Los ribereños a la cabecera del Tajo: “Dos días de saqueo que ya se deja notar”

Comparte este artículo:

 

“El trasvase Tajo-Segura  ha vuelto a empezar a saquear el agua de nuestros embalses a un ritmo bestial” y tras “solo dos días de saqueo ya se deja notar No es sequía, es saqueo”. Es el mensaje que en las últimas horas ha lanzado la Asociación de Municipios Ribereños de los embalses de Entrepeñas y Buendía, en las provincias de Guadalajara y Cuenca, respectivamente, a través de las redes sociales.

La denuncia corresponde con el inicio de una nueva derivación de agua desde la cabecera del Tajo a Levante después de que  el recién llegado Gobierno central de Pedro Sánchez aprobase enviar a la cuenca del Segura 38 hectómetros cúbicos.

Fue el viernes 20 de julio cuando comenzaba el trasvase que también era denunciado por ‘Río Tajo Vivo’.  “Se han  comenzado a expoliar los 38 hm3 aprobados por el Ministerio de Traición Ecológica del Gobierno de España y ahora saquea a razón de 9.700 litros por segundo, cifra que podría triplicarse esta noche”, publicaban en su perfil de la red social Twitter.

“Al Segura no le falta agua no le falta agua y para muestra un botón Así baja el río Segura por la localidad murciana de Cieza”, denunciaba la Asociación de Municipios Ribereños.

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, reconocía durante su primera comparecencia en el Congreso que   la política de aguas en un país como España es “extraordinariamente sensible, importante y estratégica y por ello es imposible basarla sobre la decisión de proporcionar tanta agua como se demanda”.

“Tenemos un larguísimo e importante recorrido por delante para cumplir mínimamente con la Directiva Marco de Agua, lo demás son lecturas malévolas”, comentaba, para considerar a las desaladoras como “una buena opción” y recordaba que el recurso al trasvase de agua entre cuencas “no está prohibido pero sí es algo de carácter extraordinario” y ha justificado su uso cuando se trata de garantizar el agua de boca.

Comparte este artículo: