Vestas emplaza a la plantilla a «continuar las negociaciones en septiembre ante la falta de acuerdo»

Comparte este artículo:

Vestas, presentó en la jornada de este lunes su octava propuesta al comité de trabajadores de su fábrica en Villadangos del Páramo, que fue de nuevo rechazada. La empresa y los trabajadores han mantenido las negociaciones abiertas desde que se convocara la huelga indefinida por parte de los sindicatos elpasado 19 de junio.

La compañía eólica asegura hemos sido muy trasparentes con los trabajadores desde el pasado verano, trasmitiéndoles la información según nos llegaba a nosotros. La falta de demanda de la plataforma de 2 MW en Europa por un lado, y la obsolescencia del aerogenerador V90-3.0 MW por otro, hicieron necesario anular la producción de estas líneas en Villadangos; sin embargo, en ningún momento hemos anunciado la reducción de empleos fijos hasta que no se tuviera más información en agosto, que es cuando el Comité Ejecutivo revisará y anunciará el plan global de producción», explica Diego Roca, director de la fábrica.

La dirección de la fábrica aseguran que anunciaron a los trabajadores de la planta el pasado junio sobre la suspensión de la producción de los bujes para la plataforma de 4 MW en Europa a partir de 2019. «Como es natural, esto generó incomodidad e incertidumbre entre la plantilla, que exige un plan de viabilidad de cara al año que viene, pero insistimos en que no podemos dar garantías hasta que no tenga lugar la reunión del Comité Ejecutivo en agosto. No obstante, ante la situación de huelga indefinida y parón total de la fábrica, la compañía ha entendido la necesidad de ofrecer medidas ante un eventual ajuste de la plantilla en 2019, que desafortunadamente han sido rechazadas por octava vez», comenta Carlos Molinero, director general de Recursos Humanos de Vestas Mediterranean.

Con objeto de mantener la competitividad, adaptarse a la demanda y reducir el coste de la energía, Vestas asegura que está optimizando su cadena de producción a nivel global. «Entendemos perfectamente la inseguridad que esta situación genera, pero desde que comenzó el conflicto laboral, ha hecho esfuerzos por acercar posiciones y llegar a una solución óptima para la compañía y los empleados. Se han ofrecido medidas que prioricen el mantenimiento de empleo, la temporalidad y la voluntariedad de las medidas, siendo la rescisión de contratos el último recurso. Ante el rechazo de nuestra octava propuesta el pasado lunes, y la imposibilidad de responder a las peticiones de los sindicatos, nos vemos obligados a aplazar las negociaciones hasta que tengamos más información sobre los planes para la fábrica», matiza Molinero.

A pesar del momento de crisis que atravesó el sector eólico tras la moratoria a las renovables de 2012, Vestas ha afirmado que ha seguido manteniendo operativas sus fábricas en España y apoyando la creación de empleo; «Sin embargo, la compañía no es ajena a los vaivenes de la industria y ha de adaptar su cadena de producción a las necesidades reales del mercado para seguir ofreciendo a nuestros clientes lo último en tecnología eólica, reduciendo el coste de energía, un factor determinante en las subastas de electricidad», explica Roca.

Comparte este artículo: