Los abusos sexuales alcanzan el nivel más alto de los últimos diez años

Comparte este artículo:

Son los números del horror. De las lágrimas derramadas una y mil veces. De la impotencia ante el monstruo. De todas y cada una de las mujeres, niñas y niños que durante los diez últimos años han sido las principales víctimas de delitos sexuales en toda la geografía española. De las voces que a veces callaron por miedo y otras gritaron contra una manada. Son, básicamente, las cifras que la sociedad necesita erradicar por completo.

En un informe enviado esta misma semana al senador de EH Bildu Jon Inarritu, el Gobierno aporta datos que permiten trazar el mapa de las agresiones y abusos sexuales registrados en España durante la última década. Inarritu quería que se lo detallaran por municipio; el Ejecutivo del PSOE lo hizo por provincia. Se trata, detalla Interior, de los “datos de hechos conocidos” que reportaron Policía Nacional, Guardia Civil, Ertzaintza, Policía Foral de Navarra y Mossos de Esquadra y Policías Locales.

De acuerdo a este informe oficial, en 2017 se produjeron 5.523 casos de abusos sexuales (legalmente hablando, sin que existiese violencia física para cometer el delito, lo que ocurre normalmente en caso de niñas y niños o personas con algún tipo de discapacidad), lo que representa un aumento del 8,4% en relación a 2016 (cuando se habían registrado 5.093). De hecho, el año pasado se produjo la cifra más alta de abusos de la última década.

La comunidad autónoma donde mayor cantidad de abusos se produjo fue Catalunya, con 1.011 casos durante el pasado año. Detrás viene Andalucía, con 923; Madrid, con 863; la Comunitat Valenciana, con 669; y Canarias, con 297. Más atrás aparecen las Islas Baleares (259), País Vasco (223) o Murcia (199).

Los datos discriminados por provincias también ofrecen cifras impactantes: en las Islas Baleares se produjeron 259 casos en 2017 frente a 201 en 2016, mientras que en Huelva se pasó de 34 casos en 2016 a 60 en 2017.

Más de tres mil violaciones

En cuanto a delitos de agresiones sexuales (aquellos que, según la ley, se producen mediante el uso de violencia o intimidación) en 2017 hubo 3.193, lo que implica que hubo 260 violaciones más que en 2016. En el periodo analizado, el mayor número de casos se registró en 2008, cuando hubo 3.844 agresiones.

Catalunya también encabezó en 2017 este registro, con 591 casos de agresión sexual. Le siguen Andalucía (507), Madrid (482), Comunitat Valenciana (307) y Canarias (175). Entre los diez primeros puestos también está el País Vasco (163 casos), Islas Baleares (144), Aragón, Galicia (ambas con 126) y Murcia (100).

Por provincias, llama la atención el repunte producido en Barcelona, donde se pasó de 448 casos de agresión sexual en 2016 a 537 en 2017; Lleida, que saltó de 17 a 47 en un año, o Jaén, que prácticamente duplicó la cifra en ese mismo periodo (de 21 a 41).

El informe también detalla 17 casos de agresión sexual y otros 20 de abusos registrados en el extranjero contra personas con nacionalidad española a lo largo del año pasado.

“Lacra extendida”

“Son datos preocupantes que demuestran la existencia de esta lacra, que además está muy extendida. Frente a ella, las autoridades deben tomar medidas contundentes”, reflexionó el senador Jon Inarritu, autor de la pregunta escrita al Gobierno que dio paso a esta respuesta oficial.

En tal sentido, advirtió que “según las expertas y expertos en esta materia, la mayor parte de los casos no se denuncian, debido a que en muchas ocasiones son cometidos en un círculo cercano”. Por tales motivos, cree que ahora debe establecer si el incremento de las denuncias se debe a “un mayor grado de concienciación” o si obedece estrictamente “a un aumento de casos”.

Comparte este artículo: