Uno de cada tres riojanos cobra el salario mínimo o menos

Comparte este artículo:

El trabajo a tiempo parcial, las reducciones de jornada, los contratos temporales por ‘circunstancias de la producción’ son algunos de los factores que explican al aumento del número de trabajadores riojanos que cobran un salario igual o inferior al SMI (mínimo interprofesional). En términos absolutos, y con datos de la Agencia Tributaria correspondientes al 2016 (últimos publicados), en esa situación se encuentran 40.446 personas, el 29,8% de total de asalariados de La Rioja, lo que supone el 20% más que los que había diez años atrás (33.693).

Las mujeres, los jóvenes y los inmigrantes protagonizan esas rentas bajas: el 53% de los perceptores de salarios iguales o inferiores al SMI son mujeres y las diferencias entre el salario medio regional (20.085 euros en el 2016) y lo que realmente ingresan los menores de 25 años y los extranjeros superan los 13.500 y los 10.500 euros, respectivamente.

El SMI ha copado el debate mediático estas dos últimas semanas debido al aumento pactado entre el Gobierno de España y Unidos Podemos dentro del preacuerdo sobre los Presupuestos Generales del Estado del 2019, borrador que se ha remitido ya a la Unión Europea y sobre el que el Ejecutivo comunitario, por cierto, ya ha pedido más información y aclaraciones al Gobierno de España.

Según lo dispuesto en este compromiso firmado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, el SMI subirá a partir del 1 de enero próximo hasta los 900 euros, lo que supone un incremento del 22,3%. El SMI se sitúa actualmente en 735,9 euros, después de la mejora del 4% pactada por patronal y sindicatos con el Gobierno de Mariano Rajoy a finales del 2017. Aquel acuerdo preveía que esa cifra hubiera seguido subiendo hasta alcanzar los 850 euros en el 2020 en función de la evolución del PIB y de las afiliaciones a la Seguridad Social.

Al margen del impacto que conllevaría para las empresas la aplicación de este nuevo importe, la Federación de Empresarios de La Rioja (FER), ha criticado duramente esta «decisión unilateral» de subir el SMI «al margen de cualquier consenso» y «saltándose el diálogo social entre los representantes empresariales y de los trabajadores como se llevó a cabo el año anterior».

El presidente de la FER, Jaime García-Calzada, asevera que «el SMI debe ser analizado y acordado en ese foro, como se llevó a cabo el año anterior, y que contempló subidas progresivas consensuadas del SMI durante los próximos tres años». Por tanto, «esta decisión unilateral y al margen de cualquier consenso, no es admisible, porque puede tener importantes consecuencias económicas y para el empleo en España, ya que afectará a la negociación colectiva, en la que los distintos representantes sectoriales, perfectamente conocedores de la situación, se dotan de sus propias reglas de juego».

La FER denuncia una «decisión unilateral con consecuencias para el empleo y la economía»

La Federación de Empresas de La Rioja rechaza «de plano la desmesurada subida pactada de forma unilateral del SMI» que, además, «vuelve a castigar a los empresarios y autónomos, lo que mermará su capacidad de inversión y su capacidad de contratación». Más en concreto, García-Calzada se refiere a que «vamos a ver incrementados de forma importante nuestros costes salariales (salario y cotizaciones) y esto sin lugar a dudas irá en contra de la creación de empleo».

UGT-Rioja avisa de que seguirá «beligerante» para alcanzar un SMI de mil euros en el 2020

En el caso de los autónomos, y aunque el Gobierno ha anunciado ya que rectificará sus planes iniciales sobre este colectivo, García-Calzada avisa de que un aumento del SMI a 900 euros «representaría para este grupo «más de 400 euros al año en sus cotizaciones sociales», ya que la base reguladora del RETA sufriría una subida automática del 12,5%», lo que «limitaría la capacidad de los autónomos para contratar nuevos trabajadores al aumentar el año».

Para CCOO, «no hay injerencia en el diálogo social: hablamos con el Gobierno y los partidos»

Para los secretarios general de UGT-Rioja y CCOO de La Rioja, Jesús Izquierdo y Jorge Ruano, respectivamente la subida del SMI a 900 euros es muy positiva y «está en línea con nuestras demandas de llegar a los mil euros en el 2020».

Eso sí, ambos representantes sindicales discrepan de las ‘formas’ en las que se ha pactado este aumento. Izquierdo denuncia que «no es de recibo que no se nos haya consultado», mientras Ruano no ve «injerencia alguna» porque «en paralelo» al foro en el que negocian con los empresarios «también hablamos con el Gobierno y con los partidos políticos».

Izquierdo avanza que UGT seguirá «muy beligerante» para conseguir un SMI «digno» en línea con lo establecido en otros países europeos y Ruano considera que este aumento del 22,3% demuestra que «tras la recuperación de las empresas le había llegado el momento a las rentas más bajas».

Comparte este artículo: