Amnistía Internacional exige la libertad de los Jordis cuando se cumple un año de su encarcelamiento

Los independentistas dibujan un gran lazo amarillo en Gràcia para recordar a los Jordis EFE
Comparte este artículo:

Amnistía Internacional ha reclamado este lunes la liberación de los activistas independentistas Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, cuando se cumple un año de su encarcelamiento. “Los Jordis deberían ser liberados”, ha asegurado la organización internacional en un comunicado recogiendo las palabras de Fotis Filippou, el director adjunto de Amnistía en Europa.

La organización considera que “no hay justificación para mantener en prisión preventiva” a los dos activistas y asegura que su encarcelamiento durante un año a la espera del juicio constituye “una restricción desproporcionada de sus derechos a la libertad de expresión y la reunión pacífica”. Por esta razón, Amnistía reclama su liberación.

La organización se muestra crítica con la última decisión tomada por la Sala Penal del Supremo, que el pasado 26 de septiembre denegó por última vez la libertad de ambos activistas. “En lugar de aprovechar la oportunidad para poner fin a la detención de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, las autoridades judiciales han perpetuado esta injusticia”, asegura Filippou.

Para Amnistía Internacional, los cargos que se esgrimen contra Sànchez y Cuixart son “injustificados”, por lo que deben ser retirados. Según considera, “si se puede demostrar que convocaron a los manifestantes para evitar que la policía llevase a cabo un registro legal”,  los activistas podrían haber cometido delitos contra el orden público, pero no sería suficiente para acusarlos de los delitos de rebelión y sedición, sostiene Amnistía.

Los Jordis llevan en prisión desde el 16 de octubre pasado, después de que acudieran a declarar ante la Audiencia Nacional por un presunto delito de sedición cometido a raíz de la manifestación del 20 de septiembre. En marzo pasado el juez de instrucción elevó la consideración de los hechos a un delito de rebelión, al igual que otros siete exconsellers del Govern y la expresidenta del Parlament. Amnistía Internacional no considera que ninguno de ellos sean presos políticos.

Comparte este artículo: