Mazuecos, otro pueblo de Guadalajara en el punto de mira de las macrogranjas porcinas

Comparte este artículo:

La empresa Agropecuaria Cartagres SL con domicilio en Almoguera y encargada de explotar las macrogranjas de Illana (Guadalajara), quiere impulsar una explotación porcina en la localidad de Mazuecos con 1.995 plazas.

El Ayuntamiento de la localidad ha iniciado el periodo de exposición pública para este proyecto durante diez días, tras la publicación del

correspondiente anuncio en el Boletín Oficial de la provincia de Guadalajara de cara a que se puedan presentar alegaciones.

El expediente objeto de esta información pública se encuentra depositado en las dependencias del Ayuntamiento y se puede consultar durante el horario de oficina. De momento, Ecologistas en Acción ya ha anunciado que presentará alegaciones e instará al Ayuntamiento a que promulgue una ordenanza municipal para regular el vertido de purines.

La organización ecologista habla de “triquiñuela legal” al auspiciar una granja porcina para 1.995 plazas “para impedir se someta a Evaluación de Impacto Ambiental (EIA)” ya que el límite legal a partir del cual es necesaria dicha evaluación son 2.000 cabezas.

Ecologistas en Acción recuerda que esta empresa ya hizo lo mismo con los proyectos de Illana, presentando por separado uno para 1.990 cabezas para cebo y  otro de 740 para hembras reproductoras que contó con el “beneplácito y apoyo explícito” del Gobierno Regional, al acudir a la inauguración tanto el exviceconsejero de Medio Ambiente, investigado por el incendio de Chiloeches, Sergio David Gonzalez y el actual director provincial de Agricultura y Medio Ambiente, Santos López.

La organización ecologista recuerda los que considera “graves problemas que genera la ganadería intensiva de porcino” y cita, entre otros, la gran demanda de agua, la generación de purines, malos olores, la generación de gases de efecto invernadero como el metano, la emisión de amoniaco en grandes cantidades, la nitrificación de las aguas y las consecuencias negativas para otras actividades económicas de desarrollo para la zona.

Las parcelas donde se ubicarían las naves se encuentran al noroeste del casco urbano, a menos de dos kilómetros del mismo, entre el Barranco de las Viñas y el Arroyo de la Alameda. Algo que podría convertirse en impedimento si el Gobierno regional aprueba antes de su puesta en marcha el anunciado decreto que prohíbe las instalaciones de este tipo a menos de dos kilómetros del casco urbano.

El proyecto en cuestión no afecta directamente a ningún espacio protegido, dice Ecologistas en Acción, pero se encuentra a escasos 800 metros del río Tajo, cerca del límite de la zona vulnerable por nitratos (amplia zona de Guadalajara que tiene unos elevados altos de concentración de nitratos en las aguas subterráneas), próximo a la zona de especial protección de la Red Natura 2000 de la Sierra de Altomira y dentro de una Zona de Protección para el Uso Sostenible de Productos Fitosanitarios (ZUSF).

Ecologistas en Acción solicita al Gobierno Regional la prometida y esperada modificación de la Ley vigente para que estas macrogranjas no puedan estar a menos de 2.000 metros de casco urbano, así como una reducción a 1.000 cabezas para que sea obligatorio someter a EIA a estos proyectos.

También reclaman al Ayuntamiento de Mazuecos sea “diligente” y vele por los intereses de sus ciudadanos y promueva una ordenanza municipal para evitar el vertido de purines en su término municipal algo que, dicen, “podría echar para atrás las intenciones del promotor”. Además, solicitan a los vecinos de Mazuecos que presenten alegaciones y se movilicen contra un proyecto que “mermara su calidad de vida y les acarreará graves molestias”

Comparte este artículo: