El Obispado de Salamanca ignoró durante décadas denuncias contra el cura condenado por abusos sexuales

Carlos López, obispo de Salamanca
Comparte este artículo:

El Obispado de Salamanca ignoró durante varias décadas, sin informar en ingún momento a la Policía, las denuncias contra el cura Isidro López Santos, que finalmente fue condenado en el Vaticano por abusos sexuales sobre menores en 2014.

Según publica en la mana de este jueves, 1 de noviembre, El País, la sentencia contra el cura sólo llegó después de la denuncia que presentó en la diócesis una de las víctimas, Javier Paz, en el año 2011, y de que sacara a la luz su caso tres años más tarde. Sin embargo, a esa denuncia se sumaron después otras dos personas, aunque el Obispado lo silenció y nunca mencionó en sus notas de prensa que había más de una víctima, por lo que Javier Paz, la víctima que había dado a conocer lo ocurrido “parecía un caso aislado”.

La información publicada por El País indica que es la propia iglesia la que reconoce este pasado de denuncias desatendidas en la sentencia dictada por la Congregación de la Doctrina de la Fe, que se ocupa de la disciplina interna. Además, La sentencia fue leída a las víctimas en verano de 2014 y no les fue entregada una copia, solo al sacerdote acusado, pero una de ellas tuvo la precaución de grabar esa lectura.

La misma noticia afirma que este caso de abusos sexuales ocurrido en Salamanca confirma en España la práctica establecida en otros países donde se ha destapado el escándalo. “Los curas acusados de abusos se mantienen durante años cambiándoles de parroquia”.

Comparte este artículo: