IzCa: una organización al servicio del Pueblo.

SONY DSC
Comparte este artículo:

 

IzCa se constituyó en enero del 2000. A lo largo de nuestra historia, hemos sufrido un permanente y sistemático acoso por parte de las instituciones del Régimen del 78 y por supuesto de su entramado mediático.

Las campañas de criminalización han sido una constante a través de esta estos dieciocho años de nuestra existencia.

Procesamientos, en base a acusaciones policiales a medida, a decenas de nuestr@s militantes. Intento de ilegalización en la Audiencia Nacional y una beligerancia enfermiza por parte de los medios de comunicación del Régimen postfranquista del 78, aunque no sólo, que alternan dos posiciones: o dar información con la única finalidad de criminalizar o bien ignorar las actividades que tienen alguna relación con nuestra organización, aunque estas sean de una relevancia muy superior a las que utilizan para llenar sus “espacios informativos”.

No nos extraña lo más mínimo esa actitud, llamémosla estratégica, del Estado hacia nosotr@s; saben que nuestro desarrollo y su supervivencia son incompatibles. Simplemente cumple las reglas más elementales de la lucha contra las fuerzas sociales y políticas que están de verdad por un cambio de régimen político y por un cambio de modelo socio-económico. Es decir: intoxicar y manipular a la opinión publica, criminalizar y reprimir. Todo ello con la intención de liquidar a proyectos socio-político que están en construcción. No lo han conseguido, ni lo van a conseguir. Todo lo contrario, a lo largo de este tiempo y muy especialmente en los últimos cinco años, IzCa se ha fortalecido como movimiento político y lo mismo ha ocurrido con su influencia social.

Aunque es habitual, fruto de la cultura política que se impuso paralelamente al Régimen del 78, que se intente evaluar la fortaleza de un proyecto político en función del numero de su representación institucional, nosotr@s ni funcionamos, ni hemos funcionado nunca con esos criterios. No despreciamos en absoluto el interés de la representación institucional, y cuando lo hemos considerado oportuno hemos impulsado candidaturas propias o hemos participado con otras fuerzas en candidaturas comunes en diversos ámbitos: municipales, estatales o europeas. Ahí están los casos de Iniciativa Internacionalista – la Solidaridad entre los Pueblos o más recientemente el de Unidad Popular en las generales de 2016. Pero para IzCa ese no es en absoluto el trabajo principal, porque partimos de la premisa que no es a través de las instituciones como conseguiremos el auténtico cambio que nuestro Pueblo necesita, sino a través del movimiento y de la organización popular; por ello dedicamos las mayores y mejores partes de nuestras fuerzas a impulsar ese frente de lucha.

Por supuesto que la lucha y la movilización popular necesitan articularse en un proyecto socio-político coherente y viable; y creemos que en ese terreno aportamos los elementos imprescindibles para ir articulando el proyecto comunero del siglo XXI. Proyecto que ha de conseguir que Castilla recupere el protagonismo de su propia historia, cuestión imprescindible para construir un futuro de soberanía y prosperidad.

Comparte este artículo: