Segarra no descarta cambios en la posición de la Fiscalía sobre el 1-O

Comparte este artículo:

La fiscal general del EstadoMaría José Segarra, afirmó ayer que en el proceso penal sobre el caso 1-O no hay cambios “a día de hoy”. Pero no descartó que pueda haberlos en un plazo no muy largo, porque a renglón seguido destacó que la Fiscalía se planteará la situación cuando tenga que abordar el trámite procesal consistente en la calificación provisional de los hechos investigados.

Obviamente, para ello es preciso que primero se acuerde el cierre del sumario y que se abra la fase de juicio oral. Según Segarra, el primero de estos pasos se dará en breve. La fiscal general, por tanto, es plenamente consciente de que pronto tendrá que empezar a tomar cartas en el asunto, con decisiones que, dado el peso de la Fiscalía en las causas penales, marcarán el futuro del caso 1-O. Es decir, el futuro de los políticos que están acusados en él.

Preguntada ayer sobre la posibilidad de que los fiscales rebajen sus tesis iniciales y reconduzcan las acusaciones a delitos que tengan menor pena–el de rebelión puede suponer 30 años de prisión–, Segarra explicó que lo próximo que va a hacer la Fiscalía es precisamente “formular la calificación” provisional de los hechos. Realizará este trámite –añadió– “cuando nos den traslado, y es de suponer que será en fechas próximas, porque parece que ya está casi concluso el sumario”. Por tanto, en ese momento –dijo– “iremos posicionándonos y explicaremos las actuaciones que llevemos a cabo”.

“En fechas próximas” los fiscales tendrán que estudiar si mantienen la acusación de rebelión

De momento, Segarra no le ha hincado el diente al sumario. Acaba de aterrizar. Ha tenido contactos informales con la cúpula de la Fiscalía y con los cuatro fiscales del Supremo que llevan el caso 1-O desde su inicio. Pero todavía no se ha sentado con ellos para hablar tranquilamente del asunto. Hay cuestiones más urgentes, aunque tampoco son ajenas del todo al proceso derivado de los hechos del pasado octubre en Catalunya.

Esta semana, por ejemplo, se reúne el Consejo Fiscal, máximo órgano representativo –y consultivo– de la carrera. Segarra explicará en él sus planes para la reorganización interna de la Fiscalía General.

Esos planes afectarán, probablemente, a la secretaría técnica, el laboratorio jurídico en el que se elaboran los principales textos de la Fiscalía. Fue allí, sin ir más lejos, donde por orden del entonces fiscal general, José Manuel Maza, se redactaron las querellas por rebelión, sedición, malversación y desobediencia, según los casos, contra los exmiembros del Govern y la Mesa del Parlament. La posible recomposición de dicha secretaría técnica, por tanto, proporcionará nuevas pistas sobre qué orientación quiere dar Segarra a la labor de la Fiscalía General.

En todo caso, la fiscal del Estado ya dejó claro en la preceptiva comparecencia en el Congreso, previa a su nombramiento, que consideraba una prioridad el seguimiento del caso 1-O sin posiciones preconcebidas. En respuesta a Lourdes Ciuró (PDeCat), que le reprochó el uso de la expresión “desafío independentista”, Segarra dijo que en su caso “no hay ninguna predisposición hacia nada”, y que sólo “el principio de legalidad” regirá sus análisis sobre los hechos ocurridos en septiembre y octubre pasados en Catalunya. Añadió que siempre actuaría “valorando todas las pruebas que existan en el procedimiento”, en el bien entendido de que “cualquier violación de nuestro marco constitucional siempre llevará la enérgica, proporcionada y serena respuesta” de la Fiscalía General, porque lo contrario “sería una dejación de funciones por mi parte”.

Comparte este artículo: