Los desahucios por impago del alquiler llevan ya un año aumentando en Castilla-La Mancha

Comparte este artículo:

Quedarse sin un lugar donde vivir por no poder pagar el alquiler se está confirmando como un escenario social a tener en cuenta en Castilla-La Mancha. Los nuevos datos de la Sección Estadística del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sobre los efectos de la crisis económica siguen reflejando la tendencia al alza de los impagos por alquiler. En Castilla-La Mancha, se confirma un año seguido de subidas de los desahucios llevados a cabo en aplicación de la Ley de Arrendamientos Urbanos, es decir, de aquellas operaciones de lanzamiento judicial ejecutadas para el desalojo de los inquilinos por no pagar el alquiler.

Concretamente, según este informe, actualizado hasta el segundo trimestre de 2018, las operaciones de lanzamientos por impago del alquiler en Castilla-La Mancha pasaron de 217 a 301 entre el tercer y el cuarto trimestre del año pasado. De ahí pasaron a 340 durante el último periodo de enero a marzo, y finalmente han sido 369 en el total de los meses de abril, mayo y junio. Con carácter interanual, supone un incremento de casi el 70%.

El informe incluye también el número de lanzamientos solicitados a los servicios comunes de notificaciones y embargos, con la advertencia de que este servicio no existe en todos los partidos judiciales, por lo que el dato permite medir la evolución, pero no indica los valores absolutos. Además, el hecho de que un lanzamiento sea solicitado al servicio común no implica que este lo haya ejecutado. Con estas premisas, los datos disponibles reflejan que el número de lanzamientos solicitados a los servicios comunes existentes en Castilla-La Mancha en el segundo trimestre de 2018 fue de 372, un 27,4 % más que en el mismo periodo del año anterior. De ellos, 235 terminaron con cumplimiento positivo, lo que representa un incremento interanual del 36,6%.

Además, aunque en épocas anteriores y desde hace dos años, habían bajado los desahucios con cumplimiento positivo (llevados a cabo) derivados de las ejecuciones hipotecarias sobre propietarios de viviendas, en el segundo trimestre del presente ejercicio han vuelto a aumentar, pasando de 193 a 235. En total, contando el montante global de ejecuciones hipotecarias firmadas en los juzgados (con o sin cumplimiento positivo) ha vuelto a aumentar en Castilla-La Mancha en el segundo trimestre de 306 a 393.

Por provincias, y atendiendo a este último dato, el incremento se observa en cuatro de ellas: Albacete con 52 procedimientos por ejecución hipotecaria entre los meses de abril a junio de este año (29 en el mismo periodo de 2017), Ciudad Real con 69 (67 en 2017), Cuenca con 33 (18 en 2017) y Toledo con 202 (144 en 2017). Únicamente Guadalajara registró un descenso en la cifra de este tipo de procedimientos, 37 (48 en 2017).

Ayudas al alquiler

El pasado mes de agosto, se convocaron en Castilla-La Mancha las últimas ayudas al alquiler, dirigidas a mayores de edad que sean titulares de un contrato de arrendamiento de una vivienda como su domicilio habitual y permanente y cuya renta no supere la cuantía total de 500 euros mensuales, incluidos los gastos de comunidad si así consta en el contrato. Se trata de financiar parte de la renta de alquiler y también de facilitar el acceso y la permanencia en las viviendas a personas con escasos medios económicos, así como a asociaciones, entidades del tercer sector y fundaciones que destinen viviendas arrendadas a alojar personas con especiales necesidades, pertenecientes a colectivos de atención preferente.

La Consejería de Fomento resolverá la concesión de ayudas como máximo en un plazo de tres meses  a contar desde la fecha de finalización del plazo para presentar solicitudes, que ha sido de dos meses desde agosto.

Recientemente, se hizo el último Boletín Especial sobre Alquiler Residencial del Observatorio de Vivienda y Suelo, perteneciente al Ministerio de Fomento. Hay un dato que sobresale por encima de todos:  Castilla-La Mancha es la región donde más ha crecido  el régimen de alquiler en la última década y además, de las que han experimentado de forma más significativa la bajada de los precios de arrendamiento en los mismos años.

Comparte este artículo: