FRENTE A LA OFENSIVA FASCISTA DE LA DERECHA ESPAÑOLA, FIRMEZA Y UNIDAD DEMOCRÁTICA.

Comparte este artículo:

 

Desgraciadamente, pero tal y cómo era previsible, el Gobierno de Pedro Sánchez está cediendo a todas las presiones de los poderes fácticos del Régimen postfranquista del 78, diciendo “Diego” donde anteriormente habían dicho “Digo”. El cambio de posición en el caso del Sr. Llarena es quizás el más vergonzoso de todos ellos, al menos hasta ahora.

Nunca pensamos que el Gobierno de Pedro Sánchez fuera a resolver realmente los problemas sociales y políticos que afectan a los Pueblos del Estado español; por el contrario, como aparece reflejado en nuestros editoriales, consideramos que el actual Gobierno desde el punto de vista estratégico es un intento por parte de la fracción, llamémosle más inteligente del Sistema, para frenar y a ser posible estabilizar la caída libre de la legitimidad y el apoyo social del Régimen del 78. Sin embargo, tácticamente y para tener unas mínimas posibilidades de implementar en alguna medida el objetivo estratégico señalado, se podría esperar algunas iniciativas que abrieran expectativas entre los sectores democráticos de los diversos Pueblos del Estado; y en ese sentido hemos visto algún amago, plenamente malogrados en cuanto algunos de los poderes fácticos enseñan los dientes.

Queda por ver como evoluciona la iniciativa con mayor carga simbólica que ha planteado el Gobierno: la retirada de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos y la reforma de este magno monumento al franquismo. De momento ya se han alargado de forma poco justificada los plazos para tal cuestión, pero seguramente no será lo último que nos quede por ver de este asunto. Estamos plenamente de acuerdo con que se retiren los restos de Franco del Valle  de los Caídos, pero no nos engañemos, con ello en absoluto se romperá la continuidad del franquismo en el Régimen actual.

Mientras sobreviva una monarquía impuesta por Franco, mientras sobreviva un aparato judicial o unas Fuerzas Armadas y policiales educadas en los valores del franquismo, mientras sobreviva un relato oficial de nuestra historia que ignora la auténtica realidad de esta, no se podrá construir una auténtica democracia.

En este otoño, que ahora comienza, van a ocurrir un montón de cosas. La agudización del conflicto social y político será inevitable. Desde el movimiento popular castellano haremos los mayores esfuerzos para impulsar el movimiento democrático por la República y la justicia social; y además buscando la más amplia unidad, condición imprescindible para avanzar hacia la victoria.

Castilla a 29 de agosto de 2018

Comparte este artículo: