cortes en los brazos, que efectivamente practicó (en la causa obran fotografías de las autolesiones), delante de las dependientas de la panadería “para demostrar que tenía hambre y llamar la atención”. Es decir, que fue un hurto sin violencia y para llevarse algo de comer a la boca.

En el juicio comparecerán como testigos las dos dependientas de la cafetería. Una de ellas declaró a la policía que, antes de coger el bocadillo, el acusado se dirigió a uno de los clientes del local para pedir que le comprara algo de comer. Ante la negativa del cliente, explicó que el acusado se dirigió al mostrador donde se exponían los bocadillos y, tras preguntarle qué quería, “sacó un objeto puntiagudo” y lo “esgrimió” ante ellas antes de coger un emparedado y salir del local.

El hecho de “esgrimir” la lata contra las dependientas o para cortarse a sí mismo será una de las claves del juicio. Además, testigos y acusado coinciden en que no hizo ningún intento de robar el dinero de la caja u objetos del local de mucho más valor que el bocadillo. No obstante, la Fiscalía cree que los hechos son constitutivos de un delito de robo con violencia e intimidación y uso de arma en establecimientos abiertos al público, y además de la pena de cárcel pide que el acusado pague las costas del procedimiento y no se pueda presentar durante el mismo periodo como candidato a cualquier convocatoria electoral.

Al interpretar que la lata se usó como arma intimidatoria, el fiscal no solicita que el hurto se castigue con una multa sino que pide cuatro años y diez meses de cárcel, solo dos meses menos que la pena máxima contemplada por este delito, que es de cinco años. El martes, tras la declaración de acusado y testigos, el fiscal dirá si mantiene su petición de pena. El ministerio público llegó a pedir el ingreso en prisión provisional del hombre tras no presentarse en una primera comparecencia, algo que su abogada, del turno de oficio, evitó al constatarse que los problemas económicos del acusado le impidieron llegar al juzgado en su primera citación.

Comparte este artículo: