Las Revelaciones de Villarejo son útiles para conocer en profundidad al Régimen del 78

Comparte este artículo:
Las grabaciones realizadas y filtradas por Villarejo ponen de manifiesto, una vez más, la auténtica naturaleza, la auténtica realidad del Régimen del 78. La transversalidad absoluta de la corrupción es la esencia misma del Régimen post-franquista, tal como se confirma en las referidas grabaciones.
Desde la institución monárquica, pasando por la administración de justicia, los medios de comunicación… No hay poder fáctico o institucional alguno que presente el menor grado de dignidad o sentido de servicio al pueblo.
El Estado funciona como una estructura de robo sistemático y continuado al pueblo. Y ¿cómo no? de represión cada vez más intensa contra aquell@s movimientos y/o personas que pretenden cambiar el actual estatus.
Cada día nos enteramos de nuevos datos que ilustran y confirman esa trágica realidad.
La primera filtración sobre las corruptelas de Juan Carlos I, las contadas por Corinna, pretendieron desacreditarlas con la estupidez de que la voz que aparecía en al grabación no podía ser la de tal señora, porque esta no hablaba castellano. Una vez confirmado que tales afirmaciones correspondían verazmente a la ex-amante del rey, la Fiscalía decidió no investigar el asunto porque no tenía credibilidad. De sobra saben que los que no tienen credibilidad alguna son ellos, pero que la inmensa mayoría de la población se cree a pie juntillas lo relatado por Corinna en la referida grabación.
El último episodio conocido hasta ahora es que magistrados del Tribunal Supremo y miembros de la Fiscalía aprovecharon una “excursión” a Cartagena de Indias, teóricamente con un objetivo docente y pagado con dinero público, para “alternar” con menores. Por supuesto, a pesar de que el alcalde de esa ciudad colombiana ya lo ha solicitado, no se investigará tal cuestión. Así funciona la justicia española.
No estamos ante las cloacas del Estado. Como decíamos en una editorial anterior, estamos ante el Estado-Cloaca. Y para cambiar al Estado-Cloaca no sirve tal o cual dimisión. Al Estado-Cloaca hay que cambiarlo en su totalidad y para eso solo hay un camino: avanzar en el proceso constituyente republicano en el conjunto de Castilla y buscar la coordinación con el resto de procesos constituyentes de los Pueblos del Estado, y muy especialmente con Cataluña.
L@s pres@s y exiliad@s catalanes por causa del proceso soberanista-republicano son acusados del delito de rebelión por el juez Llarena, con el beneplácito del Tribunal Supremo, entre los que están “los de Cartagena de Indias”; por cierto, en una pieza jurídica inaceptada por todas las administraciones de justicia europeas que hasta ahora han tenido que entrar a valorarla, y también rechazada por algunos juristas demócratas en el Estado español, porque ven en esa pieza la pura voluntad de venganza y represión política, no la de hacer justicia. Por supuesto que una línea de defensa jurídica que conduzca a demostrar la total ausencia de fundamentos legales en la acusación contra el movimiento-republicano catalán, no nos puede parecer más que positiva. Pero dicho esto, desde el punto de vista ético y político, la rebelión contra el Estado-Cloaca del 78 no solo  es legítima, sino que es una imperiosa necesidad desde criterios morales y políticos para tod@s aquellos que buscamos un futuro de dignidad para nuestros Pueblos.
En Castilla, la lucha contra las macrogranjas, contra las minas que destruyen nuestro territorio, contra la nuclearización de nuestra tierra, contra la despoblación, contra la violencia de género y por la igualdad, contra el deterioro y liquidación de los servicios públicos… pasa también por la lucha por el  cambio de Régimen.
Este próximo otoño-invierno tiene que servir para dar pasos importantes en esa dirección, y en la próxima primavera hay que dar ya un impulso definitivo en ese camino.
Izquierda Castellana
Castilla a 27 de septiembre de 2018
Comparte este artículo: