Rechazo a los vientres de alquiler en la concentración contra la violencia machista

concentración de esta tarde el Fuente Dorada. FOTO: ÚC
Comparte este artículo:

En la concentración contra la violencia machista que cada 25 de cada mes organiza Adavasymt hoy, además de recordar a las 73 víctimas que se acumulan en lo que va de año, se ha leído un duro comunicado rechazando la gestación subrogada. “Explotar la capacidad reproductiva de la mujer es patriarcado puro, es misoginia y es una vulneración de la ley y de los derechos humanos”, se ha denunciado.

El tratamiento de este tema en la concentración contra la violencia machista se ha producido después de que Adavasymt tuviera conocimiento, a principios de este mes, del caso de unas familias españolas atrapadas en Ucrania al ir a recoger a unos bebés nacidos por gestación subrogada. Una “noticia que ha sido utilizada por algunos sectores y medios para pedir una regulación que proteja los derechos de estas familias y de los bebés cuya paternidad reclaman”.

Tras recordar que la Ley española de reproducción asistida prohíbe la gestación subrogada, haya o no haya transacción económica de por medio, los participantes en la concentración han escuchado la siguiente reflexión:

“Se ha repetido una y otra vez por los medios de comunicación que estos padres están pasando una “pesadilla”, omitiendo que han cometido un acto ilegal en nuestro país y que deben asumir la responsabilidad ello conlleva. Pesadilla es ser mujer pobre y que te traten como ganado en “granjas de reproducción” para servicio de quienes pueden pagarlo. Pesadilla es desprenderse del hijo gestado y ser ambos solo un precio a pagar. Pesadilla es, como reconoce la propia embajada española, que parte de las clínicas de reproducción asistida provoquen abortos a las madres gestantes a partir de la sexta semana de embarazo, con el objetivo de incrementar los gastos y llevar a cabo otro costoso proceso de inseminación. Pesadilla es que nadie piense en los derechos del bebé, que son tratados como simples objetos”, han denunciado.

Mujer dejando una máscara y una de las catorce “esquelas” en Fuente Dorada. FOTO: ÚC

“Apoyar los vientres de alquiler es anular la autonomía reproductiva de la mujer y solo somos libres cuando decidimos ser madres por decisión propia, y no porque alguien nos pague, nos obligue, nos manipule o nos haga sentir culpables si no lo hacemos”, se ha dicho.

“El patriarcado nace cuando el hombre decide sobre la capacidad reproductiva de la mujer. Con la creación de los Estados se esclaviza a la mujer para que tenga niños y garantizar el futuro de las comunidades. Se las sometía a violaciones como a esclavas para que dieran el mayor número de descendientes y, así tener reposición si alguno moría de pequeño (que era lo normal). La mujer estaba para gestar y parir, la misma visión que aporta el alquiler de vientres…no hemos avanzado mucho”, han indicado antes de resumir que “la realidad de este tema no es la que cuentan los famosos en la prensa del corazón, sin olvidar la cantidad de menores en adopción que sí tienen derecho a una familia. La realidad es que cada año más de 300 españoles con pareja vuelan hasta Ucrania, país donde el 60% de su ciudadanía vive bajo el umbral de la pobreza, convertida ahora en el útero de Europa, en busca de la cigüeña”.

Durante la concentración también hubo un recuerdo para Francisco Javier U. P., ‘Eli’, la persona que falleció este fin de semana a causa de una paliza recibida el pasado 12 de agosto en Valladolid a manos de un menor de edad a las puertas del centro comercial VallSur.

Comparte este artículo: