Zamora: Los consultorios rurales acumulan 8 plazas de médico vacantes desde hace meses

Comparte este artículo:

Los consultorios rurales de Atención Primaria de la provincia de Zamora funcionan en estos momentos con ocho médicos menos de los que tienen asignados por ley, dado que la Consejería de Sanidad no cubre las bajas por enfermedad y tampoco ha repuesto las plazas que han dejado libres los profesionales que se han marchado de esos pueblos para ir a trabajar a un nuevo destino. En concreto, según los datos ofrecidos por el Movimiento en Defensa de la Sanidad Pública de Zamora, faltan un médico en la Zona Básica de Salud de Aliste, otro en la de Benavente Norte, otro en la zona del Tera por baja médica, otro en la de Villalpando desde mayo de 2017 y la peor parte se la lleva la comarca de Sanabria: en la Zona Básica de Salud de Puebla faltan en estos momentos dos médicos de área y un médico de equipo, y en la zona de la Alta Sanabria también falta un médico de área desde hace un mes.

La comarca sanabresa, donde más médicos faltan, es precisamente la que experimenta mayor crecimiento de población durante el verano, con la llegada de miles de veraneantes, turistas y los participantes en grandes eventos como la concentración motera o la regata internacional del Lago. Pero en todas las comarcas se podrán vivir situaciones de “auténtico caos”, según advierten desde la plataforma civil, debido a que la Junta tampoco contrata personal que cubra las vacaciones de los equipos médicos, ya de por si escasos de personal para atender a todos los pueblos.

A este panorama se añadirá que uno de los doctores de la zona de Carbajales se jubilará en pleno mes de agosto, y que otro de los facultativos que trabajan en Sanabria ha conseguido una plaza en León, a la que se incorporará pronto.

Jerónimo Cantuche, portavoz del Movimiento en Defensa de la Sanidad Pública de Zamora, señala al gerente del Sacyl y al consejero de Sanidad como responsables de la situación y critican que este último “no admita que el problema es de la Consejería o del Ministerio, y encima le eche la culpa a los coordinadores de los centros de salud por falta de organización, manda narices, cuando los coordinadores tienen que hacer verdaderas virguerías para sacar adelante el trabajo con los recursos de los que disponen, que cada vez son menos”.

Esta situación laboral hace que los profesionales sanitarios de Castilla y León ya se planteen movilizaciones, asegura el portavoz de la plataforma y líder sindical, añadiendo que “los interinos podrían ir a huelga a partir de agosto” y que médicos y enfermeras ya se han unido en la asociación Ameacyl con la misma intención.

Por otro lado, Cantuche denuncia la “falta de eficiencia en la gestión hospitalaria” de la provincia de Zamora, donde hay más de 190 camas vacías en los tres hospitales públicos mientras se derivan pruebas y operaciones quirúrgicas a la sanidad privada, lo que ha supuesto un gasto de 735.000 euros solo en los tres últimos contratos con el Hospital Recoletas, desde noviembre del pasado año, algo que califica de “ignominia”.

Desde el movimiento lamentan, en palabras de Carlos Pedrero, que “nos estemos acostumbrando a cosas que tiempo atrás serían inauditas y motivo de salir en manifestación, tanto los profesionales, como los alcaldes que son los responsables de los consultorios de sus pueblos, como los propios usuarios”. Situaciones inauditas como que quiten cada vez más médicos de las zonas rurales, como “que el mastodóntico centro de salud de Bermillo se inunde cuando llueven cinco litros” de agua por metro cuadrado, el hecho de que “no se contraten médicos de sustitución en verano y que se cierren camas de nuestros hospitales”. Además, el periodista y portavoz de la asociación animó a “no dar por válido que en el gasto sanitario en España represente solamente el 5,9% el PIB cuando antes de la crisis era del 6,9% y la media de la UE está en el 7%”.

Comparte este artículo: