Los vecinos del 29 de Octubre piden que la Policía de Barrio rote cada seis meses

Comparte este artículo:

Los vecinos del 29 de Octubre reclaman que la Policía de Barrio rote cada seis meses “tal y como se hace en una buena parte de los países que se toman en serio la lucha contra el narcotráfico”.

Esta es una de las peticiones que los vecinos trasladaron al Ayuntamiento el pasado día 19, en el transcurso de la una Junta de Seguridad, en la que fundamentalmente se trató la situación en el barrio de Pajarillos, especialmente en la zona  del 29 de Octubre, en relación con el narcotráfico y la convivencia ciudadana.

Tanto la Asociación de vecinos del 29 de Octubre como la Coordinadora contra el Narcotráfico de Pajarillos pusieron de manifiesto el profundo deterioro de la convivencia en el barrio en los últimos meses. “Aunque parezca paradójico, ese deterioro de la convivencia asociado al incremento de la actividad criminal del narcotráfico, se ha intensificado coincidiendo con las obras de rehabilitación del 29 de Octubre”, indicaron.

“También pusimos de manifiesto lo que nos parece una actitud negligente por parte de la Policía Municipal, que tolera, a diferencia de lo que hace en otras zonas de la ciudad, comportamientos absolutamente incívicos y que confrontan directamente con la normativa municipal y la legislación general. En ese sentido demandamos al actual equipo de gobierno municipal que induzcan un cambio de actitud en el cuerpo de policía municipal. También pusimos de manifiesto nuestra consideración de que el mantenimiento en el puesto de policías de barrio, durante  muchísimos años (tal como ocurre ahora) condiciona actitudes y hábitos en la relación con los núcleos familiares, vinculados al narcotráfico, que son profundamente tóxicos y dificultan una labor policial efectiva. En ese sentido reclamamos, tal como se hace en una buena parte de los países que se toman en serio la lucha contra el narcotráfico, la rotación semestral de estos policías de barrio”, señalan.

En cuanto a la reunión mantenida: “Consideramos que la actitud de la representación del equipo de gobierno municipal fue positiva y constructiva, pero nos parece que hace falta algo más que una buena actitud. En ese sentido, reiteramos, que haya una enérgica actuación de la policía municipal en el control de las actitudes antisociales desarrolladas por las familias que presuntamente están vinculadas con el narcotráfico y que son el principal problema de convivencia en la zona”.

Comparte este artículo: