Bajo el grito “ni valle ni Almudena” miles de personas han marchado contra el traslado de Franco

Comparte este artículo:

Arrancando desde la emblemática Puerta de Sol, 6.000 personas han recorrido el camino hasta la basílica de la Almudena para reclamar a voz en grito que el Gobierno de Pedro Sánchez evite a toda costa que el dictador Francisco Franco sea enterrado en la catedral. “¡Ni un paso atrás! ¡Franco a la Almudena no irá jamas!” ha sido uno de los gritos más coreados por los manifestantes que ven “una vergüenza” que en “pleno siglo XXI” un dictador sea enterrado con oficios en el centro de la capital Española.

La marcha, encabezada por representantes de las principales asociaciones de Memoria Histórica y de víctimas del franquismo, incluido el Foro de Memoria Histórico del Ayuntamiento de Madrid, tuvo como objetivo presionar al gobierno socialista para evitar que la famiía Franco logren su cometido y para ello ya han planificado una serie de actos que incluirá el próximo 18 de noviembre una manifestación en el mismísimo Valle de los Caídos.

Peregrinación y dulcificación

“No podemos permitir que esto se convierta en un sitio de peregrinación“, ha opinado David, un joven de 26 años que participó de la marcha junto a un amigo. Marchando al lado de muchos otros jóvenes -casi todos los concurrentes eran de corta edad o mayores-, ha mantenido una perspectiva crítica con cómo el Estado español ha lidiado con la memoria: “Ha habido un lavado de cerebro, una ‘dulcificación‘ premeditada para no darle la gravedad real de la dictadura”.

Preguntado sobre qué harán si finalmente la familia Franco triunfa, su amigo, Alberto, ha respondido enfático: “Nos manifestaremos aquí hasta que lo saquen”.

Desde la Puerta del Sol, pasando por la plaza de Opera, hasta culminar en la catedral, los manifestantes no escatimaron en consignas contra el traslado del dictador, como “¡Hay que condenar, al franquismos criminal!” o “¡Cardenal Osoro, Franco al inodoro!”, en alusión al arzobispo de Madrid. Siendo una de sus principales protestas la actuación de la iglesia católica, contra la que han cargado repetidamente recordando que en 1938 bendijeron a Franco y lo sacaron bajo palio.

Fosas comunes

Encabezado la manifestación, el presidente de la Plataforma contra la Impunidad del Franquismo, Julian Rebollo, con micrófono en mano, ha clamado durante toda la marcha contra el traslado y ha afirmado que, de concretarse, sería un “despropósito y un insulto a los asesinados” durante la dictadura. Además, ha recordado que hay 120.000 cuerpos enterrados en cunetas y fosas comunes para quienes “no hay un duro para sacarlos de allí”.

Finalmente, rodeados por un cordón de la Policía Nacional han llegado a la Almudena, ya iluminada al hacerse la noche en la capital madrileña, a donde los manifestantes han prometido volver las veces que haga falta. Una de ellas, María, de 57 años, y a cuya tía “la pasearon como una bruja con el pelo rapado en su pueblo” durante la dictadura, ha lanzado un mensaje de esperanza: “Si hacemos fuerza, el Gobierno nos tiene que escuchar, porque esto no puede suceder, por la memoria de nuestros caídos

Comparte este artículo: